Salseros de distintos países disfrutaron del Día Nacional de la Zalsa en PR

0
236

Por Dominga Valdez/www.diasporadominicana.com 

Fotos Luis Pérez

San Juan, Puerto Rico.-Exponentes de varias generaciones pusieron a bailar a los amantes de la salsa, en la celebración del “Día Nacional de la Salsa”, que este fin de semana se realizó en la isla.

En el estadio Hiram Bithorn habían tantos rostros alegres, jóvenes y personas de la tercera edad cantando, soneando, compartiendo un día caribeño, unidos como hermanos, olvidando los estragos que aún existen luego del huracán María.

El terreno deportivo se convirtió en una gigantesca pista de baile al celebrar el 35 aniversario Del “Día Nacional de la Zalsa”

Desde las 10:00 de la mañana se abrieron las puertas al público que entraban alegres con gafas de sol, banderas de Puerto Rico, Cuba, Venezuela, España, Colombia y con vestimentas de telas frescas, jeans,  sombreros, pantalones cortos, camisillas, gorras, sillas y sombrilla en mano, se ubicaban para disfrutar del acontecimiento salsero más importante y dirigido por el productor musical de la emisora Z-93, Néstor Galán, El Búho Loco, quien animó a los presentes magistralmente hasta las 9:20 de la noche hora del cierre del evento.

Es muy importante ver a los jóvenes salseros destacarse produciendo buena música de salsa, con ritmo, estilo, voz y carisma como el caso del joven cantante Willito Otero, que puso la nota alegre con su orquesta  y éxitos de su nuevo CD.

La Sonora Sanjuanera, continuó con la rumba salsera , luego el debut del grupo Son de Madre y Sandy Vélez entonando, además de acompañar a Simón Pérez, Héctor Tricoche y Nino Segarra.

El cantante Simon Pérez uno de los homenajeados del dia

Desde Colombia llegó por primera vez a la celebración, el grupo Canela, compuesto simplemente por mujeres, jóvenes tocando afinadas y sus cantantes impresionaron al público bailador, la salsera Yolanda Rivera, sería la invitada de honor, pero tuvo un percanse de salud.

El premio Estrella, les fue otorgado al  maestro, compositor y director Willy Rosario, (Míster Afinque), a quien le dedicaron el evento por su larga trayectoria de 60 años en la música, les entregaron la distinción los locutores de Z-93, Néstor Galán, (El Búho Loco), Marcos Rodríguez, (El Cacique) y Luis Antonio, (El Hachero).

El galardonado agradeció la distinción con humildad y presentó a sus cantantes invitados Pupy Cantor, Chamaco Rivera, quienes también fueron homenajeados.

El junte de jóvenes salsero no podía faltar, el talentoso Pete Perigñon y La Generación del Presente, allí se lucieron y junto a él igualmente Jorge Yadiel, Manolo Rodríguez, Carlos García,  Norverto Vélez, Gerardo Rivas y Kayvan Vega, quienes fueron aplaudidos efusivamente cantando temas de otras orquestas legendarias.

Entrada la tarde observé público entrando al estadio, en las afueras del complejo deportivo, había también rumba, bailes, carpas, tragos, cervezas para mitigar el sofocante calor pegajoso del mediodía, mientras continuaban llegando personas que viajaron desde los distintos pueblos del país, para ver y aplaudir a sus artistas salsero preferidos quienes se lucieron en la impresionante tarima, espaciosa, buena iluminación, sonido nítido, con bailarines de salsa de distintas escuelas dieron un toque muy estilizado del género en el escenario que proyectaba las letras de Z93.

Los Van Van comparten con Pirulo

La orquesta del Día Nacional de la Zalsa dirigida por el reputado músico Luois García, acompañó a los cantantes Maelo Ruíz, Domingo Quiñones, quien lució espectacular y a Oscar de León, otro querido por todos.

El Pavarotti de la Salsa Tito Nieves, subió con su orquesta a la tarima para complacer a su público con éxitos  como sonámbulo y Fantasía, que fue cantado a coro por la multitud que pedía otra, otra y donde fueron complacidos.

En el cierre de oro fue reconocida la emblemática orquesta cubana “Los Van Van” a quienes se les unió el cantante tropical boricua “Pirulo”, esos cubanos se adueñaron del final de la jornada salsera, demostrando los hijos de Juan Formell, que “lo que se hereda, no se hurta”.

Un domingo hermoso, alegre donde los puertorriqueños e inmigrantes en la isla, decidieron simplemente olvidar las situación económica que atravesamos en borinquen, olvidaron los temas cotidianos que entristecen, por 11 horas bailaron sin parar a ritmo de Saaaaaaaalsa, porque las penas se olvidan bailando.