Pierluisi habló anoche de Estadidad en Nueva York

Estará hoy ante el Senado de EU discutiendo la situación fiscal de PR

El Comisionado Residente en Washington, Pedro PierluisiNueva York- El Comisionado Residente en Washington, Pedro Pierluisi, se puso anoche su sombrero de litigante para probarle a los de estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad de Columbia en Nueva York por qué Puerto Rico tiene que ser un estado.

“El estatus territorial de Puerto Rico es la raíz de la crisis en la Isla. Nuestro estatus es no solo el problema, sino que es el problema de donde emanan casi todos nuestros otros problemas”, comenzó diciendo Pierluisi, quien al concluir su mensaje participó de una sesión de preguntas y respuestas como parte del conversatorio “Crisis Económica y Política de Puerto Rico” co-auspiciado por la Oficina de Iniciativas de Justicia Social y la Asociación de Estudiantes de Derecho Latinos.

Durante su mensaje el Comisionado Residente hizo un recuento histórico de la relación de Puerto Rico y Estados Unidos y el estatus territorial que mantenemos hace 117 años. “¿Qué significa ser un territorio? Simple y sencillamente significa estar privados de los derechos políticos y la igualdad ante la ley. La ley federal es suprema en Puerto Rico, al igual que lo es aquí en Nueva York. Tenemos tribunales federales en Puerto Rico, y todas las agencias federales tienen presencia en la Isla. Sin embargo, los residentes de la Isla no pueden elegir a los líderes que hacen sus leyes nacionales. No pueden votar por su Presidente y Comandante en Jefe, a pesar de que un gran número de puertorriqueños sirven en el ejército. No están representados en el Senado, un cuerpo donde cada miembro ejerce un gran poder; y tienen un delegado a la Cámara, llamado el Comisionado Residente, cargo que ocupo desde el 2009. En este rol, puedo presentar proyectos de ley y votar en los comités, pero no puedo votar en el pleno de la Cámara. Mientras que 435 de mis colegas, desde Maine hasta Alaska, votan sobre legislaciones que afectan todos los aspectos de la vida de mis constituyentes, estoy confinado al papel de espectador”, sentenció.

Pierluisi explicó que hay solamente dos alternativas para resolver el estatus, la independencia y la estadidad. “La estadidad perfeccionaría nuestra unión a los Estados Unidos. Le daría a Puerto Rico lo que todas las personas libres merecen: derechos plenos al voto, autogobierno pleno y la plena igualdad ante la ley. El estado de Puerto Rico tendría mucho más poder político que el territorio de Puerto Rico, con  dos senadores federales, cinco representantes en la Cámara federal, y siete votos para el Presidente y Vice-presidente. Al mismo tiempo, al asegurar que Puerto Rico recibiría un trato igual en todos los programas federales, la estadidad fortalecería la economía de Puerto Rico y mejoraría nuestra calidad de vida, como queda demostrado con los ejemplos más recientes de Alaska y Hawái. Nunca he escuchado a un observador objetivo argumentar lo contrario”, enfatizó el Comisionado Residente.

Así también estableció que la estadidad es el siguiente paso correcto y lógico para Puerto Rico, la progresión natural de la condición de territorio, usando como ejemplo el Referéndum de 2012, auspiciado por el Gobierno de Puerto Rico, donde la gran mayoría de puertorriqueños acudieron a las urnas a expresar su rechazo al estatus territorial actual y dejar claro su deseo de estadidad.

 

 

“A raíz de esa votación histórica, le presenté los resultados a mis colegas en el Congreso y a la Administración Obama. Hice esto porque, para que un territorio se convierta en estado, el Congreso debe aprobar legislación conocida como “un acta de admisión” y el Presidente debe convertirla en ley con su firma. También traje los resultados a las Naciones Unidas, aquí en Nueva York, señalando que mis constituyentes, ciudadanos de la nación más democrática en la historia,  estaban siendo gobernados sin su consentimiento”, sostuvo.

 

“A iniciativa mía, la Administración Obama solicitó, y el Congreso aprobó en enero de 2014 una asignación de $2.5 millones para financiar la primera votación de estatus en la historia de la Isla patrocinada por el gobierno federal. Esta asignación estará disponible hasta que sea utilizada por el gobierno de Puerto Rico. No todo el mundo se da cuenta todavía, pero este es el paso más importante que el gobierno federal ha tomado para resolver el problema del status político de Puerto Rico. El problema es que el Gobernador de Puerto Rico no ha movido un dedo para programar esa votación” continuó.

 

“La verdad es sencilla. Para salir adelante Puerto Rico debe ser tratado igual. Y para ser tratado igual, Puerto Rico tiene que convertirse en estado. ” finalizó Pierluisi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *