Las peligrosas vacas gordas del Turismo

Turismo RDNuestro ministro de Turismo anunció recientemente que las llegadas de turistas al país cerrarían este año con un impresionante incremento de 10% con respecto al 2014. Tal magnitud de la subida del flujo no se veía desde la década de los ochenta, por lo que tiene razón el funcionario para sentirse jubiloso. Pero la reconocida volatilidad de la industria aconseja no dormirnos en los laureles. Y la creciente competencia en nuestro vecindario regional debe ser motivo de escalofriante preocupación.

Sería un craso error entender que el positivo comportamiento de los flujos es sólo nuestro. La Organización Mundial del Turismo ha informado que el incremento en las llegadas internacionales a nivel mundial ha sido de un 4.3% en los primeros ocho meses de este año, lo cual es un robusto crecimiento porque nunca ha pasado de un 5%. En esto ha jugado un rol determinante la recuperación económica mundial, tras la crisis financiera del 2008-2012.

Con la excepción de África, la mayoría de los destinos han experimentado este año el repunte del turismo, aunque algunos no hayan alcanzado las cumbres nuestras. En el Caribe, por ejemplo, el incremento en los primeros seis meses del año fue de un 5.8%, y la Organización de Turismo del Caribe espera que el año cierre con un 6%, principalmente por el crecimiento del mercado de EE.UU. y Sudamérica. En los primeros 9 meses del año, según reporta la consultora STR, la industria hotelera de la región ha registrado importantes repuntes, alcanzando el pico histórico con un incremento de 2.9% en la ocupación. El beneficio bruto de operación (GOP, en inglés) en ese período ha sido de un 6.4%, mientras el ingreso neto de la operación (NOI, en inglés) ha sido un impresionante 9.1%.

Producto del acercamiento del presidente Obama, Cuba ha tenido este año el más espectacular crecimiento del vecindario, llegando a los 3 millones de turistas antes del cierre del año. En los primeros nueve meses del año el incremento ha sido de un 18%. Con un aporte de más de un millón de visitantes al destino, Canadá es el principal mercado emisor para Cuba. Pero los mercados tradicionales también aumentaron significativamente; al comparar los primeros nueve meses de este año con los del 2014, los canadienses registraron un aumento de un 13.8%, los alemanes un 23.9% y los ingleses un 28.2%. Algunos analistas ya predicen que tan pronto se desmonten las restricciones del embargo, el flujo de estadounidenses desplazará al canadiense, llegando a los tres millones de visitantes en el corto plazo.

Una razón por la cual la RD debe tener en cuenta esa competencia es precisamente por el agresivo programa de expansión que tiene Cuba. El gobierno cubano está embarcando al país en un masivo programa de expansión turística, que nos hará una feroz competencia. A su actual inventario de 62,000 habitaciones se le añadirán 13,600 habitaciones en el 2016 solamente, principalmente en los polos turísticos de sol y playa. Para el 2020 esperan tener 85,000 habitaciones y para 2030, ya Cuba ha anunciado un inventario total de 110,000 habitaciones turísticas.

Pero a eso hay que añadir el aporte de la iniciativa privada cubana en materia de alojamiento, restaurantes, bares y otros servicios de alta calidad que han merecido el reconocimiento de TripAdvisor. Ya el influyente New York Times situó a Cuba en un segundo puesto (detrás de Italia) entre los 52 destinos turísticos que recomendó para el 2015. Las cadenas hoteleras norteamericanas están enviando sus representantes a la isla para preparar su incursión en ese mercado. Entre las inversiones que se esperan resaltan las de turismo de salud (para lo cual Cuba tiene una marcada ventaja comparativa) y la actividad deportiva. En esto último Cuba puede otra vez sobresalir en el béisbol.

México, por su parte, ha tenido a septiembre un crecimiento récord del flujo de 12.4% y la impresión de inseguridad comienza a disiparse. El Caribe mexicano específicamente (Cancún, Riviera Maya, Playa del Carmen, Cozumel, Isla Mujeres), uno de los principales destinos de sol y playa del mundo, ya recibe más de 15 millones de turistas al año, y continuará siendo para la RD su más importante competidor de la región. Para el 2015 se espera que en Quintana Roo el crecimiento de la inversión hotelera haya sido de un 10%, y que sumará infraestructura por el orden de los US$3,500 millones.

