Desestiman querella contra Johnny Méndez

0
215

La Comisión de Ética de la Cámara desestimó por unanimidad la querella de la empleada cameral Soniel Torres en contra del presidente de ese Cuerpo, Carlos “Johnny” Méndez, en la que alegó que no le brindó protección como víctima de violencia de género.

“Discutimos punto por punto (la querella) y no encontramos violación de ética alguna de parte del presidente de la Cámara”, dijo a la salida de la reunión el presidente de la Comisión de Ética, José Alberto Banchs.

Torres Suárez es la mujer que en noviembre denunció en la Policía haber sido víctima de agresión bajo la Ley 54 de violencia doméstica por parte de su jefe, el representante Ramón Rodríguez Ruiz. Luego, cambió la versión y ha negado que haya sido el legislador quien la agredió, pero se ha negado a decir quién fue.

El líder cameral, por su parte, había dicho que le ofrecieron protección en tres ocasiones y que Torres Suárez la declinó.

Méndez ha sido uno de los que le ha pedido la renuncia a Rodríguez Ruiz y ha amenazado con expulsarlo mediante juicio por residenciamiento. El gobernador Ricardo Rosselló hizo lo propio.

Rodríguez Ruiz tambien encara investigaciones por alegadas irregularidades en el recibo de donativos y otorgación de contratos.

Otra querella que se vió hoy la Comisión fue la hostigamiento sexual presentada contra el vicepresidente de ese cuerpo legislativo, José “Pichy” Torres Zamora. Banchs dijo que la están trabajando y “vamos a estar citando nuevamente a la Comisión para enero 17, a las 10:00 a.m.”.

El presidente de la Comisión de Ética, en cuanto al caso de Méndez, sostuvo que “no encontramos señalamientos éticos referente a la querella que ella presentó. Fuimos punto por punto (el proceso es confidencial), pero no encontramos fundamento ético para hacer un señalamiento al presidente de la Cámara”.

Uno de los miembros de la Comisión, el representante del Partido Independentista Puertorriqueño, Dennis Márquez, sobre el análisis hecho para desestimar la querella mencionó que entre los planteamientos estaba uno de “que había una violación al Código de Ética porque él (Méndez) no se inhibió de los procedimientos del código ético; el presidente del Cuerpo no pertenece a la Comisión de Ética”, alertó.

También mencionó que “se hacen citas a leyes federales que son inaplicables al proceso. Se plantean asuntos sobre elementos de confidencialidad que es un asunto, que es este caso le corresponde a quien era el querellado”.

Agregó que además se hicieron “alegaciones generales sobre información de terceros; tampoco es una imputación de una violación de ética”.

Mientras, y sobre el caso de Zamora, Banchs reiteró que “no hemos concluido el proceso… Nos volveremos a reunir. (Faltan) algunos detalles. Es referente a una coordinación entre los compañeros. Unos requerimientos tanto de mayoría como de minoría para tomar una determinación responsable para el país y para el pueblo”.

Indicó que “ya citamos a todos los testigos. Estamos en la discusión de unos documentos y en el proceso de la logística y ya con eso debemos estar tomando una decisión”.

Márquez, por su parte, agregó que están viendo los documentos que han surgido como parte de la investigación, “incluso las relaciones de hechos que se están discutiendo… y vamos a tomar una decisión el 17 de enero. En este caso nosotros fuimos testigos, escuchamos testigos, vimos documentos, por lo tanto es un asunto que hay que deliberar y adjudicar credibilidad… Esto es una gran responsabilidad y hay que tomarla con mucha seriedad”, sentenció.

Una de las que fue citadas ante la Comisión de Ética, fue la exempleada de la Legislatura que alega haber sido acosada sexualmente por el vicepresidente de la Cámara y por un empleado de éste. La mujer, el día que declaró entró en contradicciones en el interrogatorio que le hicieron los miembros de la Comisión de Ética, según fuentes de este diario.

Mencionaron que ese día la querellante ofreció respuestas distintas a los legisladores sobre elementos contenidos en el informe que rindió la abogada Blanca Sáez a la Cámara, quien fue contratada para que hiciera una investigación de los hechos.

En agosto pasado, la mujer denunció que un empleado de Torres Zamora la obligó a tener sexo oral con él como condición para mantener su empleo en la Cámara y que el legislador le dijo en una reunión que “eventualmente va haber campaña, vamos a quedarnos en algunos pueblos y eventualmente tu y yo vamos a tener sexo”.

Mientras la mujer se reafirma en sus imputaciones, Zamora ha dicho que está tranquilo y que “la verdad siempre surgirá”.

El informe de Sáez, que fue rendido en agosto, concluyó que en el caso del director de la oficina, Félix Daniel García, pudo haber ocurrido algún tipo de conducta indeseada y se recomendó pasar el asunto a la Oficina de Capital Humano de la Cámara.

Fuente: Primera Hora