Galeno aporta soluciones para mejorar la formación médica en RD

0
127

El sistema educativo de la Republica Dominicana se encuentra en crisis. Un deterioro que no sólo afecta al desarrollo económico de la población sino también a uno de sus pilares más importantes: la salud.

 De acuerdo a los resultados del Programa  de Evaluación para Estudiantes Internacionales (PISA) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD) revela la deficiencia de la educación en nuestro país, donde República Dominicana ocupa la última posición en “Ciencias” de los 69 países evaluados, mediante una encuesta que prueba las  habilidades de conocimiento en adolescentes de 15 años.

Estas carencias en el sistema educativo desde la etapa escolar, pasando a la universitaria, también se extrapola a los estudios de postgrado, lo que incide significativamente en la atención hospitalaria y el cuidado de la salud, así destaca el doctor Jorge Marte, director de Medicina de CEDIMAT y director del programa de residencia de Medicina Interna de CEDIMAT, durante una conferencia  en la Academia Dominicana de Medicina.

“No solo se trata de los datos revelados por el PISA. Otro indicador se refleja en  respetables rankings de calidad académica, donde nuestras universidades están por debajo de las No. 4,000 en el mundo, y después de la No.100 en Latinoamérica”, agrega.

El especialista señala que otros datos más indirectos surgen por la alta tasa de estudiantes que reprueban el Examen de Residencias Médicas Nacional; así como bajo porcentaje de  médicos dominicanos que suelen entrar a los programas de residencias en España y Estados Unidos.

“La selección de  esta conferencia es  porque me siento preocupado por el estatus actual del nivel de enseñanza médica de postgrado en el país. Para ser honesto,            no se limita sólo a la enseñanza médica sino de manera general  y considero que,  con la experiencia de estos últimos cuatro años, tenemos algunas posibles soluciones para aportar”, apunta.

Un nuevo modelo de enseñanza

Una de las áreas de oportunidad que destaca el galeno es en el fortalecimiento  y actualización de los programas de postgrado, así como apoyarse con pruebas  externas de instituciones confiables que permitan comparar y mejorar los estándares de la educación médica, lo que puede ser aplicado a todos los programas.

“Hace  cuatro años, iniciamos esta experiencia con el programa de residencias de Medicina Interna CEDIMAT – Intec, un  programa innovador  que se destaca por tener un plan de estudios radicalmente diferente, del cual nos sentimos orgullosos y nos permite ofertarlo como posible parte de la solución”.

Dentro de este programa, el autoestudio, la autoevaluación, el debate, y actualización constante resultan esenciales. 

Además de las evaluaciones estatales y externas, en dicha planeación se  llevan a cabo diversas pruebas  formuladas por el cuerpo docente, las cuales (posterior a los exámenes)  son discutidas  en asamblea con los residentes y cada respuesta está referenciada por sus fuentes, lo que permite al especialista en formación afianzar el conocimiento con información de valor.

En la actualidad, dicho programa de postgrado médico  es el primero en el país en aplicar pruebas internacionales que comparan su sistema de estudio y calidad académica con los programas de Estados Unidos y Canadá. En el 2017, la residencia de Medicina Interna CEDIMAT- Intec superó el 30% de los programas norteamericanos de la misma categoría, de acuerdo con los resultados del  American College of Physicians (ACP) y el National Board of Medical Examiners.

“La principal comparación objetiva  con la que contamos en el país es el examen del ACP, pues es  la misma herramienta que evalúan a los demás profesionales del área a nivel internacional”, afirma.

Una colaboración conjunta

Entre las propuestas del director de Medicina de CEDIMAT para lograr ciertas mejoras, frente a esta crisis académica, destacó el esfuerzo conjunto y una participación más activa  del Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (MESCyT), el Ministerio de Salud Pública, universidades, aseguradores y casas farmacéuticas, debido a que esta inversión incidiría en un retorno de beneficios para todos.

El doctor Jorge Marte añade que no sólo se trata del dinero a invertir sino también de los recursos humanos y actualización constante para formar a la nueva generación. Una opción certera sería la contratación, por parte del Estado, de una compañía internacional que ayude a crear el nuevo modelo de formación, vinculado a las diversas áreas de especialidad.

Otra de las alternativas que propuso este director de Enseñanza  es que el Ministerio de Salud Pública involucre  en el proceso académico  y médico del país a todos los líderes principales dentro del sector, independientemente de que no trabajen en un hospital; así como el seguimiento continuo  y participación de los residentes junto a los especialistas en consulta, con el fin de transmitir esa experiencia   y orientarlos  de manera directa. Dichas acciones ayudarían a fortalecer los programas locales actuales.

En el evento participaron la Ministra de Salud Pública, doctora Altagracia Guzmán Marcelino;  el presidente del Colegio Médico Dominicano, doctor Wilton Roa; vice-rectores y decanos de universidades, directores de escuela de Medicina, directores de residencias locales, entre otras personalidades del sector Salud.