La nueva oferta en Cancún-Riviera Maya será en el 2015 casi 900 habitaciones, incluyendo Secrets, Akumal Riviera Maya, Hyatt y Thompson Hoteles, ambos en Playa del Carmen. Ya en Riviera Maya solamente hay 45,000 habitaciones turísticas. La tendencia en estos enclaves es hacia el turismo de lujo, mientras el gobierno mexicano apuesta, en general, a diversificar destinos y aumentar la “derrama económica”.

Lo anterior significa que, si bien la RD ha sido este año el líder en crecimiento del flujo de turistas en el Caribe si exceptuamos a Cuba, tanto México como Cuba, nuestros dos principales competidores regionales, han tenido récords en el crecimiento que sobrepasan el 10% con que cerrará la RD al finalizar el año. En otras palabras, el júbilo por los logros alcanzados este año debe tomar en consideración que nuestros principales competidores nos han superado en cuando al incremento del crecimiento. Eso no desmerita el logro, pero si tempera el entusiasmo y debe resguardarnos de un exceso de confianza.

La preocupación debe ser mayor en tanto se han multiplicado los destinos que captan nuevas inversiones turísticas en la región del Caribe. El crecimiento hotelero de países como Colombia y los de Centroamérica es impresionante y debe mover a preocupación. Colombia, en particular, se perfila como un gigantesco competidor caribeño y las perspectivas son que con la concertación de la paz entre el gobierno y las FARC el turismo hará metástasis. Con su conocidísimo slogan “El riesgo es que te quieras quedar”, el gobierno está enfrascado en una campaña para posicionar al país y el mercado turístico internacional está respondiendo.

En la década comprendida entre 2003 y 2013 los hoteleros han agregado 27,705 habitaciones nuevas al mercado con una inversión de $2,2 billones, según cifras de la Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Cotelco). Las cadenas hoteleras internacionales están actualmente expandiendo sus operaciones en el país. El Grupo IHG tiene 9 hoteles en operación y otros 3 están en apertura. La cadena Accor tendrá un total de 10 hoteles para el 2018, mientras la Marriott tiene dos en Bogotá y está abriendo uno en Medellín. La cadena NIH compró los hoteles de la cadena Royal y los Hoteles Movich también está abocándose a un proceso de expansión importante.

A pesar de las carencias de infraestructura que la aquejan, en Centroamérica los aprestos oficiales por impulsar el turismo son contundentes. En el 2014 el flujo turístico creció tanto como en la RD (6%). Panamá y Costa Rica son los países más activos en materia de captación de nueva inversión hotelera, pero también se están registrando inversiones importantes en Nicaragua, Honduras y El Salvador, principalmente de las cadenas españolas con presencia en nuestro país. La voluntad por aprovechar los recursos naturales de la región se ha manifestado en el “Plan de Desarrollo Turístico Sostenible de Centroamérica 2014-2018” que ha elaborado la SITCA.

En la RD, es cierto, se siguen captando inversiones hoteleras importantes. Una reciente declaración de la Asociación de Hoteles del Este indica que en ese polo hay unas 4,000 habitaciones en construcción. Con la operación del Gansevoort en Sosúa y la próxima apertura del Hotel Aman en Playa Grande se asoman las marcas de alto lujo al país. También la cadena Riu ha anunciado un hotel de 1,500 habitaciones, mientras la cadena Bahía Príncipe ha anunciado un desarrollo de similar tamaño en Las Terrenas.

Pero el repaso anterior de la situación regional sugiere que no hay espacio para la complacencia desmedida por las vacas gordas que tenemos actualmente. Así como “La eterna vigilancia es el precio de la libertad”, así la gestión diligente, especialmente de nuestro sector público, es la clave de la competitividad turística. Regodearnos con los logros actuales puede ser muy peligroso para el futuro económico del país. 

La OMT ha informado que el incremento en las llegadas internacionales a nivel mundial ha sido de un 4.3%.

Fuente: Diario Libre

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *