A Pleno Sol ¿Cambios?: ¡Necesarios!

0
148

Por Manuel Hernández Villeta

 

Es necesario que se hagan cambios entre los funcionarios del gobierno. El presidente Danilo Medina tiene que dar un manotazo en la mesa y remenear la mata. Hay ejecutivos que se han acomodado a los cargos, y piensan que es un patrimonio particular. Hay que restregarles en la cara lo efímero del poder.

A los funcionarios se les debe inculcar que se va a un despacho público para servir de plataforma al desarrollo nacional, y lograr mejorías de vida de los más necesitados. Muchos de esos funcionarios son encopetados, que transitan en yipetas con vidrios entintados y a los  que les hieden los pobres.

Hay áreas donde se dan graves problemas que tiene que ser resueltos. Hay inconvenientes en la planificación  educativa, en el área agropecuaria, en la seguridad y en programas de asistencia social. Los hombres de aire acondicionado parece que se olvidan de que tienen una obligación con el pueblo.

De ahí, que es necesario que dentro de un mes el presidente Medina proceda a limpiar su gabinete. Debe evaluar a los que no trabajan, a los que no ejecutan, a los que no tienen planes concretos para realizar, y son una retranca para cualquier plan de desarrollo.

En el área de la salud debe haber  una regeneración, con los efectos de  un temblor de tierra. Allí todo es un desorden. Mala asistencia a los pacientes, hospitales nuevos que funcionan con precariedades, hospitales remodelados que  no cumplen con normativas sanitarias de primer orden. El caso del hospital Francisco Moscoso Puello no tiene excusas. Que las lluvias provocaran una gran inundación es muestra de que hay descuidos, y los culpables deben ser sancionados.

Hay que elevar los  niveles de la medicina hospitalaria, pero también todo lo que se  refiere  a la planificación y prevención de brotes epidémicos, sobre todo los que afectan a la infancia.

Hay que mejorar la agropecuaria. Ahora mismo hay un buen técnico al frente de esa secretaria, pero se tienen que realizar programas concretos, y especialmente tener bien en claro que una cosa es el sector privado y otro el público en lo que se refiere al desarrollo agropecuario.

El presidente Medina no está obligado a realizar cambios el 16 de agosto. La visión popular siempre reclama nuevas caras  para esa fecha y para el 27 de Febrero, pero en muy pocas ocasiones los gobernantes hacen variaciones significativas.

Danilo históricamente no  se lleva de esas fechas simbólicas para hacer cambios. Su libreto conocido es que hace remociones cuando lo considera necesario. Pero en estos momentos, frente a la inercia de muchos funcionarios, haría bien  en hacer temblar los despachos.

El presidente  solo pronuncia un discurso en fecha 16 de agosto, y es el día de la juramentación, pero su accionar será significativo y marcará el paso a que se va a transitar en los venideros dos años, en medio de la lucha por la reelección, los inconvenientes económicos, la inseguridad y una oposición que gana terreno. Algunas cabezas tienen que ser sacrificadas, para que la navegación sea sin amagos de tormenta. ¡Ay!, se me acabó la tinta.