Suspenden licencia abogada dominicana acusada de fraude

0
338

Por Miguel Cruz Tejada

BOSTON.- La Junta de Supervisores de Barras del estado de Massachusetts, le suspendió la licencia a la abogada dominicana de bienes raíces, Jasmín Polanco, quien se declaró culpable en marzo por un fraude hipotecario multimillonario.

Los fiscales federales dijeron que ella, fue detenida y acusada junto a la también dominicana Griseri Jiménez, una de sus asistentas y Vanessa Ricci, una agente de inversiones hipotecarias, con relación a la venta de propiedades fantasmas a bancos y empresas de bienes raíces.

Polanco de 37 años de edad, operaba sus oficinas en el poblado de Methuen, cerca de Boston, donde numerosos agentes del FBI allanaron el local y se llevaron las computadoras y documentos comprometedores como parte de las supuestas evidencias, dijo el Departamento de Justicia (DOJ) en un comunicado.

Ella trabajaba en el área conocida como Gran Lawrence, y admitió ser parte de una  conspiración generalizada para defraudar a bancos y compañías hipotecarias al participar en ventas falsas de propiedades residenciales en el Valle Merrimack, según el DOJ.

Polanco se declaró culpable en marzo de un cargo de conspiración para cometer fraude bancario, que conlleva penas máximas de 30 años en prisión federal seguidas de tres años o liberación supervisada y una multa de $1 millón de dólares.

La acusación contra Polanco surgió de un supuesto plan para defraudar a varios bancos mediante la venta de propiedades en Haverhill, Lawrence y Methuen, donde los supuestos vendedores permanecían en sus casas y su deuda se reducía sustancialmente.

“Una venta corta es una venta de bienes inmuebles por un valor inferior al valor de cualquier deuda hipotecaria sobre la propiedad. Las ventas cortas son una alternativa a la ejecución hipotecaria que generalmente ocurre solo con el consentimiento del prestamista hipotecario”, según la declaración del DOJ.

El departamento de justicia,  señaló que generalmente el prestamista absorbe una pérdida del préstamo y libera al prestatario del saldo impago.

El esquema fraudulento se desarrolló entre agosto de 2007 y junio de 2010, un período que incluyó el apogeo de la crisis financiera y sus consecuencias.