El amor en el Banquete

Por: Homero Luciano

Con una plegaria a Apolo, el dios sanador, se inició por los años  370 a. C, la reunión de comensales que habían sido convocados a la casa de Agatón para discutir sobre el amor.  Así lo dijo Apolodoro en  la narración que ocurrió en aquel tiempo, y que hemos disfrutado gracias a Platón en el “Banquete”,  que es  una de sus obras más importantes, más perfectas, y que más influencia ha tenido en todo el pensamiento universal.

Después, que se tiene el privilegio de vivir más allá de los cincuenta, y tener la oportunidad tranquila de repasar nuestras  memorias, releer El Banquete de Platón, en esta época decembrina, donde el “amor” es el centro  de las festividades pascuales, resulta una lectura confortante y oportuna.

Al parecer, por tratarse en esta obra del amor con un  enfoque filosófico, es que algunos tratadistas han tipificado  de “Amor platónico”,   la visión que tuvo Platón acerca del amor, dando una  interpretación de que el amor «platónico»,  es aquel  no correspondido o imposible.

Pero en esencia no es de eso que se trata. Los postulante convidados al Banquete, trataron del amor desde el color del cristal con que ellos lo miraban. Hablaron  de Eros, del Eros noble y del Eros vulgar.  Pero en definitiva, hacia donde nos conduce Platón al través de Sócrates,  es al amor del alma,  al amor que  en resume, se centra en  el deseo de poseer siempre el bien; al amor como  impulso que nos lleva a  conocer y  a contemplar la belleza en todas sus manifestaciones.

Aspirar en estas breves líneas, analizar con amplitud la obra y las ponencias  expuesta en ese simposio, no es nuestro propósito. Más bien,  lo que aspiramos es que podamos  acercarnos  a este Banquete, que tiene como centro fundamental el amor, y  que  desencadenó en una  fiesta que alcanzó  hasta el alba, y Sócrates  se ha quedado  en vigilia, en la espera nuestra,  para conversarnos, porque ya todos se han ido y  el sueño ni el alcohol han minado su entereza… Te invito, que es en definitiva mi propósito, que  en este tiempo, disfrutemos  en releer este rico  “Banquete”,  en que se puede apreciar el amor que en definitiva es lo que nos proporciona la  paz  que deceamos. ¡Feliz Navidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *