Guloya  celebra 25 años con colorido tono caribeño al Calderón y sus sueños

0
7

 

Teatro Guloya, con La Vida es Sueño: orgullo, compromiso  y la rica  experiencia de un largo trayecto, cursado letra a letra, escena a escena, de un cuarto de siglo, con o sin el oropel de los  premios….solo el arte permanece.

Guloya  celebra 25 años con colorido  tono caribeño al Calderón y sus sueñosJosé Rafael Sosa

Cierto que ya Claudio y Viena, no son  la joven pareja enamorada de si misma y su pasión esencial, y que , llegados de Cuba  nos hicieron un alto a la atención por  la meticulosa gesticulación de un desempeño escénico que clamó por la atención de todos.

También es cierto que ambos han demostrado esa virtuosa capacidad de hacer de sueños, realidades palpables, tanto como haber completado 25 años de representaciones  y hacerlo con un clásico complejo, barroco y demandante, a la cual imprimir el colorido acento de caribe: La  vida es sueño, de un tal Pedro Calderón la Barca, transformado en un clásico continuador de la dramaturgia de Lope de Vega.

Cierto que ya no son dos muchachos y que ahora tienen responsabilidades mayores, una familia que les ha tomado el tono del arte, un proyecto, el mismísimo Teatro Guloya como expresión una actitud de desafío al desaliento y la rutina en lo teatral, y cierto que decidieron festejarlo con el mayor de sus desafíos: el montaje de un clásico que enseñorea la existencia, saca el filo necesario a su planteamiento existencial sobre la libertad como opción fundamental de la humanidad y del ser.

Acertada la adaptación de La Vida es Sueño, de Teatro Guloya de una pieza exigente, estrenada en el verano de estrenada en 1635 y perteneciente al movimiento literario del barroco, periodo   de brillo singular en el cual se destacó el teatro en tanto género literario al tiempo de alcanzar su pináculo como espectáculo de la época, durante  el cual se conformaron los teatros nacionales en Europa: la Commedia dell’Arte en Italia; el Siglo de Oro en España, y que hizo destacar como dramaturgos a Lope de VegaTirso de Molina y Calderón de la Barca y a William  Shakespeare.

El montaje

La vida es sueño, de entrada, es uno de los más elevados proyectos teatrales del 2016. Sin duda alguna.

Claudio Rivera debió haberse tomado su tiempo  tras la decisión de conmemorar 25 años de teatro, con un montaje trascendente, quien hizo  la selección adecuada  de los talentos. Segismundo (Vic Contreras), personaje principal, y que muestra un proceso de evolución desde un alma reprimida y reflexiva, condicionada por su prisión en la torre, en procura de venganza pero piadoso cuando debe serlo. Contreras es un diamante en proceso de pulimiento escénico, al cargar con el peso de las directrices argumentales.

Astolfo/Alí Baba (Jahnel Calizan) otro nuevo valor (para nosotros) que evidencia entrega y gracia. Su verbalización y su lenguaje facial se ganan el público, además del aditamento de sus brazos adicionales operados con el protocolo marionetero de vista al público.

Clotaldo (Ramón Candelario), Lacayo de Basilio. Representante de la superstición, es el único, aparte del rey, que puede ver a Segismundo, es uno de los puntos de luminosidad escénica ineludibles del trabajo de montaje  y caracterización.

Rosaura y Astrea (Viena González), principal personaje femenino, une fuerzas con Segismundo para impedir que Astolfo se convierta en rey y así evitar que se case con Estrella. Es el personaje exacto para el talento preciso. Efectiva y lúcida, Viena da sentido al Teatro.

Basilio (Claudio Rivera): Rey de Polonia, incapaz para los dones de gobierno y padre de Segismundo, de carácter dubitativo. Una lección de teatro acometido con sentido de drama  gracia, rítmico, acompasado en las coreografías, de sentada presencia por el paso y la caracterización.

Estrella: (Yerlin Guzmán).  Nueva promesa del teatro seriamente asumido y no por bella sino por el rendimiento que alcanza, la ductilidad del expresivo corporal y su integración al conjunto.

Clarín (Noel Ventura): Compañero de Rosaura. Diseñado por el dramaturgo original de una gracia  e ingenio de contagiante empatía, logra con ese muchacho de 121 libras, un altísimo peso histriónico, mayor incluso que el de algunos figuras cómicas televisivas de alto “rattings”.

Algunos directores de cine deberían acercarse a Teatro Guloya (si extienden las funciones ya que la última era este domingo 30 de octubre), si desean encontrarse con caras y talentos nuevos para proyectos futuros.

 

Ficha Técnica:

La vida es Sueño

Producción General: Teatro Guloya

Dirección: Claudio Rivera

Producción Ejecutiva: Viena González

Dramaturgia: Pedro Calderón de la Barca

Espacio Escénico: José Miura

Vestuario y utilería: Lenín Paulino

Realización vestuario: Vera Bertuzzi y Sephanie Gautreaux

Títeres e iluminación: Ernesto López

Arreglos musicales: Vic Calderón

Talentos: Clarín (Noel Ventura), Estrella: (Yerlin Guzmán), Basilio (Claudio Rivera), Rosaura y Astrea (Viena González), Astolfo/Alí Baba (Jahnel Calizan) y Segismundo (Vic Contreras).

https://www.facebook.com/teatroguloya/

https://www.facebook.com/hashtag/lavidaessue%C3%B1o?source=feed_text&story_id=1228483970557995

 

https://es.wikipedia.org/wiki/Teatro_del_Barroco

 

https://es.wikipedia.org/wiki/La_vida_es_sue%C3%B1o