www.diasporadominicana.com

El peso del hombre parece también afectar el éxito del embarazo, encuentra un estudio

VIERNES, 3 de febrero de 2017 (HealthDay News) — El peso de la mujer no es el único que importa cuando las parejas intentan concebir, sugiere un nuevo estudio.

Cuando tanto la mujer como su pareja son obesos, sus probabilidades de embarazo durante cualquier ciclo menstrual dado son más o menos la mitad que las de una pareja con un peso normal, según un análisis de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EE. UU.

“Esto se traduce en que quizá tarden más para que ella quede embarazada”, comentó la autora líder del estudio, Rajeshwari Sundaram, investigadora principal del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de EE. UU., una unidad de los NIH.

Estudios anteriores han mostrado una asociación entre la obesidad femenina y una reducción en las probabilidades de embarazo en un único ciclo menstrual, además de un vínculo entre un mayor peso corporal en los hombres y un conteo de esperma más bajo, anotaron los investigadores.

Este estudio es novedoso porque inscribió a parejas que esperaban lograr un embarazo, no a parejas que se sometían a un tratamiento de fertilidad. Las medidas de la grasa corporal se tomaron antes de que concibieran, y los investigadores siguieron a cada pareja durante un año o hasta que ocurrió el embarazo.

Lauren Wise, profesora de epidemiología en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston, dijo que “este estudio representa una importante contribución a la literatura sobre el tamaño corporal y la fertilidad en las parejas”.

Wise, que no participó en el estudio, dijo que sus puntos fuertes incluyen el uso de más de una medida de composición corporal y la fertilidad a lo largo de múltiples ciclos menstruales. Los investigadores también controlaron la actividad física, un factor clave, añadió. Pero no tomaron en cuenta las dietas de las parejas.

Sundaram dijo que los hallazgos son representativos de las parejas en edad reproductiva de Estados Unidos.

Un total de 501 parejas de Michigan y Texas participaron en el estudio de 2005 a 2009, ya que estaban listas para intentar conseguir un embarazo. Se excluyó a las parejas estériles. Las mujeres tenían de 18 a 40 años y los hombres más de 18.

Los investigadores entrevistaron a cada miembro de la pareja para reunir datos sobre el estilo de vida, los hábitos y los antecedentes médicos y reproductivos. Las parejas completaron diarios todos los días sobre su vida sexual, y las mujeres registraron sus ciclos menstruales y los resultados de las pruebas de embarazo.

Enfermeros pesaron a cada participante y midieron su estatura además de la circunferencia de su cintura y caderas.

La estatura y el peso se utilizaron para calcular el índice de masa corporal (IMC), un estimado de la grasa corporal. Se considera que las personas con un IMC por encima de 30 son obesas. Los investigadores dividieron a las parejas obesas en dos grupos: los IMC de 30 a 34.9, y los IMC de a partir de 35.

En general, el 27 por ciento de las mujeres y el 41 por ciento de los hombres eran obesos, según los hallazgos. Además, la mayoría de hombres y mujeres hacían actividad física menos de una vez por semana.

Las parejas con los IMC más altos (de 35 o más) tardaron un 55 por ciento más en conseguir el embarazo que las parejas de peso normal. Cuando los investigadores tomaron en cuenta otros factores que podrían afectar la fertilidad (como la edad, si fumaban o no, el ejercicio y los niveles de colesterol), esas parejas tardaron un 59 por ciento más en conseguir el embarazo.

Unas cinturas más grandes en las mujeres (de unas 35 pulgadas [89 centímetros] o más) también se asociaron con un periodo más largo para lograr un embarazo. Pero ese hallazgo no se sostuvo cuando los investigadores ajustaron otros factores.

El estudio no dice por qué la obesidad de las parejas podría reducir sus probabilidades de concebir. Sundaram señaló que perder peso mejora muchos resultados de salud. “Y dado que para hacer un bebé se necesitan dos personas, también amerita que ambas tengan un peso saludable”, razonó.

El estudio no puede probar una relación causal directa. Pero el equipo de investigación concluyó que el peso de las parejas podría ser algo a tomar en cuenta durante la orientación sobre la concepción, y no solo para reducir sus probabilidades de diabetes tipo 2, cáncer y enfermedad cardiaca.

“Que ambos pierdan algo de peso sería beneficioso para conseguir el embarazo más rápidamente”, dijo Sundaram.

El estudio aparece en la edición en línea del 3 de febrero de la revista Human Reproduction.
Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTES: Rajeshwari Sundaram, Ph.D., senior investigator, division of intramural population health research, Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development, U.S. National Institutes of Health, Bethesda, Md.; Lauren Wise, Sc.D., professor, epidemiology, Boston University School of Public Health; Feb. 3, 2017, Human Reproduction, online

Fuente: HealthDay

URL: http://diasporadominicana.com/?p=115608

Escrito por en Feb 8 2017. Archivado bajo Noticias, Salud. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

300x250 ad code [Inner pages]

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Primer Periódico Digital Dominicano en Puerto Rico y Primero con noticias de la Diáspora Dominicana en el Mundo (Derechos Reservados)
Designed by Gabfire themes