Apología a una gestión cultural

0
5
Dr. Homero Luciano

Por Homero Luciano

 
Desde su fundación, la Organización Latino Americana de Asistencia Social (OLAS) tiene claramente definida su misión cultural. Consiste en  promover, incentivar, diseñar y realizar proyectos culturales que involucren a toda la diáspora hispana residente en el estado de la Florida. Este propósito se cristalizó en el año 2013, al realizar la Primera Feria Internacional del Libro Dominico Hispano en la Ciudad de Orlando.
 
Librando obstáculos, hemos cosechado logros tangibles. Estamos arribando al primer Lustro y  el  próximo mes de Julio, los días viernes 21 y sábado 22 celebraremos la quinta edición, en la que  honramos a Don Pedro Mir, poeta nacional dominicano y para continuar entrelazando nuestra hermandad latinoamericanista, tendremos al Perú como país invitado de honor.
 
En esta oportunidad, como en las anteriores,  han hecho causa común con OLAS importantes exponentes de nuestras letras  y  sectores de gran peso social  de nuestras comunidades, lo que indica que hemos avanzado, al  obtener un sólido respaldo a la invitación que les hemos cursado.
 
Lamentablemente, siendo la Feria del libro Dominico Hispano de la ciudad de Orlando el evento que concita la mayor atención de la diáspora dominicana en el estado de la Florida, no cuenta con el respaldo requerido de instituciones del gobierno Dominicano, que tienen el compromiso de incentivar acciones de esta naturaleza.
 
Siempre he resaltado, que según las últimas estadísticas publicadas  por organismos oficiales del gobierno norteamericano,  indican que del  año 2000 al 2010  los Dominicanos residentes en Estados Unidos alcanzaron ingresos de 16,892 millones de dólares, cifra equivalente a un tercio del PIB de la Republica Dominicana, y de esa cantidad los criollos que viven en el  estado de la  Florida, produjeron  1, 802 millones de dólares  para un 10.7 %.
 
Independientemente de ese significativo aporte, que se refleja en la economía del país, con el envío de remesas, esta población  no ha logrado la  atención que esta realidad impone por parte de sus autoridades.
 
Los dominicanos que viven en la Florida, ascienden a unos 197,787, de los cuales unos 100 mil están localizados en Miami, Fort Lauderdale y Pompano Beach, otros 97 mil viven en la Florida Central o lo que es lo mismo Orlando- Kissimmee- Sanford-Tampa-  St. Petesburg  y  Clearwater.
 
Este crecimiento de nuestra comunidad obliga al gobierno tomarnos en cuenta para futuros incentivos de las políticas públicas, ya que resulta frustrante que un proyecto cultural como el emprendido por OLAS, no cuente con el respaldo oficial de las instituciones que regulan el que hacer social y cultural.
 
Cual quijote, hemos hecho camino, logrando presentar un evento digno de los invitados que nos han honrado. Esta también no será la excepción, cumplirá su cometido, y el próximo mes de Julio en la soleada y mágica ciudad de Orlando los esperamos con los brazos abiertos. ¡Sean todos bienvenidos!.