Jueza Federal ordena liberación de activista inmigrante y envía mensaje claro a la comunidad

0
266

FILADELFIA, PA–La jueza Federal de distrito, Katherine Forrest comparó las prácticas de inmigración de la administración Trump con las de un régimen autoritario y solicitó esta semana, la liberación del activista Ravi Ragbir.

Después de 20 días de detención y miles de manifestaciones a su nombre, el activista inmigrante de origen trinitense, Ravi Ragbir, fue liberado después de que una jueza de distrito considerara su arresto como “cruel e innecesario”, en violación de su derecho al debido proceso.

Ragbir emigró a los Estados Unidos en 1994 desde Trinidad con un permiso de trabajo. Después de que la compañía hipotecaria para la que trabajaba fue investigada por fraude en 2001, Ravi fue condenado por conspiración a tres años de arresto domiciliario y 30 meses en una prisión federal.

Al final de su sentencia, recibió una orden de deportación sin derecho a una audiencia. Desde entonces, el trinitense ha luchado por su caso y se ha unido a la causa de muchos como él, que están casados ​​con ciudadanos estadounidenses y cuyos hijos nacen en el país.

Pero durante su chequeo de rutina con las oficinas de inmigración el 11 de enero, Ragbir fue detenido por ICE y trasladado a un centro de detención en Goshen, Nueva York.

La jueza de distrito Katherine B. Forrest luego fue sentenciada a su favor, ordenando su liberación inmediata y argumentando que los procedimientos violaron los derechos del activista que “debería haber tenido la libertad de despedirse y organizar sus asuntos antes de ser detenido”. De acuerdo con el Washington Post.

“No debería ser, y nunca lo ha sido antes, que aquellos que han vivido sin incidentes en este país durante años son sometidos a un tratamiento que asociamos con regímenes que vituperamos como injustos, regímenes en los que los que han vivido durante mucho tiempo en un país pueden ser tomado sin previo aviso desde las calles, el hogar y el trabajo. Y enviado “, dijo Forrest, quien leyó su opinión de siete páginas en voz alta en el tribunal.

 

“No somos ese país”, continuó, “y hay de ser el día en que nos convertimos en ese país bajo una ficción que las leyes lo permiten”.

Después de su liberación, Ragbir continuará luchando contra su deportación, según su abogada Alina Das.

Por su parte, ICE emitió un comunicado a Associated Press, diciendo que estaba “preocupado con el tono de la decisión del tribunal de distrito, lo que iguala el difícil trabajo que los profesionales de ICE hacen todos los días para hacer cumplir nuestras leyes de inmigración con el ‘tratamiento’ nos asociamos con regímenes que vilipendiamos como injustos”. La agencia también dijo que está “explorando activamente sus opciones de apelación”.

Una vez liberado, Ragbir, quien preside la New Santuario Coalición, decidió ir al lugar donde fue arrestado el 11 de enero para entregar un mensaje contra quienes intentan deportarlo a él y a otros.

“Hay una guerra psicológica y quieren que seamos débiles”, dijo en las afueras de la Plaza Federal 26. “Quieren que cavemos para que nuestros espíritus se rompan”.

De la mano con varios representantes religiosos que se han unido a la misión del Nuevo Santuario, Ragbir y otros 50 manifestantes se unieron en el llamado “Paseo de Jericó” fuera del edificio, según el NY Daily News. La demostración emuló la marcha de los israelíes alrededor de la ciudad de Jericó como lo relata la Biblia.

A pesar de su liberación, este activista podría enfrentar la deportación nuevamente la semana próxima, habiendo recibido una orden federal para presentarse a la deportación el 10 de febrero.

Su compañero de combate, el haitiano Jean Montrevil (cofundador de la Coalición), también fue arrestado una semana antes y deportado a Puerto Príncipe después de vivir en el país durante 30 años.