¡Por un gobierno compartido!

Olga Capellán, comunicadora. Reside en España
Olga Capellán, comunicadora. Reside en España

Por Olga Capellán.-

El Partido Revolucionario Dominicano (PRD) considerado todas las épocas como el partido de la esperanza nacional, desde su principio y con los lineamientos políticos de su líder máximo y guía, el Dr. José Francisco Peña Gómez, quien implementó la doctrina del Socialismo Democrático.

Fueron tiempos tan hermosos, pues el partido blanco y del jacho prendío, siempre marcó un antes y después de de los diversos gobiernos en nuestro país, ya que su lema fue primero la gente, pero el deseo del Dr. Peña Gómez de ser presidente de la república se convirtió en el país en una ilusión, ya que los sectores más recalcitrantes de la sociedad nacional pusieron las peores trabas para que este no lograse su objetivo político y proyecto de nación.

Hoy a tantos años de la ida de este mundo del máximo líder perredeísta y con la situación socio-política y económica en que vive el país para muchos parece mentira el que no se haya logrado implementar ese anhelo del Dr. Peña Gómez.

Hoy aunque muy lejos de esta doctrina peñagomista y con el pacto firmado por el presidente del PRD, Ing. Miguel Vargas Maldonado y el presidente de la república, Lic. Danilo Medina, por un gobierno compartido al parecer se quiere reivindicar ese gran sueño por la gobernabilidad, que no sería más que un gobierno del pueblo y para el pueblo, donde la ideología política no estará en primer orden, sino la del ciudadano común para cumplir con los postulados planteados por ambos partidos.

El país necesita de gente pensadora, capaces de resolver los principales problemas que aquejan a la población, es de ahí que el presidente Medina da la oportunidad para integrar al tren gubernamental a aquellos políticos que tienen sentido común, procedentes de otros partidos; y así en conjunto buscar una solución definitiva a estos problemas, jamás logrados.

Cuando el presidente de la repúblico buscó el apoyo del PRD para hacer realidad un período presidencial reeleccionista, lo hizo no solo pensando en la reelección, sino también en busca de la experiencia adquirida de personajes de otras organizaciones y lo logró, para con ello dar la oportunidad a que se beneficien de su gobierno, no solo sus compañeros de partido, sino también pensando en aquellos dominicanos, que aún formando parte de otras parcelas políticas se encuentran en situaciones difíciles, y que tienen el mismo derecho en una sociedad de desigualdad como la nuestra, pero Danilo Medina, trata de ser justo, y es de sabio reconocer que eso solo se logra con la participación de todos los sectores sociales del país.

Un gobierno peledeísta con la integración de experimentados dirigentes perredeistas y de otras organizaciones partidistas, será un gobierno de unidad nacional con la participación de gran parte de la población actualmente improductiva, porque esa ha sido la meta del PRD como partido de la esperanza nacional y su presidente Ing. Miguel Vargas Maldonado.

Ahora el gobierno está en la obligación de cambiar su estrategia frente a la sociedad nacional, para mejorar las condiciones de vida del ciudadano común y de la clase más de poseída, porque de lo contrario el propio pueblo le pasará factura a ambos partidos.

Con la participación de todos estos sectores se hará posible corregir los entuertos producidos por algunos personajes que dentro del gobierno mostraron ser insaciables y que con la nueva modalidad tendrán que ajustarse a las reglas de la ética o quedarán fuera del tren gubernamental, como ha sido el gran deseo aún no cumplido por el primer mandatario Danilo Medina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *