Viriato Fiallo bastión de la lucha contra la remanencia trujiliista

0
235


Por Olga Capellán

A raíz de la caída del sátrapa el 30 de Mayo de 1961 el país continuó viviendo momentos de terror, pues el afán de la familia Trujillo por vengar la muerte del tirano, quienes iniciaron una cacería de brujas a nivel de todo aquel que poseyera el perfume de los ajusticiadores.

Sin embargo y a pesar de  la necesidad del regreso a la democracia del país, no todos estuvieron debidamente convencidos de que podían luchar para lograr esa conquista para el pueblo dominicano, ya recién iniciada con el ajusticiamiento mismo de Rafael Leonidas Trujillo Molina, pero él estaba ahí, el Dr. Viriato Fiallo, que con apego y dedicación tomó la rienda de la lucha para que fuese posible la salida del país  de la remanencia trujillista.

Viriato Alberto Fiallo Rodríguez, nacido el día 28 de Octubre del año 1895 y falleció el 4 de Octubre de 1983, siendo uno de los políticos más completo de la época,  quien encarnó los sentimientos anti trujillistas a la caída del régimen, aunque a muchos se le haga difícil aceptar que fue él, el político que más empeño puso a favor del país.

Viariato, médico cirujano de profesión, además de político que se inició en esa materia cuando aun la tiranía se encontraba en sus mejores años, egresado de la Universidad de Santo Domingo, desde muy joven fue un baluarte de la lucha a favor de las causas necesitadas, en 1920 cuando apenas contaba con 25 años de edad fue presidente de la Asociación de Estudiantes y de la Juventud Independiente, y miembro fundador de la Asociación de Maestros de Santo Domingo y en 1927 fue presidente.

En el año 1929 fue dirigente del comité directivo del Movimiento Pro Autonomía de la Escuela Universitaria, fue un abanderado y abrazaba las instituciones para desde allí luchar por causas tangibles, como muestra de ellos, siendo un gran profesional de la medicina, se dedica a la política, aun sabía que su vida corría peligro por ser la época de la dictadura que existía para ese entonces.

Era un profesional por excelencia, fue así como en el año 1932 fue el fundador y profesor de filosofía de la facultad de la Universidad de Santo Domingo, pero él era inquieto y tenía que dar aun más de sus conocimientos, fue  de esa manera como durante 12 años desde 1934 hasta 1946 se dedica al ejercicio de la medicina, al tiempo que dictaba conferencias médicas y de filosofías, destacándose en su profesión de medicina por los bateyes del país.

Pero quien como Viriato, en varias ocasiones fue encarcelado por ser opositor abierto al régimen de Trujillo, y a raíz de la muerte del tirano se destacó políticamente al fundar La Unión Cívica Nacional (UCN) como movimiento apartidista, siendo su objetivo principal, forzar la salida de los Trujillo y relacionados del país; este movimiento luego se convirtió en un partido político con miras a las elecciones a acelerarse en el año 1962, quien participó como candidato presidencial en dicha contienda electoral.

El participó activamente en momento en que se iniciaron los movimientos de grandes masas populares del país, donde sus discursos para ese entonces fueron en torno al llamado al rechazo  a la política del Dr. Joaquín Balaguer, derrotado por el profesor Juan Bosch, en el año 1964 renuncia de la presidencia de UCN y se apartó de la política.

Una de las mejores de sus hazañas lo fue su sensacional y conmovedor discurso de campaña en el año 1962, cuando como candidato a la presidencia de la república, le pidió al presidente Joaquín Balaguer, en nombre del noble y sufrido pueblo dominicano: por favor, grite y ordene: basta ya.

Este fue el grito de la Unión Cívica Nacional, el grito de la desesperación, de la impotencia, de dolor de ver a su sufrida República Dominicana angustiada por la situación, la tristeza, porque él quería un sufragio universal libre, que le devolviese la democracia al país,. Viriato Fiallo siempre se la jugó para poner en alto la dignidad humana y la creación de un ambiente propicio para fortalecer la democracia del país, y para ello rechazó la política  continuista de la remanencia trujillista, encarnada en la persona de Joaquín Balaguer.

Fiallo, odiado y temido por los ricos que fueron favorecidos con el régimen de la tiranía, que temían  desatarse una especie de ira contra ellos, de haber ganado las elecciones del 1962, pero fue derrotado por el profesor Juan Bosch, y en 1964 renunció a la presidencia de su partido, la UCN, porque se consideraba haber fracasado, y se apartó de la política.

Viariato Fiallo, era un hombre sencillo y sin imbibiciones, rechazó la orden al merito de Duarte, Sánchez y Mella a los presidentes Joaquín Balaguer y Salvador Jorge Blanco, alegando que los deberes ciudadanos hacia la patria nunca deben ser galardonados, y murió sin pena de ni gloria el día 4 de Octubre del ax164o 1983 en su residencia de la Avenida Independencia en la ciudad de Santo Domingo. Gloria y honor a quienes los merecen, en este caso a quien fuera un bastión de la lucha contra la remanencia de la anti trujillista.