El tiro Rápido: La calidad del docente

0
141

Dicho y repetido hasta el cansancio: la meta de lograr una educación de calidad depende fundamentalmente  del docente.  Nada puede sustituir el papel del maestro como eje fundamental de la enseñanza.  No puede haber buenos alumnos sin buenos maestros. Los primeros son la arcilla que toca moldear a estos.  Cuando los estudiantes registran pobres resultados en las pruebas nacionales y en las mediciones regionales ocupan indefectiblemente el último lugar, no están exhibiendo mas que el reflejo de una enseñanza de pobre calidad.  No son ellos los que fallan, sino los docentes.

Con sobrada autoridad y como verdad de a puño lo advirtió  el director ejecutivo de EDUCA, Darwin Caraballo, durante el encuentro celebrado de conjunto con el Banco Popular, dentro de cuyo programa de Responsabilidad Social Corporativa, el impulso a la educación ocupa un lugar de máxima prioridad.

Hablando sin tapujos y con lenguaje descarnado, Caraballo revivió que según la más reciente evaluación llevada a cabo por el Ministerio de Educación sobre el nivel de capacidad docente del magisterio que presta servicios en la educación pública, apenas un 3 por ciento alcanzó el nivel de excelencia. Vale la pena insistir en la cifra: solo mostraron excelencia tres de cada cien maestros evaluados. En cuanto al resto dos de cada tres, o sea el sesenta y siete por ciento apenas obtuvieron un nivel básico o insatisfactorio y uno de cada cuatro ni siquiera fue calificado de competente.

Partiendo de esos resultados podemos inferir la muy deficiente calidad de enseñanza que habrán de recibir los alumnos que se encuentran bajo su responsabilidad y a los cuales corresponde instruir.  Como enfatizó Caraballo “los niños no pueden aprender con docentes en ese nivel de calificación, no hay forma porque la calidad de la educación está determinada por como se desempeñan los educadores en el aula”, señalando a continuación que hay muchos distritos educativos que requieren ser declarados en emergencia.  Como  ejemplo tomó el caso de  la provincia de Bahoruco donde el 96 por ciento de los maestros evaluados quedaron dentro del nivel insatisfactorio.  Mas claro: 96 de cada 100 no están aptos para impartir docencia. Simplemente desalentador.

Los crudos señalamientos externados por el director ejecutivo de EDUCA vinieron a punto con motivo de la incorporación de la tecnología al sistema de educación pública con la finalidad de reducir la brecha digital. Para ello se dispondrá de una importante asignación de seis mil 500 millones de pesos dentro del presupuesto del Ministerio de Educación, donde recalcó es responsabilidad de todos asegurar la calidad de esa inversión y la preservación del buen estado de los equipos.

El propósito de este importante aporte tecnológico está bien definido y  no es otro que contribuir a elevar la calidad de la enseñanza en  el sistema público.  Pero atención y es el punto nodal: de poco o nada vale llevar la República Digital al sistema escolar, inundar de computadoras las aulas para sustituir el viejo y ya obsoleto método del lápiz y el papel, sin tener como base el nivel docente del maestro.  Este es y seguirá siendo  el eje alrededor del cual girará el destino de la enseñanza. El axioma siempre seguirá siendo el mismo: lograr buenos alumnos solo será posible con buenos maestros.

Es en resumen y en lenguaje llano el mensaje que dejó el importante evento de celebrado por EDUCA y el Banco Popular.

teledebate@hotmail.com