Las muertes en el cruce de la Caonabo con 27 de febrero se pueden evitar

Por Lic. César Fragoso

Cesar FragosoA pesar de que se construyó un puente peatonal próximo a la calle Caonabo, las personas que deben cruzar la 27 en la esquina de esa calle, se arriesgan a hacerlo por el pavimento, por no caminar el tramo que les lleva al puente, y esto ha diario, trae como consecuencia la ocurrencia de accidentes, algunos de los cuales resultan en fatalidades con lamentables pérdidas humanas.

Yo que debo conducir todos los días por ese tramo, a pesar de que lo hago con bastante cuidado y moderación, en varias oportunidades he tenido que frenar de sorpresa, al encontrarme con una persona cruzando la calle.

Si bien es cierto que los transeúntes deben ser más responsables y cuidadosos al decidir poner en juego sus vidas, por no caminar un poco hasta el puente peatonal, no menos cierto es que, muchos accidentes se podrían evitar si se colocaran reductores de velocidad a la salida del paso a desnivel que cruza la Privada, en dirección este-oeste.

Para mí como conductor, y, estoy seguro, que para la inmensa mayoría de los que, al igual que yo transitan por esa vía, nos resultaría menos complicado y peligroso, el hecho de disminuir la velocidad por dichos reductores, que encontrarnos de frente con una persona a la que podríamos atropellar y hasta llegar a causarle la muerte.

Entiendo que la 27 es una avenida cuyo objetivo es el descongestionamiento vehicular y que el referido paso a desnivel, así como la eliminación del semáforo y cruce de la Caonabo tienen esa finalidad, sin embargo, estoy seguro de que nuestras autoridades y, el pueblo en general, a toda costa, quisieran evitar las muertes que llevan el dolor y el luto a quienes pierden a sus seres queridos y el desvivir a quienes, sin querer, le quitan la vida a un ser humano.

Esas muertes innecesarias se pueden evitar o disminuir a su más mínima expresión, con la simple colocación de unos pequeños reductores de velocidad en varias filas y de tamaños moderados, que puedan pasarse a una velocidad menor que la acostumbrada, pero que sirvan de alarma para que los conductores entiendan que deben desacelerar sus vehículos al paso de los mismos.

En más de una ocasión he tenido que ver a un ser humano muerto tendido en el pavimento de ese lugar. Por favor, ayúdenme a tratar de lograr que eso siga sucediendo.

Si nos lo proponemos, las muertes en el cruce de la Caonabo con 27 de febrero se pueden evitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *