Qué podría esperarnos en 2018 en lo económico, político y personal?

0
175

Por Lic. César Fragoso

El Gobernador del Banco Central, Lic. Héctor Valdéz, terminó el año 2017 presentándonos un análisis pormenorizado de lo sucedido en República Dominicana en cuanto al crecimiento de nuestra economía y, de manera precisa, especifica que, uno de los factores que influyó negativamente para que los porcentajes de aumento fueran menores de los esperados, fue el paso por las cercanías de la geografía nacional de los ciclones que afectaron parte de nuestra tierra y sus efectos negativos para el país.

Sin embargo, a pesar de estos desastres naturales, y, le agrego yo, del interés malévolo de un puñado de mal intencionados dominicanos que apostaron a desestabilizar el país, la economía dominicana siguió, y sigue siendo, una de las más fuertes de toda América Latina.

Para el 2018 las condiciones están dadas al 1000% (Sí, al mil por ciento), para que tengamos un año PODEROSO, lleno de realizaciones económicas que catapulten el país a superar todos los años anteriores y a continuar siendo un ejemplo mundial en lo que al buen manejo macroeconómico se refiere.

Los elementos más importantes para que estos objetivos se continúen dando se deben a varios factores, todos de importancia capital, entre los que podemos mencionar como preponderantes, la seguridad que significa invertir en República Dominicana, lo cual está representado por la tranquilidad política que representa el Presidente Lic. Danilo Medina y el excelente manejo de la economía que hace nuestro experimentado Lic. Héctor Valdéz al frente del Banco Central.

Como resultado de lo antes indicado, cada día llegan a esta parte de la Isla Hispaniola nuevas inversiones extranjeras que se manifiestan en todos los sectores, destacándose entre estos, las construcciones de grandes plazas comerciales, los capitales invertidos en el Sistema Financiero Nacional con la creación de nuevos Bancos Comerciales y, muy en especial, las multimillonarias realizaciones en el Sector Turismo, lo que nos ha convertido en la Potencia Turística del Caribe.

Precisamente sobre el turismo,  tengo informaciones de primera mano, de un importante grupo de empresarios extranjeros que están interesados en hacer multimillonarias inversiones en lo que se denomina Turismo Médico Internacional, los cuales están buscando socios dominicanos para la construcción de Clínicas Turísticas, especializadas en brindar salud y disfrute del turismo al mismo tiempo.

Si le ponemos atención a esta categoría y logramos convertirnos en un destino importante para el Turismo Médico Internacional, estaríamos dando un gran paso de avance pues, está demostrado que este tipo de turismo es mucho más beneficioso que el tradicional, por una sencilla razón, quien busca salud y disfrute, gasta más dinero y, siempre anda acompañado por varios amigos o familiares.

Ante estas promisorias posibilidades económicas, lo que tenemos que hacer es pedir a Dios que siga alejando de esta tierra, que él ha bendecido, los males que podrían llegarnos como consecuencia  de las catástrofes naturales.

En lo político, el 2018 se presenta como el año que marcará lo que podría suceder en el 2020.

Este es al año en el que los dirigentes del PLD deben definir si se unen para volver a gobernarnos por un nuevo período o si definitivamente se van a dividir entre leonelistas y danilistas, a partir en dos su partido y, con ello, a poner en riesgo sus posibilidades de seguir al frente de Gobierno.

Es en estos doce meses y, lo más pronto posible, cuando las aguas se deben aclarar en la franquicia morada pues, el más leve desliz, podría dar paso a que otra fuerza política tome las riendas de la nación y, para el PLD, perder las próximas elecciones, podría significar estar varias décadas fuera del manejo del Estado.

Si en la franquicia creada por Juan Bosh no usan el 2018 para ponerse de acuerdo, las rencillas entre sus miembros se podrían radicalizar y, las heridas que se  abrirían entre ellos, no tendrían suficiente tiempo para curarse en el 2019  y los primeros meses del 20, lo cual significaría un paso importante hacia el principio del fin de la hegemonía morada.

Por su parte, los del PRM, también deben usar este 2018 como el año de su concertación institucional, definiendo sus autoridades y, de la manera más inteligentemente posible, establecer qué es lo que más le conviene a la organización para poder competir con el fuerte adversario que hoy representa el PLD.

Asimismo, los reformistas tienen en este período, la magnífica oportunidad de deponer las armas, quitarse los uniformes de guerreros contrarios y, sin pensar en los intereses personales y en las rabias y contrariedades acumuladas, convertir el 2018 en el año de la transición para volver a convertirse en una fuerza política de importancia en nuestro país.

Les prometo que en los próximos días les escribiré algo más ampliado sobre mi amado PRSC y lo que, según mi criterio, podría ser la solución a los problemas que hoy afectan a los coloraos.

En lo personal, depende de cada cual la definición de cómo será su año.

Dicen por ahí que la mejor definición de locura, es querer tener resultados diferentes haciendo siempre lo mismo.

Si usted, que me honra con su lectura, se decide hoy, a hacer cosas distintas a las que ha hecho durante su existir, su 2018 puede ser el año que  marque la diferencia entre un antes y un después. Defina ahora mismo que este año sea mejor que el anterior y, le aseguro que, si pone de su parte, los resultados serán muy diferentes.

Todos deberíamos ser parte de las soluciones y, con el marcado interés de ayudar a que sigamos mejorando, preguntarnos: Que podría esperarnos en el 2018 en: lo económico, lo político y lo personal?