Monumento a Fray Antón, el futuro museo de cultura taína

Santo Domingo

montesinos-monumentoEl alcalde capitalino David Collado tiene en carpeta, como parte de sus acciones prioritarias de su gestión, recuperar y remozar en su totalidad el monumento a Fray Antón de Montesinos.

El monumento, ubicado en la avenida George Washington, donado al país por México en 1982, hoy luce deteriorado, sin iluminación, y lleno de basura, por lo que el nuevo administrador de la Ciudad de Santo Domingo, ha apostado en convertirlo en un museo taíno y se erija como un símbolo.

La Plaza construida en honor a quien fuere un sacerdote dominico que se distinguió por ser defensor de los aborígenes, es un refugio de indigentes, con escaleras rotas, agua posada y hedor a orina y heces fecales.

Museo taíno
El proyecto anunciado por Collado abarca la remodelación y construcción de un museo en honor a la raza taína, cuyos trabajos se realizarán en conjunto con la reconstrucción de aceras e iluminación de la avenida George Washington, en el malecón.

En el museo será expuesta una colección de piezas taínas donadas por el empresario Manuel García Arévalo, haciendo de este monumento hoy abandonado, en un “museo taíno de y los derechos humanos”.

Con el museo, el alcalde del Distrito Nacional busca que se pueda crear un símbolo en la ciudad, que llame al interés no solo de los dominicanos sino también de quienes visitan el país.

La idea del proyecto fue presentado por primera vez en el discurso de inicio de su gestión al frente de la alcaldía de la ciudad, donde afirmó su compromiso de “enaltecer el acervo cultural y el patrimonio histórico”, trabajando no solo en el Fray Antón de Montesinos, sino además en parques y otras edificaciones históricas.

“Ese precioso monumento que se encuentra abandonado, arrabalizado, convertido en cueva de ladrones y lugar para los actos más viles, será restaurado y rescatado, para que se erija en símbolo de la ciudad y se convierta en un museo de la cultura taína”, sostuvo.

La idea de instaurar allí un museo también se conoció en octubre de 2008, cuando el Ayuntamiento del Distrito Nacional (ADN) anunció el remozamiento total del monumento, convirtiéndolo en un centro de exposiciones sobre el origen de la ciudad de Santo Domingo en los cuatro niveles del edificio.

Sus orígenes
Antonio de Montesinos  fue un misionero y fraile español. Junto a la primera comunidad de dominicos de América, encabezada por el vicario fray Pedro de Córdoba, se distinguió en la defensa y denuncia en contra de los abusos a los indígenas por parte de los colonizadores españoles en la isla La Española, y que causó la conversión posterior de Bartolomé de las Casas a la defensa de los indios.

Hacia las Américas
En 1510 formó parte del primer grupo de misioneros dominicos que se embarcaron con destino al Nuevo Mundo, luego de obtener la Real Cédula con fecha de 11 de febrero de 1509, que les concedía el pase a Indias de 15 religiosos y 3 personas laicas.

Este grupo pionero de dominicos presidido por fray Pedro de Córdoba estaba conformado por fray Antonio Montesino, fray Bernardo de Santo Domingo y fray Domingo de Villamayor. En el transcurso del viaje a Santo Domingo la nave Espíndola, donde viajaban los religiosos, realizó una parada en la isla de San Juan.

El grupo arribó al puerto de Ozama, Santo Domingo, en la La Española, en los postreros días del mes de septiembre de 1510. En sucesivas expediciones llegaron los demás religiosos hasta completar el número de 15 frailes.

(+)
EL SERMÓN CON LA DENUNCIA

Montesinos se preocupó por defender a los indios. Predicó por encargo de fray Pedro de Córdoba y su comunidad religiosa los sermones del 21 y 28 de diciembre de 1511 denunciando los abusos y malos tratos que se estaban cometiendo en el sistema de encomiendas que llegaban a esclavizar a los indios, saltándose las obligaciones que dicho sistema les imponía a los colonizadores. “¿Estos no son hombres? ¿Con éstos no se deben guardar y cumplir los preceptos de caridad y de la justicia? ¿Estos no tenían sus tierras propias y sus señores y señoríos? ¿Estos habían ofendido en algo? ¿La ley de Cristo, no somos obligados a predicársela y trabajar con toda diligencia de convertirlos?… Todos estáis en pecado mortal, y en él vivís y morís, por la crueldad y tiranía que usáis con estas inocentes gentes”. *Sermón de Fray Antonio. Santo Domingo, diciembre de 1511.

Fuente: Listín Diario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *