Psiquiatra dice: aumento excesivo actividad sexual, puede ser señal de bipolaridad

psiquiatra dominicano Miguel HernándezEl reconocido psiquiatra dominicano Miguel Hernández señala la manía y la hipomanía como los sellos que identifican la bipolaridad, sobre lo cual indica que durante estos episodios maníacos o hipomaníacos, los afectados pudieran

involucrarse en actividades riesgosas y de placer incluyendo aumento excesivo de la actividad sexual por aumento del líbido, mal uso del dinero ya sea apostando, comprando en tiendas, regalando, hasta el punto de adquirir deudas financieras significativas.

Por Miguel Hernández.- El desorden bipolar o enfermedad bipolar afectiva es una enfermedad con un impacto significativo en la sociedad, debido a consecuencias tales como el suicidio y al hecho de representar pérdidas económicas por ausencia en el área de trabajo, mayores que la depression mayor (esto de acuerdo a estudios realizados por el Instituto National de Salud Mental de Estados Unidos (NIHM).

Muchas personas desconocen exactamente cual es su etiología, sintomatología, riesgos y tratamiento. Podemos observar como muchas veces alguien le dice al otro: “Tú eres como bipolar” para referirse a un individuo que cambia rápido de estado de animo. También es usual que se utilice la palabra “ manía” para indicar que una persona tiene conducta habitual o difícil de controlar en relación a un acto en particular, por ejemplo: “ Este muchacho tiene una manía de tocar eso” o “ Tengo la manía de tocarme el pelo cuando hablo”.

En ambos ejemplos el uso de la palabra bipolar y manía es incorrecto, ya que la palabra bipolar se refiere a un trastorno o desorden psiquiátrico y la palabra manía a una de las fases de la enfermedad bipolar. Asi pues, que consideramos necesario navegar y sumerginos dentro del conocimiento de los polos de esta realidad. En relación a la etiología del trastorno bipolar, hoy día se sabe que existe predisposición genética para la enfermedad. Por ejemplo, si se tiene un familiar cercano con la condición se dice que existe al menos 25 veces más probabilidad de padecer el desorden que las personas quienes no tiene familiares afectados.

De acuerdo al DSM-V, manual utilizado por los psiquiatras para diagnosticar los desórdenes mentales , existen dos tipos principales de enfermedad bipolar, las cuales han sido clasificadas como enfermedad bipolar tipo I y enfermedad bipolar tipo II. La diferencia pricipal entre los dos tipos, radica pricipalmente entre otras cosas , en el “combo” de episodios que presentan cada una. La enfermedad bipolar tipo I se caracteriza por al menos un episodio de manía sin que necesariamente se haya tenido un episodio de depresión mayor o la presencia de ambos (al menos un episodio de manía más uno o más de depresion mayor) en algún momento de la vida , mientras que la tipo II se caracteriza por episodios de depresión alternados con episodios de hipomanía.

Ahora bien, ya teniendo una idea de la clasificación de los tipos de desórdenes bipolares, sería importante saber a qué nos referimos cuando hablamos de episodios demanía o de hipomanía. Un episodio maníaco o manía , se caracteriza básicamente por un período de al menos una semana de irritabilidad o estado de ánimo elevado, el cual causa disminución marcada en las funciones sociales y de trabajo, además, durante este período al menos tres de los siguientes síntomas deben estar presente: grandiosidad, disminución de la necesidad de dormir, hablar más de lo normal o muy rápido, fácil distracción, aumento de las actividades psicomotoras o realización de muchas actividades al mismo tiempo y participación excesiva en actividades de placer. Estos episodios no pueden ser causados por una condición física o ser inducido por la presencia del uso de alguna sustancia.

En ese mismo orden, un episodio hipomaníaco tiene las mismas caracteristicas que un episodio maníaco, pero con las siguentes diferencias: la duración de un episodio hipomaníaco es de 4 días en vez de una semana y la disminición de la función social y en el trabajo no es tan marcada. Por esta razón muchas personas quienes padecen del tipo II no son diagnosticadas a tiempo, ya que puede funcionar relativamente no tan mal en la sociedad, sin tener que llegar al punto de ser hospitalizadas.Durante estos episodios maníacos o hipomaníacos, los afectados pudieran involucrarse en actividades riesgosas y de placer incluyendo aument excesivo de la actividad sexual por aumento del líbido, mal uso del dinero ya sea apostando, comprando en tiendas, regalando, hasta el punto de adquirir deudas financieras significativas. El sentimiento de grandiosidad o irritabilidad pudiera llevarlo a ofender u ofenderse con facilidad, pérdida de control de sus impulsos , agresividad y violencia. El uso de alcohol y drogas es muy frequencuente por un juicio afectado y pobre debido a la enfermedad, lo cual empeora y complica el trastorno.

Con respecto al tratamiento, tenemos la buena noticia de que a pesar de ser una condición crónica con fluctuaciones y recaidas , existe tratamiento
adecuado tanto para etapas agudas como para las no agudas. Así tenemos
que para las etapas agudas sobretodo en la enfermedad bipolar tipo I es casi
siempre necesario la hospitalización y el uso de sustancias antisicóticas y
bezodiazepinas. Para el tratamiento de mantenimiento y prevención de
recaídas se utilizan las sales de litio y agentes anticonvusivantes tales como:
el ácido valproico, la carbamazepina, gabapentina y la lamotrigina. En los
últimos años se ha aprobado el uso de agentes antisicóticos atípicos para
esta etapa de tratamiento. Además, no podemos dejar de mencionar la
psicoterapia como una de las herramientas más importante en casi todas las
fases de intervención terapéutica del desorden bipolar.
Por último, el éxito del tratamiento para prevenir recaidas en los episodios
dependerá del cumplimiento de parte del paciente de tomar los
medicamentos como se les indica y de su asistencia a las visitas médicas
periódicas, su educación con respecto a la enfermedad, nivel de conciencia de
enfermedad, la sicoterapia de educación, la participación y el apoyo de los
familiares en todo el proceso de la enfermedad, así como tambien, de su
participación en los programas comunitarios de prevención.

Para obtener información acerca de la enfermedad bipolar y otras
enfermedades mentales: 1-866-615-NIMH (6464) (la llamada es gratuita
para quien vive en los Estados Unidos) Correo electrónico:
nimhinfo@nih.gov, Sitio web: http://www.nimh.nih.gov.

El autor Miguel R. Hernández M.D. ABPN es Psiquiatra certificado por la Asociación Americana de Psiquiatría y Neurología .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *