Trabajo Sucio, luces y fallos en el  relevo de la  comedia

0
218

Digna de ver, divertida y actoralmente variopinta, Trabajo Sucio trae un mensaje sobre la corrupción y el poder, con aciertos que alegran y fallos que no debieron ser.

Jose Rafael Sosa

Trabajo Sucio, con su tono de exquisita fábula trágica, comporta el acierto de algunas actuaciones, dirección y la impecable musicalización, realizada en Budapest, a lo que agrega una fotografía nítida y una edición efectiva, en un trabajo fílmico digno de atención, marcada por  fallos que debieron evitarse   y el enfoque machismo que  muestra sus valores patriarcales.

Tiene el poder de un atractivo artístico y comercial notables y algunas que se han tomado por su popularidad en número de visitas en internet o por ser figuras de una música de gran incidencia.

Gran oportunidad

Su principal valor es que abre puertas al desempeño de dirección joven, al hacer un acto de justicia, entregando el mando y la claqueta, a David Pagan Mariñez, quien proviene de demasiados proyectos en los que fue  asistente del director.

Tal responsabilidad la tuvo en Nadie muere en Ambrosía, Cómplices, Colao, Girasol, La Gunguna, Morir Soñando  De pez en cuando,  y Sanky Panky2. Todas, como se aprecia, de una calidad indudable por lo que resulta claro que sabe elegir proyectos, por lo que era justo recibir, al fin, la oportunidad de realizar su opera prima.

David Pagan sale adelante con Trabajo Sucio. Tiene potencial para ser uno de nuestros nuevos directores más consistentes.

 

Los bueno y lo malo

Trabajo Sucio es una excelente novedad fílmica a pesar de escenas prescindibles, el machismo innecesario y el desempeño actoral que es variopinto,  entre lo genial en el rompimiento de la cuarta pared, por parte de Cheddy García,  y el infra-desempeño de talentos como Frank Perozo y Vicente Santos (que debieron pensar mejor su apropiamiento de personajes).

Lo mejor logrado es el tono de fábula trágica, de comedia negra en la que lo que se presenta no corresponde necesariamente a la realidad como ocurren las cosas en la vida real. Es un nervio vivo por el que corren los torrentes de la comedia negra, expresión poco socorrida por nuestros directores de humor fílmico.

Frank Perozo y Vicente Santos, que nos tienen acostumbrados a un impecable nivel de actoral, ahora lucen por debajo de sus posibilidades. Ambos debieron afinar sus recursos internos y dejar la piel en las locaciones. El hombre que protagonizo Jaque Mate y el que fuera personaje central de Cocote, no son los que vemos acá, con todo y el tono de comedia ligera y el color de farsa que le imprime Pagan Mariñez.

Ana María Arias, se repite en caracterización de Colao, pero con menos luces. La química con Manny Pérez, se recuerda  pero no se repite con El Mayor Clásico.

Una escena que es una concesión generosa a los apetitos bajos del publico popular, con obvia intención comercial, rodea a Naslha en determinado momento, factor que habrá de impulsar la taquilla, sacrificando el sentido del cine que no se presta a ser fácil y excesivamente ilustrativo. Es una escena que debió quedar en las cuatro paredes de la sala de edición.

Brillante su presentación de créditos, que aún se ha visto una que otra vez, se logra adaptar con aplomo creativo para la industria local.

Cheddy García, personaje eje de la historia, Yasser Michelén  y Naslha  Bogaert (en casi todas sus escenas) son lo mejor que ofrece el proyecto. Kenny esta digno, tan solo digno y caricaturiza porque así lo manda el tono del trabajo.

El mensaje

Jose Ramon Alama logra una historia, pese a baches argumentales indicados en la que poca gente se da cuenta de que la inspiración básica de las acciones radica en la novela del escritor británico George Orwel, Rebelión, publicada en 1945.

El mensaje de Trabajo Sucio radica en la denuncia de la corrupción, de la que demuestra su carácter circular y sin fin, independientemente del status de quienes la ejercen y contaminara incluso a los que les releven del poder, porque el dinero tiene un único lenguaje de avaricias y poder. No importa, entonces, quien manda. Quien quiera que sea, será objeto de la desintegración ética del poder por la vía del dinero. Es la gran lección que deja.

Digna de ver, divertida, experimental e hilarante, Trabajo Sucio es una apuesta que debe recibir el respaldo de la gente, a pesar a las reservas que apuntamos, por cuanto abre aún más las perspectivas de esa nueva comedia. Debe cuidarse en sus valores a transmitir, sin pensar solo en los efectos inmediatos en la sala y la boletería.

 

TITULO: Trabajo Sucio

DIRECTOR: David Pagán Mariñez

GUION Y PRODUCCION: José R. “Pascal” Alama / Bou Group

DISTRIBUYE: Caribbean Cinemas

GENERO: Comedia

CLASIFICACION: NR

DURACION: 1:27

PAIS: R. Dominicana

TALENTOS: Frank Perozo, Nashla Bogaert, Kenny Grullón, Cheddy García, El Mayor, Pio la Distingancia, Killadamente

SINOPSIS: En casa de los Pérez llegara una noche de locura. Sucesos trepidantes e implacables al ritmo de cómicos personajes  llevan a la interrogante:¿Hasta dónde seriamos capaces de llegar con el poder en nuestras manos?