Manifiesta triunfo Trump obliga clase política reinventarse

El consultor dominicano en “Comunicación Política y de Gobierno”, Leonardo GilPor Ramón Mercedes

Nueva York.- El consultor dominicano en “Comunicación Política y de Gobierno”, Leonardo Gil, manifestó que con el triunfo de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, la clase política tendrá que reinventarse, porque su elección no es un accidente es una realidad, una tendencia.

Expresó que eso va dirigido, no solo a los políticos dominicanos, sino también a los de Latinoamérica, Centro y Sur América.

Sostuvo que Trump ganó estas elecciones porque el pueblo peligrosamente está dejando de creer en los políticos tradicionales, los ciudadanos les están quitando su apoyo a los políticos del sistema, y es que los comienzan a ver como acartonados, simuladores, hipócritas, mentirosos, desconectados de sus electores, responsables de los grandes males de la sociedad, corruptos, ineficientes e inoperantes.

Esta lección ya la hemos visto en Argentina, Brasil, Ecuador, Bolivia, Venezuela, el acuerdo de paz en Colombia con el no, Guatemala, Nicaragua, República Dominicana, en el estado de Nuevo León-México, España, Reino Unido con el Brexit, entre otros.

«Todas estas sociedades evidenciaron en un momento dado un hartazgo por la clase política tradicional y políticamente correcta y le han dado paso a los anti-establishment, a los irreverentes, a los políticamente incorrectos y a los candidatos atípicos, con el atenuante de que ese hartazgo es mayor que cualquier escándalo, razón o cuestionamiento evidenciado por un candidato», precisó.

«Para gobernar es necesario ilusionar, y la gente está perdiendo la ilusión, porque hace mucho tiempo que tenemos mediocres y corruptos administradores de la desilusión, que han hecho costumbre malversar los fondos públicos, olvidándose de los clamores de la gente», expresó Gil.

Aseguró que en medio de todo esto aparece este “Atila”, enemigo del sistema, desafiando todas las encuestas y todos los pronósticos, logrando consolidar una gran base de simpatizantes, al fusionar un discurso anti-político, anti sistema y racial de identidad con un populismo económico que caló profundamente en la clase trabajadora norteamericana que se siente excluida de la recuperación económica que ha exhibido el país.

«A la luz de todos estos acontecimientos, la clase política debe reinventarse, ya que puede resultar muy peligroso para los pueblos que esta tendencia continúe, porque sería como dar un salto al vacío, concluyó Gil en un documento de prensa enviado a este reporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *