www.diasporadominicana.com

Fiesta de toros, religiosidad y cofrades

Por. Juan José Mesa

“Los Toros de la Virgen” constituyen una tradición centenaria que se enmarca dentro de las actividades de las fiestas patronales de la provincia La Altagracia; y se lleva a cabo el día 14 de agosto de cada año, fecha en que realizan su entrada a la Villa de Salvaleón de Higüey; luego de concluir una peregrinación de varios dias que inicia en los campos dé ciudades las aledañas, coincidiendo con las demás fiestas y formas de celebrar en todo el municipio. Para algunos que sin tener en cuenta todos sus valores, y el significado de poner en valor el patrimonio inmaterial de los pueblos; éstas tradiciones se juzgan como expresiones de una religiosidad caduca que se deben superar. Sin embargo, cómo comisario de la exposición individual del artista Omar Molina Oviedo; que bajo el título “Fiesta de toros, religiosidad y cofrades” forma parte integral de las celebraciones de las festividades de la edición año 2017, recurro a la frase que una vez dijo el Papa Francisco, en sus declaraciones a los periodistas al regreso de la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro en el año 2013: (…) “Quién soy para juzgarle…”. ¿Quién soy yo para opinar o cuestionar en ese sentido? Más bien lo que puedo decir, es que lo poco que hoy conservamos de las tradiciones, usos y costumbres de los pueblos, es lo que sirve como fuente para el conocimiento de nuestro pasado.

Hace aproximadamente ocho meses le comentaba a Monseñor De la Rosa Carpio, durante un encuentro fortuito en el acto inaugural de exquisita exposición “Camino al Santuario” del artista higüeyano Cristóbal Rodríguez, que el Museo de La Altagracia trajo a la ciudad de Santo Domingo, (…) “que en la República Dominicana aún no se valoran correctamente estas exhibiciones pictóricas, y por tanto, no se le dedica el tiempo necesario al estudio de las tradiciones; para exhibir adecuadamente, promoverlas y explotar todo el patrimonio material e inmaterial íntimamente ligado a la religiosidad de nuestros pueblos”.

Como director del Centro de Estudios del Arte Caribeño CEAC, no necesitábamos que esa razón, fuera el origen para aceptar el reto de animar al joven artista Molina Oviedo a realizar la muestra, y llevarla a cabo junto al equipo del museo bajo la supervisión y cuidado de Josefina Pichardo Casasnovas, quien funge a su vez como su directora. Sino una íntima convicción de la finalidad reformular el concepto de quienes de manera antagónica pretenden provocar la pérdida o la destrucción de esta manera de vivir la fe.

La cual a su vez, constituye el objeto principal sin duda, para manifestar el agradecimiento a través de los toretes que son donados por familias de devotos de la virgen María; los cuales son recogidos en los diferentes campos del Este por los comisarios integrantes de la ‘Hermandad de Los Toros de la Virgen’, quienes a caballos y a pie, a ritmo de cánticos y acompañados de peregrinos vienen a cumplir sus promesas culminando con la entrega los animales a las autoridades de la iglesia católica en Higüey.

Para luego ser subastados en la ‘Feria Agropecuaria de la Región Este’ y con el dinero obtenido de su venta realizar una parte de las labores de asistencia social que lleva a cabo la diócesis católica de La Altagracia. Así las cosas, Omar Molina Oviedo, de artista pasa a ser protagonista de una tradición de la ciudad de Salvaleón de Higüey. Para que con una actitud reflexiva y pensante y, pienso que también, interrogante -la que creo que es la base y la clave de toda la cultura- así como su manifiesta pasión taurina, su interés por el conocimiento y por el saber; convertirse él en testigo y artífice de creaciones tan elocuentes que dan cuenta que tal ofrecimiento, es asumido y visto por los cofrades o los ciudadanos, como un compromiso, por una parte, y de esperanzas de la otra parte.

O mejor, y una manera más explicativa; que dicha tradición, es un acto que implica una relación directa entre quien tiene la solución al problema, y el que tiene la convicción de la gratitud que llegará a la divinidad de esta manera. Dejándonos en cambio, unas imágenes que han participado al mismo tiempo, de la intensidad de los cánticos, las salves, los rezos, los ritmos, los movimientos de la danza y los bailes, el peregrinaje, la plasticidad pictórica del arte y la profundidad efímera de un espectáculo de pueblo, que tiene a su vez algo de magia, de rito e improvisación, mezclado con la religiosidad, los mitos y el simbolismo de la celebración y los ofrecimientos de los devotos de la Virgen de La Altagracia, en una fiesta que cada año le ofrecen por su devoción, sus mejores ejemplares de ganado vacuno.

Obras que a su vez, han sido hechas partiendo de una conciencia clarividente, que la sociedad de hoy ostenta grandes prejuicios en contra de estas celebraciones; y nos dejan un mensaje unificador ante el mundo, de una la religiosidad popular pregonera de que todas las personas que pudieran estar sujetas a todo tipo de adversidades, y que pueden librarse de tales contingencias a través de intercesores celestiales; pudiendo lograr el beneficio divino a través de la intervención de la Virgen María mediante la devoción y el diezmo a los santuarios para ayudar a los necesitados.

Datos útiles: Museo de La Altagracia “Fiesta de toros, religiosidad y cofrades” Exposición individual de Omar Molina Oviedo Comisario: Juan José Mesa Museografía: Josefina Pichardo Casasnovas Fecha: Del 12 de agosto al 12 de septiembre 2017 Lugar: Sala de Exposiciones Temporales del Museo de La Altagracia, Salvaleón de Higüey, La Altagracia. Dirección: Arzobispo Nouel, Jardines de La Basilica, Higuey, República Dominicana Horario de visitas: Martes a domingos, en horario de 8:30am a 5:00pm. El Museo de la Altagracia, cuya directora es Josefina Pichardo Casasnovas, nace de la idea de preservar, transmitir y valorar la herencia cultural y religiosa creada en torno de la primera advocación mariana de América.

Es un lugar privilegiado y único para el deleite y el conocimiento de la identidad dominicana. Su patrimonio incluye objetos históricos, artísticos y sacros, a través de los cuales el visitante entra en contacto con un legado que permanece vivo. En siete salas el visitante podrá aprender, conocer y sorprenderse con todo el patrimonio exhibido.

URL: http://diasporadominicana.com/?p=124466

Escrito por en Ago 12 2017. Archivado bajo Noticias, Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

300x250 ad code [Inner pages]

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Primer Periódico Digital Dominicano en Puerto Rico y Primero con noticias de la Diáspora Dominicana en el Mundo (Derechos Reservados)
Designed by Gabfire themes