Estudiantes de la UPR visten camisas con mensaje claro: ¡Te toca!

En marcha bajo sol y lluvia, este 2 de febrero de 2017 estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Cayey vestían camisas emblemáticas de lo que se pudiese caracterizar como un movimiento revolucionario. Así se proyectaba en la página web de dicho movimiento denominado “TeToca.org”, con consignas que expresaban que, al contrario de no querer ser afectados por la crisis, se ofrecían a ser partícipes directos de su solución. “Si dejaras de ser un estorbo, ¡yo pudiese ser una solución!” exclamaban en pancartas algunos estudiantes.

Y es que, tras la aprobación de proyectos como la llamada Reforma Laboral, a la juventud de Puerto Rico se le hace un flaco servicio cuando al aprobar proyectos como estos, se justifica el asunto estableciendo que “solamente afectará a los empleados nuevos”. Para algunos sectores, como los mismos padres de estos jóvenes, esto sería una minoría, ya que han cementado sus derechos laborales en hasta 15 o 20 años de servicio. Sin embargo, para la vasta mayoría de la juventud de Puerto Rico, el empleo nuevo es la orden del día, cuando la tasa de empleo de las personas entre las edades de 16 a 24 años es la más baja entre edades hábiles a votar.

En respuesta a esto los estudiantes expresaron que “repudiaban y exigían la derogación de la Ley de Reforma Laboral firmada por el gobernador de Puerto Rico el pasado jueves, 26 de enero de 2017”, en una moción que fue aprobada en unanimidad por más de 1,100 estudiantes en asistencia. Sin embargo, la administración del Hon. Ricardo Rosselló no fue la única que ameritaría el furor que expresaban las vestimentas de los estudiantes.

Estos también enfilaron sus cañones hacia la Presidencia de la misma UPR, pues, en una movida inusual, la Presidenta Interina, la Dra. Celeste Freytes, se presentó en la Asamblea General de Estudiantes para contestar toda pregunta que se le dirigiera sobre cómo la Universidad se enfrentará a la crisis de nuestro País, no sin antes expresar su postura a ellos. “La Universidad es mi vida. La Universidad es quién me ha criado y creo que se sentirán igual cuando se gradúen”, expresaba reflexionando sobre lo que significaba la institución para ella.

Sin embargo, al indagársele sobre si acataría las órdenes que partirían de recomendaciones de la Junta de Supervisión Fiscal, esta expresó que, aunque “una pregunta interesante sería si es posible un recorte de $300 millones”, se encontraban en la realidad legal de “no tener opción”.  A esto respondieron los estudiantes de forma clara. “No permitiremos que insultes nuestra inteligencia” y que “dejara el alarmismo”, sentenciaba el estudiante Ian Suárez, solicitando la salida de la Presidenta, pues “no nos dice nada que no sepamos”.

Más adelante, el mismo estudiante propondría la creación de un Comité de Reforma Universitaria, quiénes se encargarían de formular propuestas para la reconstrucción de la Universidad. “Hace falta reformar la UPR, pero no para los bonistas; es para el país” delineó, mientras añadía que esperaba que las directrices que se acataran “deben ser del 80% de los estudiantes, aunque negociemos lo demás: ya nuestras propuestas están respaldas con estudios de viabilidad, y sólo estamos esperando que se implementen”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *