www.diasporadominicana.com

Cómo usar los productos para las uñas de manera segura


Las manicuras y pedicuras pueden ser bonitas. Los productos cosméticos utilizados, tales como los esmaltes de uñas y los quitaesmaltes, también deben ser seguros y son controlados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

La FDA también controla los aparatos que se usan para secar (o “curar”) las uñas artificiales o el esmalte de gel para uñas como productos electrónicos, porque emiten radiación.

Usted puede hacer su parte para mantenerse a salvo (y lucir bien arreglada también) siguiendo todas las instrucciones de la etiqueta y prestando atención a cualquier declaración de advertencia indicada en estos productos.

Ingredientes y advertencias de los productos para el cuidado de las uñas:

Los productos e ingredientes (excepto la mayoría de los colorantes) cosméticos, entre ellos los productos para uñas, no necesitan de la aprobación de la FDA antes de salir al mercado.

Pero estos productos deben ser seguros al emplearse según su uso previsto (tome en cuenta que los productos para las uñas indicados para el tratamiento de problemas médicos están clasificados como medicamentos y sí necesitan la aprobación de la FDA).

Captura de video de youtube FDA

Los productos cosméticos para el cuidado de las uñas también deben incluir todas las instrucciones o advertencias necesarias para ser usados con seguridad. Por ejemplo:

  • Algunos productos para las uñas pueden incendiarse con facilidad, por lo que no debe exponerlos al fuego (como el de un cigarrillo encendido) ni a fuentes de calor (como la de unas tenazas para el cabello).
  • Algunos pueden dañar los ojos, así que debe evitar la exposición a ellos.
  • Algunos sólo deben ser usados en espacios con buena circulación de aire (ventilación).
  •  Algunos de sus ingredientes pueden ser nocivos si se ingieren, por lo que estos productos no deben ser consumidos por ninguna persona o mascota.

Tenga en cuenta también que los cosméticos disponibles para el público en general, tales como los que están a la venta en las tiendas o en línea, deben enumerar sus ingredientes en un orden decreciente por cantidad. Si le preocupan ciertos ingredientes, puede consultar la etiqueta y evitar usar aquellos productos que los contengan.

Por ejemplo, algunos endurecedores y esmaltes de uñas pueden contener formaldehído, el cual puede causar irritación de la piel o una reacción alérgica, y los acrílicos utilizados en algunas uñas artificiales y a veces en los esmaltes de uñas también pueden causar reacciones alérgicas (para conocer más sobre los ingredientes, visite la página de la FDA sobre los productos para el cuidado de las uñas (en inglés).

¿La conclusión? Hay que leer las etiquetas y seguir todas las instrucciones de los productos cosméticos. Y si va a un salón para hacerte una manicura o una pedicura, asegúrese de que el espacio tenga buena ventilación.

Importante: Las prácticas de los salones de uñas son controladas por los estados, y no por la FDA. Si es el propietario o empleado de un salón de uñas, usted puede encontrar información sobre cómo mantenerlo seguro en la página de internet de la Administración de Seguridad y Salud del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos.

Si tiene alguna pregunta acerca de si ciertos productos para las uñas son adecuados para usted, hable con su prestador de servicios de salud.

Acerca de las lámparas para el secado y curado de las uñas, y de la exposición a la luz ultravioleta

Las lámparas de luz ultravioleta (UV) para curar las uñas son unidades de mesa utilizadas para secar o “curar” las uñas de acrílico o de gel, o el esmalte de gel para uñas. Estos aparatos son utilizados en salones y vendidos en línea. Usan lámparas o lueces de diodo emisor luz (LED) que emiten radiación ultravioleta o UV (las lámparas de curado de uñas son diferentes de las lámparas de bronceado, a veces también llamadas “camas de bronceado”; usted puede conocer más acerca de los riesgos que presentan las lámparas de bronceado en el portal de la FDA).

La exposición a la radiación ultravioleta puede dañar su piel, sobre todo con el tiempo. Por ejemplo, puede ocasionar arrugas prematuras, manchas e incluso cáncer de piel.

Pero la FDA considera las lámparas de curado de uñas como aparatos de bajo riesgo cuando se utilizan según las instrucciones de la etiqueta. Por ejemplo, un estudio publicado en 2013 disclaimer iconindicaba que —hasta para la peor lámpara evaluada— 36 minutos de exposición diaria a esta lámpara estaba por debajo de los límites de exposición ocupacional para la radiación ultravioleta (tenga en cuenta que estos límites sólo corresponden para las personas normales y sanas, y no para quienes puedan tener alguna afección que los haga más sensibles a esta radiación).

A la fecha, la FDA no ha recibido ninguna denuncia de quemaduras o cáncer de piel atribuidos a estas lámparas.

Dicho esto, si le preocupan los posibles riesgos de la exposición a la luz ultravioleta, usted puede evitar el uso de estas lámparas.

En particular, usted tal vez quiera evitar el uso de estas lámparas si está tomando ciertos medicamentos o suplementos que lo hagan más sensible a los rayos ultravioleta. Estos medicamentos incluyen algunos antibióticos, anticonceptivos orales y estrógenos, y suplementos que pueden incluir la hierba de San Juan. Consulte una lista ampliada de los medicamentos que pueden causar sensibilidad a la luz del sol en el portal de la FDA.

Además, quítese el maquillaje, las fragancias y los productos para la piel (¡excepto el protector solar!) antes de utilizar estas lámparas, ya que algunos de estos productos pueden volverlo más sensibles a los rayos ultravioleta.

Si tiene alguna pregunta sobre el uso de las lámparas de secado o curado de uñas, consulte con un profesional de la salud.

Y si decide usar estos aparatos, usted puede reducir la exposición a los rayos ultravioleta:

  • Usando guantes que absorben la radiación ultravioleta y sólo dejan expuestas las uñas.
  • Usando un protector solar de amplio espectro con un factor de protección solar (FPS) de 15 o más (como los tratamientos para las uñas pueden incluir una exposición al agua, siga las instrucciones de uso de la etiqueta del protector solar para estas situaciones).

Por último, las lámparas de curado de uñas suelen venir con instrucciones para el tiempo de exposición. En general, cuanto menor sea la exposición, menor será el riesgo. Así que siempre siga las instrucciones de la etiqueta, cuando las haya. En general, no debe utilizar estos aparatos por más de 10 minutos por mano, por sesión.

Cómo denunciar los problemas con los productos para las uñas

Si alguna vez presenta una reacción adversa a una lámpara de curado o un producto cosmético para las uñas, por favor consulte con su prestador de servicios de salud y luego informe a la FDA.

Usted puede llamar a un Coordinador de Quejas del Consumidor de la FDA (los número de teléfono para su región están disponibles en línea) o denunciar el problema a través de MedWatch, el Programa de Información de Seguridad y Denuncia de Efectos Adversos de la dependencia.

Este artículo está disponible en la página de Artículos para el Consumidor de la FDA, en la cual se publican las últimas novedades sobre todos los productos regulados por la FDA.

6 de Julio de 2017

FUENTE: FDA

URL: http://diasporadominicana.com/?p=122966

Escrito por en Jul 9 2017. Archivado bajo Noticias, Salud. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

300x250 ad code [Inner pages]

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Primer Periódico Digital Dominicano en Puerto Rico y Primero con noticias de la Diáspora Dominicana en el Mundo (Derechos Reservados)
Designed by Gabfire themes