Transiciones históricas !Solo nos queda un camino!

 

Danilo Correa, periodista
Danilo Correa, periodista

Por Danilo Correa

El rostro eclesiástico, ejecutores e intelectuales del capitalismo salvaje, vendieron y hasta regalaron, aportando ideas venenosas y bélicas con miras al fortalecimiento de la caída del Muro de Berlín. ¡Se lo creyeron!, que así fortalecerían el novedoso orden hegemónico que mantiene el mundo sacudido en una espiral crisis.

Pero la humanidad luego de ese universal cataclismo político/económico; está condenada a ser diezmada tras el trajinar en este difícil romántico callejón democrático, sin salida inmaculada de este Mercado Persa.

La crisis de ese proceso se descarno en los siglo X1V-XV, esa fue la cobertura e inicio de la transición del modo de producción feudal al modo de producción capitalista, en el seno de contradicciones se vehiculizaron ideas redentoras de horóscopos, sobre la recapitulación de la humanidad. En este tramo, se certificó al pobre como materia prima para el enriquecimiento ilícito.

De esa manera instaurando que cada periodo eleccionario, sea descuartizado el vientre de la pendeja y difamada nueva democracia…. En nombre de los tontos útiles.

Los apostatas de ese instrumento mesiánico, en las mejillas de la historia, tomaron como chuchos e instrumentos de chantajes las epístolas sagradas, coparticipes de aquellas predicas amordazadas por feudales/capitalistas.

Germinaron en otro caparazón, poblando su juicio/discurso corrupto de que la gloria está más allá del laberinto del dolor. Hoy como ayer son idolatra de la moneda.

La vulgar esclavitud arrodillaba, el criterio del disfrute de la vida y la moral de la fe. Enriqueciendo el anhelo hacia un paso histórico, hubo desarrollo en los instrumentos de trabajos, pero no así en la infraestructura de la condición humana.

El panorama del mundo se estremeció con el enfrentamiento de un sistema sublevado con su envejecido yo, que en su podredumbre no ha dejado de nacer y crecer el gusano que se incrementa en la carne obrera y en el corazón de la historia

Con el derrumbe y ceniza del Feudalismo, se enciende la caldera de la Revolución Industrial, siglo XVII, Alemania, Italia, Turquía, Flandes, entre otros.

En ese tránsito se trata de cicatrizar oscuridades en el manejo de longevas economías políticas de pasadas férreas maternidades

Así se levantó el Capitalismo, con su dorado velo de asalto democrático, convirtiendo el amor en odio, la paz en guerra, la felicidad en tristeza, promocionando lánguidas muertes, y acuñando en el pensamiento la palabra mío. Es el mismo quepí y uniforme del monstruo universal.

Resurgiendo el sicariato y corrupción como disciplina democrática. Única condición para gobernar una tribu digital de nuevo cuño.

Obviando el concepto nosotros, en fin, destronando la noble cultura, por la del patrón y mi jefe político. Donde el dinero está por encima del polen humano

El capitalismo ha creado una población momificada en sus intereses, no piensa en un futuro mejor en términos humanos. Sino, comercializar su muerte en los súper mercados Persas que se instalan cada 4 años, para enriquecer el paladar coprocefalico del Califa.

La tierra no soporta más deforestación, más hambre en la sed de justicia. Tampoco los pobladores de la democracia, no han resuelto ni mínimamente su situación de inquilino desalojado de la gracia de Dios, de la Patria y Libertad.

El Socialismo sigue siendo el abrigo de socializar lo que produce la tierra y el resultado del pensamiento científico con la finalidad real de servir al desarrollo higiénico del ser humano. Pero este sistema ingrato lo pudre todo

Entonces los grupos económicos y políticos empresariales, que han amamantado la democracia a través del tiempo y continúan ordeñándole la sangre al acéfalo voto democrático; no están calificados para lapidar el nuevo resurgimiento de un socialismo con pantalones largos.

Este resurgimiento, no está muy a la sombra, así como se dio una transición protocolar del feudalismo al capitalismo, sucederá lo contrario por ser esta glorieta de pensamientos y juicios masificados; críticos y capaz de restaurar sobre la ruina y la sangre vertida en la voz del tiempo en la nueva Jerusalén

Quien suscribe es periodista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *