La embajada dominicana busca formar una cámara de comercio en España

Anibal de CastroMADRID. El embajador dominicano ante el Reino de España, Aníbal de Castro, afirmó que la inversión española en República Dominicana se ha ido recuperando tras el ritmo decreciente que se presentó con la crisis económica. Sólo en el área turística en 2015 -asegura- se anunciaron proyectos por cerca de US$300 millones.

Con el repunte de la inversión y la identificación de al menos 260 empresas españolas que tienen alguna actividad comercial con la República Dominicana, el embajador De Castro se plantea para este año la formación de una cámara de comercio domínico-española en el Reino, además de consolidad la promoción de la inversión, velar por los derechos de la comunidad dominicana y fortalecer los lazos comunes entre ambos países.

España ha sido el quinto país en inversión extranjera en República Dominicana entre 2010 y septiembre de 2015, según datos del Banco Central. Así, la inversión en 2010 fue de US$202.7 millones, en 2011 bajó a US$136.6; en 2012, a US$128.2; en 2013, a US$32.8; y en 2014 no superó los seis millones de dólares.

A noviembre 2015 llegaron de allí 157,185 visitantes (en total de Europa vinieron 1,017,533), siendo el tercer país europeo emisor de turistas para República Dominicana, superado por Alemania (219,344) y Francia (205,362). De éstos, 100,227 llegaron por el aeropuerto de Punta Cana y 55,534 por Las Américas.

Entrevistamos a Aníbal de Castro durante la trigésimo sexta Feria Internacional de Turismo Fitur 2016, en su residencia en Madrid. De Castro fue designado como embajador en octubre de 2014 y presentó las cartas credenciales ante el jefe de Estado, el rey Felipe VI de España, en marzo de 2015. Antes había ocupado el mismo cargo en el Reino Unido y en Washington.

P: ¿Qué ha logrado en este primer año como embajador ante el Reino de España, que coincide con el proceso de reforma del servicio exterior que ha anunciado el gobierno?

R: Sí, ciertamente un año puede que sea muy poco en términos diplomáticos, pero en cuanto a trazar una línea y organizar el trabajo creo que es suficiente. En primer lugar yo creo que hemos tratado de reorientar el trabajo en la embajada a fin de acomodarlo a las que son las instrucciones del presidente en dos caminos principales. Primero, la defensa, velar por la defensa de los derechos de los dominicanos residentes acá en España y, segundo, promover más inversiones, más comercio, que significa también una mejoría del intercambio, ¿no? Y una tercera ruta que yo diría también que no se contrapone con las otras dos. Es tratar de incorporar elementos que fortalezcan la relación apelando a lazos que son comunes y paradójicamente diferentes, como son los culturales. Entonces en esas tres áreas pues hemos reorientado, afianzado, el trabajo de la embajada acá en España.

En términos comerciales pues hemos hecho contacto con las cámaras de comercio, con asociaciones empresariales de España, explicándoles la situación de los República Dominicana, las facilidades que ofrece a los inversores. Hemos tratado también, en las reuniones con las diferentes comunidades, de identificar aquellos programas sociales en que pueden hacerse extensivos a los dominicanos acá en España y al mismo tiempo también hay otros eventos que hemos patrocinado en el área de cultura, como ha sido una exposición de máscaras de carnaval al principio de año, hace más o menos un año, en la estación de metro de Retiro. Fue un episodio cultural muy interesante. Ya a final de año, en noviembre, pues hubo una exposición en el Instituto Cervantes, de una selección de la pinacoteca de la Dirección General de Aduanas… Que tuvo una concurrencia realmente elevada. Más de 4,000 personas presenciaron esa exposición. También, coincidiendo con la apertura de la exposición, fue la incorporación de Pedro Henríquez Ureña a la Caja de las Letras. Hubo también el Festival de Cine y esta vez hicimos énfasis en el aspecto de negocio del cine, buscando contacto para la co producción de filmes en República Dominicana y España; también tratando de interesar productores para que vayan a filmar a República Dominicana y de hecho creo que terminó la filmación ya de una co producción domínico española en Santiago de Compostela. En fin, yo creo que hemos sentado las bases ¿no? En este año para que los frutos se comiencen a recoger pronto. Y ya en el lado oficial pues hemos seguimiento a programas que estaban ya en marcha, de cooperación. Hay otros aspectos políticos, propios de la relación entre dos estados a los que hemos dado atención. En fin, este es un resumen a grandes rasgos, que ha sido un año bastante intenso y creo que al final podemos sentirnos satisfechos.

P. Según datos del Banco Central de 2010 a septiembre de 2015 la inversión española acumulada en República Dominicana es de 491.6 millones de dólares, lo que representa el 3.8% de la inversión extranjera directa, ocupando el cuarto lugar después de Canadá (23.5%, 3,067), Estados Unidos (19.1%, 2,499) y México (4.7%, 613). Según esos datos a septiembre 2015 la inversión española apenas llegaba a los 15.3 millones de dólares ¿Cómo cerró el año y qué está haciendo la Embajada para atraer más inversión española a la República Dominicana?
R. En total las inversiones españolas en República Dominicana montan alrededor de 3,600 millones de dólares y el 65% de esas inversiones están localizadas en el sector turístico, en hoteles, inversiones en terrenos con vocación turística. Pero también es significativo el alto número de empresas españolas que hacen negocios en República Dominicana de una manera u otra, ya sea de una manera constante o esporádica. Y en la Embajada hemos identificado alrededor de 260 empresas con actividad comercial con la República Dominicana. Como consecuencia de los problemas económicos en España y en Europa las inversiones españolas habían tomado un ritmo decreciente en el 2013, particularmente. Sin embargo, el año pasado, en el 2015, hubo anuncios de inversiones en el área turística por cerca de 300 millones de dólares, cuando en el 2014 pues apenas hubo seis millones de dólares en inversiones. O sea, que comienza a dinamizarse ¿no? Las inversiones españolas en República Dominicana y yo hago énfasis en mis reuniones, en mis contactos con los sectores empresariales aquí de que con los hoteleros españoles pueden ir otros empresarios porque hay una serie de actividades comerciales y de posibilidades derivadas del turismo que yo creo que pueden ser explotadas por capital español, donde hay, por supuesto, una gran experiencia en el área.

