Mañana, a votar por tu CDP

Por Adriano de la Cruz, actual presidente del CDP

Cada dos años, como mañana, seis de septiembre, casi tres mil periodistas escogerán una nueva directiva, del honorable y remozado Colegio Dominicano de Periodistas (CDP).

Cada candidatura ofrece ¡Cambios! ¡Transformación! ¡Renovación!, en fin, hacer de esta entidad, en dos años, la esperanza de cientos de periodistas, atrapados en los tiempos de mayores desafíos para el ejercicio profesional, como para su esperanza de vida. 
Y estas nuevas elecciones, se efectuarán como las otras, con breves molestias por no encontrarse a tiempo, en el padrón electoral, y otros que pretenderán votar: Sin carnet y hasta sin cedula, algunas discusiones, que son propias del carácter discutidor y polémico de los, y las periodistas. 
P

ero ojalá de los resultados de esos votos, salga la disposición de estudiar y conocer el proyecto de Ley, que modifica la vieja Ley 10-91, que descansa en el Congreso Nacional, y que cuando la Encargada de la UNESCO para América Latina, la tuvo en sus manos, la declaró como un proyecto modelo y muy avanzado. ¡si no tenemos una ley nueva, es verdad que habrá un nuevo colegio! ¡Ven ayúdanos a encauzarla en el Congreso!

Pero también, ojalá surja de esos resultados, el compromiso de dar continuidad al mantenimiento que hoy exhibe el local del CDP; que el salón con treinta computadoras, que está abierto en el primer piso, sea un campo para modernizar y el entrenamiento para el manejo de las nuevas tecnologías de nuestros miembros; y también que sea de gran utilidad y servicios el Módulo Odontológico, ubicado en la misma entrada del edificio de CDP. 

Pero ojalá surjan de esos resultados de los votos de mañana, el deseo de disfrutar del salón de eventos del tercer piso, útil para congresos, conferencias y por que no fiestas también. ¡Que tantos esfuerzos le costaron a quienes lo trabajaron durante seis meses, en su reparación y embellecimiento! Y no te olvides de visitar la formidable biblioteca con diez mil volúmenes para tus investigaciones y lectura.

Y ojalá, pueda tomar la lista de los cientos cincuenta y tantos miembros que reclutamos, nunca con fines electorales, sino para que sean miembros del CDP y verlo crecer como es el anhelo de muchos periodistas de buena voluntad. Y seguir dándoles actividades científicas y culturales, y tal vez el odioso grito de ¡fraude! sea borrado de las gargantas de algunos.