Ramfis Domínguez Trujillo: necesidad nacional

0
128

Por LUIS M. CAMPILLO 

La noche del 31 de Enero veía a Luis Ramfis Domínguez Trujillo defender su honra ante la acusación que le hacían sus opositores de haberle sustraído 5 millones de dólares al Banco Nacional de la Vivienda (BNV) mediante un préstamo para la construcción de residencias populares. 

Domínguez Trujillo hizo una excelente defensa, se desvinculó de los hechos mediante un fajo lleno de comunicaciones que así lo acreditaban. Ahora compete a la justicia Dominicana establecer responsabilidades  y sanciones. Es necesario que este caso llegue hasta las  últimas consecuencias.

Los hechos dejan traslucir la participación de políticos y banqueros inescrupulosos, que tras las sombras mueven los hilos de este caso, con la finalidad de abortar la candidatura de este talentoso joven, que  pone en riesgo la  libertad y las  fortunas  de estos modernos judas, que se han enriquecidos a la sombra de nuestra fantasmal democracia.

Luis José Ramfis Domínguez-Trujillo

 El amor a la Patria ha llevado a Ramfis a arriesgar su vida al confrontar a esta cáfila de delincuentes, que quisieran verlo muerto y harán lo imposible para impedirle llegar al gobierno. 

El País debe estar alerta, no puede dejar se le escamotee la única posibilidad de llegar a una verdadera democracia, con una justicia fuerte que, permita enviar a la cárcel a estos delincuentes disfrazados de políticos, que han endeudado al país en más de 50 mil millones de dólares y han pretendido vender su soberanía, no vamos a permitir que sigan manipulando la justicia pagando sentencias para escapar al castigo al cual que se han hecho acreedores.

 Protegen la invasión haitiana, la cual es preciso frenar mediante una ley, que antes de ser aplicada debe ser analizada por entendidos en la materia, con la finalidad de actuar con justicia  protegiendo derechos y la integridad de los ciudadanos del país. El que no pueda demostrar vínculos con la Nación Dominicana deberá abandonarla, sin importar de donde venga, todo visitante tiene que  cumplir con los plazos dados por inmigración y las leyes de la República.

Los haitianos tienen que  irse a vivir a su territorio y no obstaculizar el progreso de nuestra Patria con la masiva migración que llevan a cabo con la complicidad del partido gobernante.

Ya múltiples países del área están tomando acción en contra de esta masiva migración, pues se han dado cuenta que usan la estrategia de hacerse los sufridos, mientras violentan todos los códigos establecidos en las leyes del país anfitrión, aterrando a la población con sus machetes, defecándose en las calles, violando mujeres, robando, asesinando; pues las única leyes que conocen son las que rigen a las sociedades tribales, los instintos más básicos del ser humano. 

En una ocasión escuché al presidente Medina justificar la hasta ahora pacifica invasión haitiana, su gobierno está cedulando haitianos al vapor al parecer planea permanecer en el poder con el voto de estos extranjeros.

Recuerdo al Dr. Balaguer, cuando  alertó al País, de que grandes potencias planeaban la unificación de Haití y la República Dominicana, fue acusado de mentiroso y racista por la pandilla que  hoy nos desgobierna;  ya  sabemos donde se enquistan los traidores!

Recuerdo las palabras del padre de nuestra democracia Dr. Joaquín Balaguer Ricardo cuando nos dijo: ‘Un país podrá vivir sin libertad, pero jamás podrá hacerlo sin orden, nuestro país está a punto de diluirse’. 

Por tal razón Luis Ramfis José Domínguez Trujillo se ha convertido en una necesidad para la Nación Dominicana, es el único “político” con posibilidades de ganar que garantiza la continuidad de la Nación Dominicana, su Soberanía, Orden y Tradiciones.

Digamos no a la entrega del País, trabajemos unidos por la candidatura de Ramfis Domínguez Trujillo