República Dominicana tiene alto potencial para explotar economía naranja

El país tiene todos los elementos para que la economía naranja, nombre que define las industrias culturales y creativas, sea transformada en un motor de desarrollo económico, de acuerdo con el director del Fondo de Desarrollo de las Telecomunicaciones, Neil Checo.

Manifestó en el discurso de apertura de “Conexión Silicon Valley” que República Dominicana consta de grandes oportunidades asociadas al progreso exponencial de las telecomunicaciones, que demandan una cantidad inmensa de contenido original y novedoso. La jornada es auspiciada por el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel) para reducir la brecha entre el ecosistema de emprendimiento local y esa zona de alta incidencia tecnológica.

 Sobre la industria 4.0 o cuarta revolución industrial, también abordada en la actividad, Checo explicó que es una nueva era que da un salto cuantitativo y cualitativo en la organización y gestión de cadenas de valor.

“Esta nueva etapa apuesta por una mayor automatización, conectividad y globalización. Vemos que la interrelación entre distintas áreas, como productos, procesos y modelos de negocio, ha penetrado en el mundo industrial trayendo consigo al IoT (internet de las cosas) y el mundo de Big Data y Analytics”, expuso.

En los talleres y ponencias, efectuados en el Centro Indotel, María Claudia López Sorzano, de la Secretaría de Cultura de Bogotá, disertó sobre la economía naranja como eje de desarrollo; Andrés Bernal, de Palo Alto, explicó cómo construir un emprendimiento escalable basado en la economía naranja.

En tanto, Julio García, de Innovation Strategist, abordó la industria 4.0: nuevas tecnologías aplicadas a entornos locales y  la biotecnóloga Cristal Mixcan Martínez, el fundador de Livo Guilherme Freire, y Tuto Assad, CEO Vitau, hablaron en un panel de su trayectoria como emprendedores.

Los conferencistas estuvieron abiertos al diálogo y al intercambio de ideas, e interactuaron con los asistentes.

En ese sector creativo tienen cabida profesionales de áreas tan diversas que van desde escritores, diseñadores y actores, hasta académicos, ingenieros, programadores o arquitectos, entre muchos otros. Todos ellos forman parte de la Economía Naranja y, por tanto, ayudar a consolidar estas profesiones es también la vía para consolidar el sector.