El Tiro Rápido: Ni tan bueno ni tan malo

0
125

Por: Mario Rivadulla

De nuevo el tema de la Seguridad Social se convierte en punto de mira de la actualidad mediática por los conflictos surgidos en torno a la aplicación de sus normas y los intereses contrapuestos que confluyen en el sistema.

Ahora el aspecto más candente es el enfrentamiento entre el Colegio Médico Dominicano y la Asociación que agrupa y representa los intereses de las Aseguradoras de Riesgos de Salud.

En lo tocante a los derechos de los afiliados al sistema, el gremio profesional reclama de las ARS acoger la resolución de la Superintendencia de Salud que dispone dar cobertura a las indicaciones de pruebas diagnósticas ordenadas por cualquier médico, aunque este no figure en la red profesional de la aseguradora a la que este afiliado el paciente.  Esta resolución fue emitida por la SISALRIL hace más de un año pero su aplicación ha encontrado una fuerte resistencia por parte de las ARS.

El otro aspecto que contempla el Colegio Médico es relativo a los bajos honorarios que perciben los médicos y especialistas que prestan servicios a través las distintas ARS, cuyo monto no se corresponde en lo absoluto con los que debiera percibir un profesional de la salud y que deben complementar con el llamado co-pago que deben pagar los afiliados cada vez que acuden a consulta.

Hasta ahora los intentos de acercamiento a la búsqueda de un diálogo que permita llegar a un acuerdo razonable a las partes en conflicto, no han podido prosperar ni concretarse, por lo que la directiva del Colegio Médico anuncia la próxima suspensión de los servicios a una ARS.  Esta no ha sido identificada por lo que será una acción de sorpresa contra una cualquiera de ellas, aunque es de suponer que sea escogida entre las tres mayores que son también a las que se le imputa hacer resistencia automática a las resoluciones de la SISALRIL a favor de los afiliados.

A casi diecisiete años de vigencia, aunque el área de salud precisamente por los conflictos de intereses originados desde el principio vio dilatada por varios años su entrada en servicio, la ley requiere de una amplia revisión y sustanciales modificaciones.

Sin embargo injusto no reconocer que pese a todos sus defectos y lagunas, que aquí analizamos cada jueves con presencia de una representante del Departamento de Información y Defensoría de la Seguridad Social, que ha realizado un notable y exitoso trabajo a favor de los afiliados más del setenta por ciento de la población que está incluida en el sistema, recibe hoy mucho mejores atenciones de salud que en el pasado.

Lo cierto es que el sistema de Seguridad Social dista mucho todavía de ser tan bueno como se prometió, esperaba debiera y necesitamos pero tampoco resulta tan malo como algunos de sus más acervos críticos ponen exagerado empeño en satanizarlo.

teledebate@hotmail.com