Estrategias erradas de un Danilismo desesperado

Por: Misael Pérez Montero.

“La verdad, y nada más”.

Los principales problemas del arcón sin alas, Gonzalo Castillo, en su desenfrenada campaña electoral interna es que no conecta con los electores, ni peledeistas y mucho menos con el ciudadano que no practica la política, debido a ser mencionado en el caso de los $39.00 millones de dólares que supuestamente recibió como soborno en el famoso caso de Odebrecht.

Su exhibida arrogancia, incumplimientos en las leyes electorales en términos publicitarios, el mal manejo de los recursos del estado en beneficio de su campaña y arbitrariedades cometidas en contra de compañeros y no compañeros de partido son de las otras tantas malas prácticas políticas que le impiden posicionarse como posible candidato con posibilidades reales de triunfo, tanto en las primarias internas de su partido como en las generales del 2020.

En tanto, su equipo político no ha sabido gestionar “Vender como se dice popularmente en nuestro argot político” la imagen de un líder político creado y fortalecido con el pasar de los tiempo, como ya es costumbre en nuestra sociedad, sino que a través de un bombardeo publicitario valorado en unos $600 millones de pesos gastados en aproximadamente un mes “Guerra relámpago” han querido crear la percepción de que su candidato es potable a sabiendas que se llaman a engaños con esta supuesta campaña efectiva. Obteniendo así el efecto contrario frente a su adversario Leonel Fernández Reyna quien hasta el momento resulta ganador en todas las encuestas que se realizan.

Más aún, ni contando con sus propios compañeros Danilistas “Los precandidatos que fueron derrotados desde palacio” este, Gonzalo, crearía una fórmula mágica para que el día seis de octubre su proyecto pueda resultar exitoso, ya que intervienen factores iniciales en contra a tomar en cuenta como: Los resultados de las cuatro encuestas en donde los Danilistas fueron evaluados y el eventual ganador fue Domínguez Brito pero fue desplazado desde palacio por José Ramón Peralta.

Muestra de la encuesta interna en el Danilismo.

SIGMA DOS

Gonzalo———31.6%

Domínguez—-11.2%

Radhames—–5.3%

Navarro———4.6%

Temo————-2.8%

Maritza———–2.4%

Ninguno——–22.9%

NS/NC———-19.1%

GALLUP

Gonzalo———25%

Domínguez—-23%

Radhames—–4.5%

Navarro———6.5%

Temo————-2%

Maritza———–1%

Ninguno——–26%

NS/NC———-12%

GREENBERG

Gonzalo———15%

Domínguez—–18%

Radhames——5%

Navarro———-10%

Temo————-1%

Maritza———–2%

Ninguno——–26%

NS/NC———–23%

EMEVENCA

Gonzalo———23.2%

Domínguez—-27.8%

Radhames——6.4%

Navarro———-8.6%

Temo————-3.1%

Maritza———–6.2%

Ninguno——–15.5%

NS/NC———-12.5%

Análisis de los efectos que empieza a causar los resultados de esta encuesta.

*En ella, debemos analizar varios cambios en la actitud política de los derrotados: El nivel situacional, emocional, y mediático. Así, estos tres puntos combinados desarrollan fijamente el “Talón de Aquiles” en la figura de Gonzalo Castillo e inicia aún más el factor fuerte que potencializa al candidato al que adversa “Leonel Fernández”.

Puntos importantes que permiten que Leonel Fernández sea el ganador en todas las encuestas realizadas hasta hoy, y que lo perfilan como el eventual vencedor en la contienda interna de su partido del día 6 de octubre y de las cuales el Danilismo carece totalmente.

*Fernández Reyna y su equipo han sabido investigar los problemas reales de los miembros de su partido, y del público en general planteándose de esa forma una solución a tales males una vez llegado al gobierno. Esto se puede calificar de objetividad en campaña electoral.

*Quienes le hacen la comunicación a Leonel Fernández (a través de distintos medios físicos, en radio, televisión, redes sociales, etc.), lo hacen por la propuesta establecida, convicción, firme vocación, fidelidad, lealtad, y no a través de artimañas subjetivas como hasta ahora lo a echo el grupo de Castillo.

*Los jefes de campaña: Radhames Jiménez, Bauta Rojas, Rafael Alburquerque, Franklin Almeyda, entre otros y el grupo de los diputados de la patria, han sabido explicar todas las ventajas que tiene su candidato frente a la competencia. Señalan muy bien las diferencias entre ambos y estas se hacen entendibles para las personas.*Los votantes, especialmente el público joven, cree en la coherencia del discurso y el mensaje del presidente Fernández persuade, convence y moviliza personas incluso de una forma mucho más eficaz que la compra de conciencia.