Gotas de dictadura. Danilo, Jean Alain, Peralta, así no

0
124

En la lucha política denostar al adversario es muy común, existen expertos consultores internacionales que se encargan de trazar estrategias para descalificar al rival y con esto afectar la imagen del antagonista.

Existen la campaña negativa y la campaña sucia, que aunque muchos la confunden y piensan que son sinónimos, no es así. La campaña negativa resalta los errores y defectos del adversario y los estudia, los subraya ante el público, los pone en primer plano, los destaca y pone sobre ellos una inmensa lupa y un potente foco de luz, mientras que la campaña sucia distorsiona la realidad, inventa, atribuye cosas que no son reales. Y lo hace a sabiendas, con el único objetivo de dañar al otro sin importar cuál sea el medio utilizado. Para ello atraviesa las fronteras de la ética, de la dignidad y del decoro. Muy utilizada por los regímenes dictatoriales. No busca ilustrar al público ni prevenirlo. Busca engañarlo.

Lo ocurrido hoy en el Consejo Nacional de la Magistratura en el turno de la magistrada Miriam Germán Brito mientras era entrevistada por el Procurador General de la República, Jean Alain Rodríguez, fue un acto bajo, inescrupuloso, sucio y pica muy cerca en la forma en que las dictaduras se manejan.

Jean Alain, violando el reglamento 1-17 en su artículo 26 leyó tres cartas acusatorias, dos de ellas anónimas, que supuestamente le enviaron “simples ciudadanos”, donde se evidenció que las agencias de investigaciones estatales o privadas fueron utilizadas para dar un especial seguimiento a la magistrada Germán Brito y llevar una bitácora de cada movimiento, registrando con fotos y videos toda la posible evidencia en su contra para construir una historia en su contra.

El procurador no actuó solo, su jefe, Danilo Medina, estaba allí tan servicial que ordenó que pasaran las fotos de las supuesta villa en Ocoa y casa en Santo Domingo de la magistrada, tan bien puesto y coordinado que al final hasta excusas le pidió a la magistrada por el acto consumado en su contra.

Reinaldo Pared Pérez, un jurista y legislador con toda una vida en ejercicio permitió que en su presencia se violara el reglamento en el Art.26 párrafo 1, 2 y 3 por parte de su compañero de Comité Central Jean Alain Rodríguez.

El sátrapa Rafael Leónidas Trujillo Molina utilizaba el miedo, la fuerza, la opresión y la muerte en contra de sus adversarios y de aquellos que no obtemperaban a sus peticiones. Hoy vemos acciones similares, como gotas que avecinan un torrente de acciones dictatoriales, desde el gobierno de Danilo Medina.

Las hermanas Mirabal, Orlando Martínez, Dr. Manuel Antonio Tejada Florentino, Otto Morales, Amín Abel Hasbún, Mamá Tingó, Amaury Germán Aristy, Gregorio Urbano Gilbert, Narciso González Medina y muchos otros, sin ánimos de ser quien escribe de izquierda o de derecha, fueron hombres y mujeres que perdieron la vida por pensar diferente y luchar por sus ideas en gobiernos intolerantes.

La estrategia hoy es matar reputaciones bien ganadas, introducir a todos en el mismo saco de la inmundicia, fabricar expedientes, utilizar las agencias de espionaje e instituciones estatales, la tortura económica y la presión a dueños de medios y un sinnúmero de atrocidades que sin duda alguna huelen a la silla eléctrica del siglo pasado.

Los dictadores no nacen, se hacen. Las dictaduras no son fortuitas, se construyen. La indiferencia al atropello, el silencio a los abusos de poder, el desdén ante la injusticia social, la apatía social y la frialdad frente a la corrupción e impunidad sin dudas que paren un dictador.

*Pueden escribirme en Instagram @JaimeRinconRD. Recuerda compartirlo.