SIP condena agresiones contra periodistas extranjeros en Bolivia: Deplora amenazas de Ministra Comunicaciones

El país sufre una de las peores crisis de su historia donde se acrecienta la hostilidad con los medios de prensa y los periodistas en cobertura de la crisis

Por Rose Mary Santana

Miami, Florida. – La Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, expresó su preocupación y condena por el clima de hostilidad contra corresponsales extranjeros en Bolivia y tras las declaraciones de la ministra de Comunicaciones que amenazó con “expulsar y procesar a periodistas en Bolivia”, calificando las acciones como “grave atentado contra la libertad de prensa.”

Señala la entidad con sede en Miami que “en los últimos días periodistas argentinos enviados a Bolivia para cubrir la crisis política que afecta al país han sido blanco de insultos, agresión y hostigamiento por parte de los distintos sectores en conflicto en el país.” 

En medio de la tensión, la nueva ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, amenazó con expulsar y procesar a «periodistas o pseudo periodistas» extranjeros y bolivianos «que estén haciendo sedición.»

El presidente de la SIP, Christopher Barnes y el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información, Roberto Rock, deploran el clima general de hostilidad contra la prensa local y extranjera que intentan mantener informada a la población y a la comunidad internacional sobre un asunto de alto interés público.

Equipos de prensa argentinos de Crónica HD, Telefé, TN y A24, entre otros, fueron amenazados y agredidos mientras transmitían desde calles en La Paz. Algunos periodistas denunciaron que están circulando fotos suyas con leyendas que dicen «fuera de Bolivia, salgan a cazarlos.»

Barnes, director general del diario jamaiquino The Gleaner y Rock, director del portal mexicano de noticias La Silla Rota, coincidieron en que las declaraciones de la ministra de Comunicaciones son «peligrosas al validar y probablemente incitar a que sectores violentos actúen contra los periodistas.»

Los directivos de la SIP consideraron en que amenazar a la prensa “representa un grave atentado a la libertad de prensa.” Ante los actos de violencia la cancillería argentina reclamó a las autoridades en funciones en Bolivia que garanticen la integridad física de los periodistas argentinos.

Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia, Marco Dipp, expresó que este ha sido el período más complicado y delicado para el trabajo de medios y periodistas. Calculó que desde octubre a la fecha se han registrado unas 64 agresiones a periodistas, proveniente de las dos partes en conflicto.