OPINION: Dominicanos contra dominicanos

0
113
Por José Valenzuela

Es muy penoso saber que dominicanos que deberían estar apoyando a nuestros jóvenes que día a día deciden trabajar de forma muy honesta se dediquen a atacar con acusaciones falsas y sin pruebas a uno de nuestra comunidad que ha trabajado muy duro para superarse, como José Luis Espiritusanto.

Se trata de un valioso joven que, tras haber logrado una licenciatura en Ciencias Políticas en la Universidad del Estado de Nueva York, decidió integrarse a nuestra comunidad y completar una maestría en Organización de Empresas en Manhattan College.

Considero que Espiritusanto incurrió en un error grave cuando se defendió de imputaciones falsas que le hizo en un chat público de WhatsApp la dirigente perredeísta Mirtha Piña, quien lo acusó de haberle insultado a través de mensajes de textos, lo cual es falso.

Mirtha Piña y José Luis Espiritusanto

La señora Piña publicó una foto de este joven que fue tomada a las 11 de la noche y lo acusó públicamente de haber usado horas de su empleo en la oficina del concejal Ydanis Rodríguez para realizar actividades en la Junta de Elecciones de Nueva York y supuestamente descalificar a Tirso Piña, esposo de Mirtha y quien aspira a senador estatal.

Espiritusanto admitió que estuvo en la Junta, pero aclaró que su propósito no era descalificar al precandidato a la senaduría, sino que andaba en otros asuntos.

Explicó, asimismo, que ese día no le correspondía trabajar en la oficina del Concejal, como denunció la señora Mirtha, ya que había solicitado tres días libres, como demostró en una corresponcia que envió a su jefe, prueba de lo cual publicó a en el espacio “Accion Comunitaria Dominicana”.

Es penoso que Mirtha Piña se haya comunicado con un periodista “pagado”, quien escribió una artículo en contra de Espiritusanto dando como un hecho las imputaciones formuladas por esta señora.

Más lamentable es que tanto Mirtha como el periodista Cruz Tejada se hayan propuesto injuriar a este joven profesional de nuestra comunidad, a quien mucha gente que verdaderamente lo conocen lo definen como un gran ejemplo para los nuestros, trabajador, callado y que cuando dice algo, lo hace con pruebas.

Aquí está la única conversación entre Mirtha Piña y José Luis, no por mensajes de texto, como dice la Señora.