Senadora demócrata Warren lanza candidatura para presidencia de EE.UU.

Elizabeth Warren presentó oficialmente su candidatura presidencial el sábado prometiendo luchar contra la desigualad económica, y tratando de distinguirse entre el nutrido grupo de precandidatos demócratas y de superar la controversia a raíz de sus declaraciones sobre su ascendencia indígena.

La demócrata de Massachusetts, líder del ala progresista del partido, hizo su anuncio desde un sitio histórico en Lawrence, al noroeste de Boston. Warren, de 69 años, ha convertido los derechos de los trabajadores, los salarios justos y el acceso a la atención médica en el centro de su campaña.

El anuncio de Warren será seguido el domingo por la senadora estadounidense Amy Klobuchar, quien dijo que revelará sus planes presidenciales en Minnesota.

En un video anunciando el evento del sábado, Warren habla de la historia del poblado de Lawrence, de «gente trabajadora uniéndose para lograr cambios, donde la lucha era difícil, la batalla era cuesta arriba, y un grupo de mujeres estuvo a la vanguardia para todos nosotros».

Warren, de 69 años, se dirigió luego a Nuevo Hampshire, donde se realizan las primeras votaciones primarias del país. Allí podría tener cierta ventaja al ser alguien de un estado vecino cuyo nombre es fácilmente reconocido.

El domingo estará en Iowa, donde las asambleas de ciudadanos constituyen la primera prueba de todo precandidato.

Warren fue la primera dirigente encumbrada de los demócratas que mostró ambición de llegar a la Casa Blanca, ya que formó su comité exploratorio el día de Año Viejo.

Warren fue presentada por el representante Joe Kennedy III, un demócrata de Massachusetts que ofreció su respaldo a la candidatura. Ese respaldo podría ser clave para Warren ya que Kennedy es una estrella en ascenso dentro del partido demócrata y es amigo del representante de Texas Beto O’Rourke, un posible rival por la candidatura.

Ella es parte de un campo cada vez más poblado y diverso de demócratas que compiten por la oportunidad de desafiar al presidente Donald Trump, el probable candidato republicano. Un año antes de que se emitan las papeletas de voto en una primaria demócrata, muchos de esos candidatos pasan el fin de semana hablando con los votantes en los estados de Iowa, New Hampshire y Carolina del Sur que se han nominado previamente.

Los reclamos de patrimonio de Warren la han perseguido desde su primera campaña para el Senado en 2012, y Trump se refiere a ella como «Pocahontas». Su ascendencia atrajo un nuevo escrutinio la semana pasada con el descubrimiento de que ella describió a su raza como india americana en un formulario para unirse a la barra legal de Texas en la década de 1980.

Ella se ha disculpado repetidamente, diciendo que la afirmación se basaba en la «tradición familiar» y que ahora entiende que la soberanía tribal dicta la membresía.

Además de ser un crítico feroz de Trump, Warren es un crítico abierto de Wall Street que ganó notoriedad nacional por sus esfuerzos para crear la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB) para regular los bancos grandes.

«La parte de la historia de Elizabeth Warren de la que deberíamos estar más preocupados ahora es el hecho de que los republicanos están tratando de desmantelar su logro distintivo, el CFPB», dijo la estratega demócrata Rebecca Katz, ex asesora principal del alcalde de la Ciudad de Nueva York Bill de Blasio.

Warren es una de las cuatro mujeres que buscan la nominación demócrata, una cantidad sin precedentes de candidatas que compiten por liderar un país que nunca ha tenido una jefa ejecutiva.

Warren y las otras mujeres que se postulan, incluidas las senadoras Kamala Harris y Kirsten Gillibrand, esperan aprovechar el éxito de las candidatas que jugaron un papel importante en que los demócratas recuperaron el control de la Cámara de Representantes en las pasadas elecciones de medio término.

Fuente: VOA Noticias