“El Deivy” merece el Soberano

Por Jhonny Trinidad

No creo mucho en premios, y menos si son otorgados en República Dominicana, donde casi siempre hay nominados inesperados y polémicos olvidos.

Además, las nominaciones y elección de los ganadores muchas veces carecen de la más mínima credibilidad, debido a que hay demasiados intereses, demasiados odios, envidias, resquemores y mediocridad.

Premios Soberano es uno de los eventos anuales más trascendentes y de mayor repercusión social de la República Dominicana, y este año creo que la lista de los que pelean por las estatuillas más importante del arte ha sido debidamente depurada y consensuada entre los que integran el jurado.

Pero, como ocurre en casi todos los eventos donde se premia el arte, no faltan sorpresas y polémicas, ya que es muy dificil, o mejor dicho, imposible, complacer a todos.

Entre los nominados a Revelación del Año sobresale el joven salsero Deivy Jiménez, un verdadero fajador, con una voz privilegiada y que ha demostrado mucha calidad en sus interpretaciones.

Su nominación fue muy acertada, y entiendo que, aunque se disputa el premio con otros de iguales méritos, como el bachatero Andrés Veloz y los exponentes del género urbano Los Blanquitos, Rochy RD y Lírico en la Casa, El Deivy se alzará con la estatuilla y la paseará por su querido barrio San Antonio, en Los Mina, donde es un niño mimado, por su humildad demostrada y respeto a sus vecinos, quienes han dicho que lo esperarán con un sancocho en el colmado Franklyn, de la Fausto Maceo, para celebrar su triunfo por todo lo alto.

El Deivy, quien ha desarrollado su carrera en Europa, principalmente en España, donde residió por 17 años, merece ese y cualquier otro premio para el cual sea nominado. Le deseamos toda la suerte del mundo para que pueda realizar su sueño de triunfar en su país, como siempre ha pregonado.

En lo particular, admiro y respeto mucho a ese joven que salió de su país «con una mano alante y otra atrás», llegó a España y realizó cualquier tipo de trabajo para sobrevivir sin deshonrar a su familia ni perder el enfoque de lo que en realidad anhelaba: retomar su carrera y echar el pleito en su tierra, algo que en algún momento deberá ser premiado.

De sus canciones, en el país han sonado “Aquí sin tu amor”, “A prueba de bala”, “Mi manera de amar”, «Casi Perfecto», «Basta Ya», temas de corte romántico, para un público joven y exigente, a tono con la competencia de estos tiempos.

En hora buena David!!!