P. ¿Cuáles considera usted que son las actividades con mayor potencial?
R. Actividades de servicios complementarias del turismo. Por ejemplo, en las reuniones que yo hago con los empresarios y con las cámaras de comercio yo siempre trato de identificar algún inversor del área que tenga negocios en República Dominicana, que él sea quien le hable de su experiencia en el país, si ha encontrado dificultades, cuáles son las facilidades, y cuáles son los puntos en que debe concentrarse un inversor en potencia. Y por ejemplo uno de ellos me llamó mucho la atención. El negocio que hace, por ejemplo, es de suministrar cajas de seguridad, cerraduras de seguridad, a los hoteles, que eso es para citar un área. Pero también está el área de excursiones, de prestación de servicios de lavandería. Yo recuerdo hace unos años en Punta Cana, cuando yo vivía en República Dominicana, en una de esas reuniones hoteleras alguien señalaba que hacía falta una fábrica de hielo, que no había un suministro de hielo para los restaurantes. O sea, hay una serie de cuestiones complementarias, de servicios a los turistas y a los hoteles que yo creo que pueden ser suplidas. Otra área también que yo creo de gran potencia y que también guarda relación con el turismo es de hacer uso de la gran experiencia que tiene España en materia de producción agrícola, ya donde las condiciones climáticas naturales no son las más propicias. Tenemos el caso del Sur, aquí en España en la zona de Andalucía, donde hay una gran producción de vegetales y de frutas en invernaderos, y yo creo que en República Dominicana, donde hay territorios ociosos con vocación agrícola, pues yo creo que esa experiencia española puede ser trasladada allá, implantada allá, y eso pues serviría también para la demanda de productos de calidad, alimenticios, en el lado turístico. O sea, que el turismo yo lo veo, de acá en España, como una exportación, una exportación de servicios pero también de bienes por lo que se consume en República Dominicana y que es producido allá (Sur de España).

P. Está iniciando el año. ¿Qué planes tiene la Embajada para 2016?

R. Los planes que tenemos son de consolidación de esas rutas que había señalado al principio, pero una de las tareas fundamentales que yo me planteo para este año es la formación de una cámara domínico-española de comercio acá en España, que no existe de manera oficial, porque lo veo como un espacio donde se promueva la República Dominicana pero también donde los inversores españoles implantados en la República Dominicana puedan debatir sus experiencias, puedan adquirir información sobre el mercado dominicano, puedan -talvez- si hay algunas dificultades que encuentren pues comunicarlas y buscar la manera de resolverlas. O sea, dada la importancia de las inversiones españolas, dado el interés creciente que hay en España sobre la República Dominicana, yo creo que es un instrumento que hace falta, y en eso estamos trabajando.

También, dados los cambios políticos que se están registrando en España, pues no he podido establecer lazos sólidos con algunas comunidades autónomas por esas razones ¿no? Entonces yo espero que una vez el panorama político esté aclarado pues yo pueda reanudar esos contactos e interesar a esas comunidades en proyectos en República Dominicana, tratar de identificar intereses comunes y también continuar explorando cómo los dominicanos pueden integrarse en programas sociales que tienen esas comunidades.

P. Hemos visto que se ha reunido con dominicanos en Canarias y otras zonas de este país. ¿Cómo van esos contactos?

R. Cuando yo me desplazo hacia las provincias siempre tengo reuniones con las autoridades, con los grupos empresariales, pero también con los dominicanos. Y eso ya lo he hecho en Canarias, lo he hecho en Zaragoza, lo he hecho en Cataluña y, en fin, aquí en Madrid, por supuesto ¿no? Entonces, sí, quiero escuchar a los dominicanos, empaparme de sus vivencias, de cuáles son las dificultades, y ver la manera en que la Embajada se vincula más estrechamente con los dominicanos. También otra de las tareas que he llevado a cabo el año que transcurrió y que, por supuesto, voy a continuar, es la coordinación con los consulados de la República Dominicana en España (hay cinco consulados) porque los consulados están más cerca de la comunidad y, pues, hemos tratado de que los servicios mejores y creo que hemos tenido bastante éxito. Tenemos muy buen personal, muy buenos cónsules acá en España, con una gran preocupación social, muy comprometidos con las que son sus tareas de defensa de los derechos de la comunidad y yo me siento, pues, orgulloso de haber comenzado esas tareas de coordinación y, por supuesto, me propongo continuarlas. Un punto importante también es que con los cónsules iniciamos un taller de formación del personal de los consulados para que entiendan mejor, se empapen, de los procedimientos migratorios en España, de cómo operan las leyes que de una manera u otra afectan a los extranjeros para que, en fin, pues, puedan rendir un mejor servicio y orientar mejor a los dominicanos.

Fuente: Diario Libre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *