La impotencia se apodera en el Oeste de Puerto Rico

Colaboración de Jacqueline Tineo/Pregón Latino para Diáspora Dominicana

Aguadilla, Puerto Rico.-El caos, la incertidumbre, arropa a Puerto Rico, no solo por la devastación que hizo el huracán Maria, sino devastado por algunos que aun  en esta situación de dolor estan saqueando comercios y casas.

La impotencia crece frente a las filas interminables en las gasolineras, la desesperación frente a la salud que se deteriora está haciendo que muchas personas se vayan de Puerto Rico, a esto, se suma  la falta de energia eléctrica que colapsó en su totalidad en toda la Isla, asi mismo el servicio de telecomunicaciones y el agua potable en un 75 % de la población.

Según algunas fuentes entrevistadas en la unica emisora radial que se mantuvo informando sobre el paso de Maria, aún quedan comunidades aisladas, las cuales aun no han podido llegar por los puentes derribados a causa de las crecida de los rios, postes de electricidad y arboles aun por remover, personas en refugios en condiciones criticas por la falta de luz y agua, personas sin alimentos, hospitales cerrados por falta de diesel, algunos clausurados por bacterias.

En esta situación de calamidad los mas bulnerables son los niños y ancianos y peor aun, aquellos  a quiene por alguna condición estan encamados.

Hoy hace precisamente 15 dias del paso del huracán Maria por la Isla. Aun cuando sales a la calle hay negocios cerrados, abandonados por la falta de generadores. Los pocos abiertos solo estan de 7:00 a 5:00 de la tarde.

En algunos supermercados las áreas frias han sido clausuradas, en agunos hay que hacer filas para entrar de 10 en 10. El toque de Queda se había puesto hasta el 8 de octubre se quitó antes por  las necesidades de la población de estar en filas interminables tras gasolina.

La ley seca fue levantada tras la petición de muchos comerciantes que viven de las ventas de bebidas y estaban afectando prácticamente el negocio.

Hay mucho por reconstruir. Pasarán muchos meses para que Puerto Rico  se levante. Pasará mucho tiempo para volver a operar con «normalidad» pero ahora desde una conciencia critica  alta en responsabilidad de todos.

Pasará mucho tiempo, pero no tanto en darnos cuenta que hemos de ser agradecidos por la bendición de la vida, porque comparado a otros que lo han perdido todo, a Puerto Rico, auque fue devastado, esto fue un rasguño de advertencia, de enseñanza de crecimiento. Es el momento de mejor  reestructuración y planificación

NO SE REMIENDA LO VIEJO CON LO NUEVO PORQUE SE ROMPERIA, ES NECESARIO ARRANCAR Y DERRIVAR, SACAR Y VOTRA LO VIEJO, LO QUE OBSTACULIZA, LO QUE NO NO SIRVE Y HACERLO TODO DE NUEVO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *