Los niños ansiosos

niñosCuando se es niño es común sentir temor hacía ciertas cosas; miedo a la oscuridad, a los payasos -en algunos casos- miedo a ciertos animales…

Estos temores y preocupaciones son completamente naturales en el transcurso del desarrollo de los niños e irán disminuyendo o desapareciendo a medida en que se les ofrezca seguridad, apoyo y contención, afirma Lorraine Isa, psicóloga clínica.

Ella sostiene que en ocasiones, las respuestas emocionales pueden llegar a niveles muy altos provocando en los niños un trastorno de ansiedad infantil.

“Podemos hablar de la presencia de un trastorno de ansiedad cuando sus manifestaciones son tan intensas que interfieren en el desarrollo normal de la vida de los niños” explica Isa.

Asegura que es común que los niños ansiosos traten de complacer a los adultos, que tratarán de ser perfectos si creen que eso es lo que se espera de ellos.

Es por ello que aconseja reforzar las habilidades de los hijos y sus esfuerzos de intentar hacer las cosas bien aunque no haya habido éxito.

Hay que “aceptar las equivocaciones como una parte normal del crecimiento, hacerles saber que no se espera que hagan las cosas perfectamente, normalizar el error como algo que nos permite aprender”, aconseja Isa.

Explica además que no existe una edad estándar para este tipo de trastorno, ya que es posible que un niño pueda presentar un cuadro de ansiedad antes del primer año: “pueden mostrar incomodidad en presencia de extraños cuando comienzan a discriminar entre personas conocidas y desconocidas”, explica.

Influencia de los padres sobre la ansiedad de sus hijos. La especialista de la conducta advierte que existen actitudes de los padres que pueden estar directamente relacionadas con el estado ansioso en los hijos, como por ejemplo pretender tener un excesivo control sobre ellos, las altas expectativas, la baja tolerancia a los errores o equivocaciones de los mismos; el rechazo, las correcciones violentas como pelas, castigos o insultos.

Otras veces -señala- los mismos niveles de ansiedad en los padres se ven reflejados en las conductas de los hijos, razón por la cual la eficacia del tratamiento y prevención del trastorno de ansiedad en los niños dependerá mucho de la participación activa de los padres en el proceso psicológico.

“Los hijos necesitan sentir que sus padres están ahí no solo para corregir y disciplinar, sino también para divertirse, hablar de trivialidades, compartir actividades que sean de su agrado de acuerdo a su edad, apoyarlos. En la medida en que somos muy críticos y autoritarios y por lo tanto menos empáticos y dispuestos a escuchar, la confianza y comunicación pueden disminuir”, asegura la experta en la conducta humana, quien sostiene, además, que estas situaciones pueden estar contribuyendo al problema de la ansiedad del niño.

¿Cómo manejar la ansiedad en los niños? Isa explica que una forma de contribuir a la tranquilidad de sus hijos puede empezar por ayudarlos a identificar estrategias simples para lidiar con la ansiedad, como organizar sus materiales, hacer las cosas a tiempo, meditar, hacer ejercicios de respiración, escribir, hacer deportes, hablar con alguien, entre otras cosas que contribuyen a que los niveles de estrés se normalicen.

Asegura que los niños necesitan una estructura, y para ello es importante mantener una rutina consistente, pero flexible para las tareas de la escuela, los quehaceres del hogar y otras actividades recreativas. Para esto es recomendable establecer, junto a ellos, un horario de actividades diarias.

Otra manera eficaz de acabar con la ansiedad de los niños, según esta especialista, es entender que el niño depende del adulto para descubrir los recursos que le permitirán regularizar sus emociones, lo que les ayudará a mantener la calma; por eso es importante aprender a escuchar, ser empáticos, tener expectativas alcanzables para los hijo y utilizar métodos de disciplina adecuados que en lugar de aumentar el temor a la autoridad de los padres, logre establecer niveles adecuados de comunicación y confianza que permitan humanizar las relaciones entre padres e hijos.

Tratamiento. La especialista explica que existen diferentes tipos de ansiedad en los niños. Es por ello que antes de empezar algún tratamiento se debe identificar qué está provocando la ansiedad en el infante.
Destaca que ya se dispone de datos que muestran la eficacia que tiene la intervención cuando se incluye a los padres en la misma, entrenándolos en determinadas estrategias y habilidades.

Fuente:Hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *