Vil crimen de periodistas en República Dominicana

Gheidy de la Cruz, periodista

Por Gheidy de la Cruz

@gdelacruz11

(Publicado originalmente en el periódico El Nuevo Día de Puerto Rico como columna invitada)

Resulta inconcebible y altamente condenable que en pleno siglo XXI el ejercicio periodístico en la República Dominicana haya tocado fondo, esta vez con el vil asesinato de dos periodistas de San Pedro de Macorís, municipio al este del país, quienes cayeron abatidos a tiros en la misma cabina de radio desde donde transmitían su programa mañanero y desde donde hacían duras críticas en contra de la corrupción y el narcotráfico.

Leo Martínez y Luis Manuel Medina, que por más de 25 años no callaron sus verdades por fuertes que estas fueran, hoy se unen a la larga lista de periodistas asesinados en América Latina, y no quiero pensar que continuemos formando parte de las lamentables estadísticas de países que como México cada año registran, no solo agresiones, sino que muchos de nuestros colegas son asesinados y sus crímenes quedan impunes.

En este caso, tal y como ha expresado el presidente de nuestro gremio (Colegio Dominicano de Periodistas –CDP-), Olivo de León, en nuestro país nunca habíamos presenciado un hecho de esta magnitud, por lo que se podría tratar de un “un asesinato por encargo.»

Hace apenas unos días ambos comunicadores habían colgado en las redes sociales un vídeo en el que mostraban imágenes de una laguna contaminada con aguas residuales sin tratamiento, y este es uno de los muchos elementos que ahora salen a relucir y que las autoridades en el país tienen el deber de investigar profundamente, además del testimonio de la secretaria de la estación radial 103FM, Dayana Isabel García, testigo clave del hecho y a quien uno de los proyectiles la alcanzó, teniendo que ser ingresada en un centro médico en la provincia.

Ambos comunicadores eran muy queridos y respetados en su pueblo, de hecho, según se nos informó se paseaban por las calles sin ningún tipo de seguridad, a pesar de su arriesgado oficio de denuncias.

Nos sumamos al reclamo de organismos internacionales periodísticos, como la Sociedad Interamericana de Prensa, Reporteros Sin Fronteras y reputados periodistas, afiliados a otras entidades internacionales, además de miembros directivos del CDP, como son Rose Mary Santana y Jesús M. Rojas, pertenecientes a la Federación Internacional de Prensa con sede en Bruselas, para que este horrendo crimen, no quede impune y el caso sea llevado hasta las últimas consecuencias.

Al culminar esta reflexión, como periodista preocupada por la libertad de expresión en mi país, no quiero pensar que con la captura y suicidio del supuesto asesino, José Rodríguez, queden en una nebulosa los reales motivos de ese sangriento hecho y si detrás contaba con mentes maquiavélicas que buscan callar voces.

Confiamos que las autoridades puedan dar con los culpables y someterlos a la acción de la justicia, caiga quien caiga.

En el siguiente enlace pueden leer la publicación original publicada en el periódico Nuevo Día de Puerto Rico (16 de febrero de 2017) Vil crimen de periodistas en República Dominicana 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *