No deben culpar a un minusválido mental

Olga Capellán, comunicadora. Reside en España

Por Olga Capellán.-

En este país muchos desaprensivos viven de la chercha, sin saber el daño que causan a los demás, así ha quedado demostrado cuando mucho ignorantes se valen de las oportunidades que les brindan las redes sociales para acometer bromas que muchas veces general hechos lamentables.

Esta información apropósito de un video que actualmente rueda por las redes sociales, donde desaprensivos utilizan a un joven con minusvalía mental haciendo declaraciones antipatrióticas, sin saber el daño que causan al joven y a su propia familia.

Muchos jóvenes por estar en la chercha no piensan en las consecuencias que esto puede traer y sobre todo, aunque mucho no se dan cuenta: las redes sociales a veces resultan ser muy peligrosas si se le da un manejo inadecuado.

La policía nacional hoy busca a Carlos Cuchillo, por ultraje a la patria, residente en Barrio Nuevo Km 10 y medio de Villa Mella, luego que este se expresara de manera soez en referencia a la quema de la Bandera Dominicana y a favor de la inmigración haitiana, mientras se encontraba juntos a algunos ciudadanos de esta nacionalidad, y de quienes le animaron y le grabaron el video.

Con esta acción los desaprensivos solo buscan fomentar la xenofobia en el país en contra de los haitianos, que aunque no es un secreto la sobrepoblación de estos ciudadanos en el territorio dominicano, pero no es menos cierto que en este país se ha creado una animadversión contra los hermanos vecinos, para incentivar el odio y provocar la ira en busca de la repatriación de los mismos.

Lo cierto es: la policía no debería estar buscando a Carlos Cuchillo porque es enajenado mental, sino a quienes le animaron y le efectuaron la grabación con la cual se expresó en contra de su país.

Ya es de todo conocido la forma en que la policía dominicana actúa en caso de tal naturaleza, lo que no deja de ser preocupante, porque el mismo puede traer una desgracia a esa humilde familia villamellense, solo por la acción de unos desaprensivos del barrio, que deberían ser el verdadero objetivo de las autoridades.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *