No pierda su dinero, precalifíquese antes de separar su vivienda

0
212

Por Lic. César Fragoso

Con el tema de las grandes facilidades que existen hoy en día para adquirir una vivienda, la mayoría de las personas atraídas por la ilusión de tener su techo propio, se embarcan en la aventura de comprar una casa o apartamento, sin antes determinar si están en la capacidad económica de hacerlo.

Es así como, motivados por ese normal deseo que todos tenemos de no llegar a viejos y sin casa, la personas pagan el dinero de la separación de una propiedad sin antes definir sus verdaderas posibilidades de poder pagar el compromiso que contraen y, lo más importante, sin haber determinado si califican o no para tomar el préstamo con el que terminarán de pagar la propiedad que piensan convertir en su hogar.

En la mayoría de los proyectos de apartamentos de los denominados de bajo costo, los cuales cuentan con el Bono Vivienda que regala el Gobierno, las empresas constructoras les permiten a los compradores separar los mismos con tan solo diez mil pesos, firmar contrato de compra completando cincuenta mil en unos 10 a 15 días y pagar el resto del inicial, que generalmente es el 20% del valor de inmueble, hasta en 24 meses.

Muchos, al ver esas maravillosas opciones dicen, “wao ahora sí que podré tener mi casa” y, sin pensarlo dos veces buscan los 10 mil pesos de la separación y se esfuerzan en ir pagando mensualmente lo que les resta del inicial.

Hay quienes piensan que pueden mudarse en la casa o apartamento que están comprando sin haber terminado de pagar el inicial. Algunos creen que pueden hacerlo al completarlo. Existen otros que hasta llegan a pensar  que es el Gobierno que pagará por ellos el resto del valor de la vivienda, pero, la realidad es que, hasta que no tienen aprobado un préstamo para pagarle al constructor el 80% que restan, no podrán hacer uso del apartamento o casa que anhelan tener.

Esa es la razón por la cual muchos pierden sus dineros ya que, al no hacer una pre-calificación de sus posibilidades de poder pagar, cuando se encuentran con la cruel realidad, ya es demasiado tarde, pues, hasta sin leer, habrán firmado un contrato donde se especifica que, si por alguna razón no pueden completar el pago total, perderán una parte, o la totalidad del monto aportado.

De hecho, y con toda su razón, pues cuando usted aparta una propiedad ellos no pueden venderla a otra persona, las constructoras especifican que, los 10 mil pesos de la separación, NO son reembolsables.

Entonces, para evitar el dolor de no poder realizar el sueño de ser propietario de su apartamento y, al mismo tiempo, perder su tiempo y dinero, primero, hágase una pre-evaluación de sus verdaderas posibilidades.

Comience preguntándose usted mismo, si usted ha manejado bien su crédito y si sus ingresos les permiten cubrir sus necesidades básicas y, al mismo tiempo, embarcarse en el compromiso de un pago mensual, que podría ser a 10, 15 o 20 años.

Para que tenga una idea, la mayoría de las instituciones financieras, para hacer un préstamo, lo primero que consideran es que sus ingresos fijos mensuales, sean por lo menos cinco o seis veces mayores que el monto de la posible cuota  a pagar cada mes. Esto significa, por ejemplo, que, si usted va a pagar 10 mil pesos cada 30 días, sus ingresos deben ser de 50 o 60 mil mensual.

Con ese simple cálculo, usted puede evitarse el mal rato de que le digan que NO califica para un préstamo con garantía inmobiliaria, después de haberle hecho varios pagos a la constructora.

Para que esté más seguro, una vez que defina lo que le gustaría comprar y tenga la información de lo que tiene que pagar de inicial y lo que tendría que tomar prestado para poder mudarse en lo que sería su casa o apartamento, yo le recomiendo que pase por cualquier Banco o Asociación de Ahorros y Créditos y solicite que le hagan una pre-calificación para el préstamo a largo plazo que va a necesitar.

De esa manera, un oficial bancario, con los conocimientos de lugar, estará encantado de ayudarle a definir si usted puede ser sujeto de un crédito, le hará las preguntas que le permitirán definir si, solo o junto a otra persona, un co-deudor, que puede ser su pareja o un familiar, estarían en condición de recibir el monto que necesitan para saldarle al vendedor el valor de su vivienda y mudarse en la misma.

De manera que, no se deje llevar por la ilusión de querer comprar su morada sin estar seguro de que puede hacerlo. No pierda su dinero, precalifíquese antes de separar su vivienda