RD rinde homenaje centenario nacimiento Augusto Roa Bastos

0
7

 

Un grupo de dominicanos junto al embajador de Paraguay, rindieron homenaje en el Parque Iberoamericano al más importante de los escritores y periodistas de esa nación sudamericana.

José Rafael Sosa

La estatua del más importante escritor de Paraguay, emplazada en el Parque Iberoamericano, fue el lugar seleccionado por u n grupo de dominicanos  y  la embajada de ese país, para rendir homenaje a Augusto Roa Bastos.


Desde la izquierda: Wilberto Otazu, cónsul de Paraguay, Aurelio Benítez, ministro consejero, Carolina de Núñez, Rafael Núñez Cedeño, profesor  dominicano de la Universidad de Illinois, Juan Gilberto Núñez, presidente de la Fundación Luces&Sombras y escultor, Pedro Sánchez Legizamón, embajador de Paraguay, Maribel Contreras, Erwin Renaldy, Susana Silva, Miranda Núñez e Ivanna Mora.

La estatua, instalada allí por la Fundación Luces y Sombras, que dirige Juan Gilberto Núñez, acogió  decenas de personas, sobre todo escritores y gestores de cultura, para  rendir homenaje a Roa Bastos, ante la presencia del embajador de Paraguay, su excelencia Pedro Sánchez Legizamon.

El enviado diplomático paraguayo  destacó que Roa Bastos, además de escritor, fue periodista, guionista de cine y ciclista de vocación, y que dejó una obra considerada como una de las más trascendentales de la literatura iberoamericana.

Juan Gilberto Núñez, quien recientemente fue condecorado en Asunción, la capital paraguaya, por el Senado de país en reconocimiento a sus aportes a la difusión de la cultura de ese país  por medio de estatuas y bustos instalados allí y en República Dominicana, sobre todo de Roa Bastos y primero de Agustín Pio Barrios, Mangoré, el principal músico clásico y popular del Paraguay.

Núñez destacó que Paraguay ha sabido enfrentar todos los retos históricos que ha tenido de frente y de los cuales ha salido adelante como un  pueblo digno capaz de superar todas las grandes pruebas a las que ha sido sometido.

Sánchez Legizamón refirió que las novelas más importantes de Roa Bastos, son: Hijo de hombre (1960), Yo el Supremo (1974), Vigilia del Almirante (1992), El fiscal (1993), Contravida (1994) y  Madama Sui (1995).

En el acto moderado por la periodista Marivel Contreras, actuó Susana Silfa, interpretando poemas musicalizados de Roa Bastos, con el respaldo musical del guitarrista  Erwin  Renaldy.

El embajador declaró que la pasada XV Feria Internacional del  Libro sirvió para desplegar la cultura del Paraguay y para que el Ministerio de Cultura, pusiera a circular dos libros con lo mejor de la narrativa y la poesía de su país, en ediciones bi-lingue español y guaraní. Dos de esos libros fueron entregados por el embajador Sánchez Legizamón y al escritor dominicano Rafael Núñez Cedeño, profesor de la Universidad de Illilnois, Estados Unidos.

 

En el marco del centenario del autor de “Hijo de Hombre” se presentarán en Paraguay obras inéditas como cuentos, ensayos, poemas, artículos periodísticos y algunos de los guiones de cine que escribió durante su estancia en la Argentina.
Nacido el 13 de junio de 1917 en Asunción, Roa Bastos falleció en la capital paraguaya el 26 de abril de 2005.

Sus novelas y cuentos, producidas mayormente en el exilio, fueron traducidas, al menos, a veinticinco idiomas. La obra de Roa se caracteriza por el retrato que hace de la cruda realidad del pueblo paraguayo, a través de la recuperación de la historia y la reivindicación de su carácter de nación bilingüe, el español y el dulce idioma guaraní.

Augusto Roa Bastos (AsunciónParaguay13 de junio de 1917 – Ib.26 de abril de 2005) fue un escritorperiodista y guionista paraguayo.

Está considerado como el autor más importante de su país y uno de los más destacados en la literatura latinoamericana.

Ganó el Premio Cervantes en 1989 y sus obras han sido traducidas a, por lo menos, veinticinco idiomas.

Producida en su mayor parte en el exilio, la obra de Roa se caracteriza por el retrato que hace de la cruda realidad del pueblo paraguayo, a través de la recuperación de la historia de su país y la reivindicación de su carácter de nación bilingüe (Paraguay también tiene el idioma guaraní como lengua oficial); y la reflexión sobre el poder en todas sus manifestaciones, tema central de su novela Yo el Supremo (1974), considerada su obra maestra y una de las cien mejores novelas del siglo XX en lengua castellana, según el periódico español El Mundo.