#VideoDenuncia Abuso Policial en Puerto Rico contra dominicanos

Por Gheidy de la Cruz

SAN JUAN, Puerto Rico (www.diasporadominicana.com).-El Comité Dominicano de los Derechos Humanos en Puerto Rico presentó tres casos de abuso de la Policía de Puerto Rico contra quisqueyanos con lo que solicitarán  poner fin a los acuerdos entre el gobierno local y el Departamento de Justicia Federal.

Uno de los casos es el del albañil dominicano Pedro Ozuna, a quien un agente le disparó a quema ropa, directamente al abdomen, aunque ya había sido inmovilizado en el marco de una discusión familiar.

El dominicano Pedro Ozuna a quien Policia de Puerto Rico le disparó a quema ropa. www.diasporadominicana.com
El dominicano Pedro Ozuna a quien Policia de Puerto Rico le disparó a quema ropa. www.diasporadominicana.com

Su vecina, testigo del hecho, indicó que Ozuna estaba desarmado “yo iba llegando, me preguntan si soy familia y me dicen que me retire, pero yo me quedé mirando, el policía llega le da el alto, el se queda tranquilo y le cogen la mano y se la viran para hacia atrás y, ahí a quema ropa, le da el disparo; en ningún momento el se puso agresivo para mi el policía era que estaba agresivo”.

Ozuna, con 28 años de residencia legan en Puerto Rico supuestamente discutía con un cuñado en su residencia en el sector de Puerto Nuevo, y tenía un machete el cual tiró cuando el agente interviene.

“Y este policía,  Armando Lugo Sambrana es un abusador porque él estaba pasivo como dice la señora y le dispara a quema ropa, pero entonces espera que llegue el domingo para radicarle cargos con un día de operado y se le desmaya en el camino”, apuntó José Rodriguez, presidente del Comité Dominicano de los Derechos Humanos en Puerto Rico .

En conferencia de prensa realizada en el Colegio de Abogados, Esteban Reyes, también del Comité presentó varias fotografías de la condición en la que se encuentra el dominicano, confinado en la Carcel de Bayamón, acusado de dos intentos de homicidios y con una fianza de 600 mil dólares.

Recordaron que en 2012 el Departamento de Justicia Federal presentó una demanda contra la Policía de Puerto Rico ante la violación de derechos de la comunidad dominicana.

Un acuerdo permitió el inicio de un proceso de reforma a la policía de la isla, calificado por José Rodríguez, como “una burla”.

Dijo que lo insólito de esto es que ellos -la policía- esperaron que el tribunal le encontrara causa el domingo y mandaron un comunicado de prensa a un medio local y nunca indicaron que le dieron un disparo, “pero esperan en contubernio con los jueces y fiscales, encontrarle causa para entonces decirle a la prensa que le encontraron causa y le ponen 600 mil solares de multa”.

Informaron que con un día de operado se les desmayó en el camino porque tenían premura para radicarle cargos y tuvieron que devolverse a Centro Medico donde José Rodriguez lo fue a ver y, al día siguiente, se lo llevaron a las prisa para dedicarle cargos.

Dijo que el juez Edgar Figueroa de la Sala de Investigaciones se está prestando a hacerle “juego sucio a la policía” porque el Departamento de Justicia nunca ha encontrado a ningún agente culpable de ninguna de las querellas que la han llevado por lo que van a recurrir a la Comisión Interamericana y a la ONU “porque aquí no tenemos ni voz ni voto”.

Rodriguez lamentó que en casos como este el mismo sistema se protege “aquí lo que hay es un contubernio con la Fiscalia, Departamento de Justicia y la Policía de Puerto Rico”

OTRO CASO

Otro de los casos es el de Jose Luis de la Cruz, quien luego de librarse de un cargo de porte de arma de fuego, la policía lo esperó fuera del tribunal y, como es indocumentado lo llevaron al Servicio de Inmigración para fines de deportación, en violación a los acuerdos ya establecidos.

De la Cruz, que lleva en la isla 8 años explicó que el hecho ocurre mientras le hacia un favor a un amigo para ir a comprar un almuerzo, sin que el supiera que llevaba un arma de fuego con porte sólo para tiro al blanco.

Explicó que cuando entraron al restaurante habían dos agentes comiendo, compran la comida y se marchan, pero que mas adelante decide parar en un puesto de gasolina y cuando regresa a su vehículo encuentra que los mismos agentes habían intervenido a su amigo y lo mismo hacen con él.

Ya esposado traen un perro entrenado para identificar si tenían en el vehículo sustancias controlada, supuestamente en el asiento de atrás marcó positivo.

Lo llevaron al cuartel donde le preguntan por su número de seguro social que no posee por su estatus migratorio, sin embargo les entregó su licencia de conducir, aprobada recientemente para indocumentados en la isla.

“Y yo le pasé la licencia y el dijo esto: fue un error del gobierno darle licencia a los dominicanos”, apuntó.

Posteriormente lo trasladan a otro cuartel y luego lo entregan a inmigración, ya que no le encontraron causa.

“Es una practica muy común de la policía detener personas que lo llevan a tribunal luego de que los descargan, tiene que haber un ente civil que sea quien haga las investigaciones, no el mismo sistema que va a ser demandado”, dijo Esteban Reyes, del Comité Dominicano de los Derechos Humanos a pesar de que existe una orden ejecutiva que prohibe a los policía intervenir como si fueran agentes de inmigración.

José Rodriguez explicó que en este caso se destaca también el contubernio del juez con la policía “porque si el juez tiene autoridad y está dentro del tribunal no le puede permitir a un policía que arreste a un ciudadano que ha sido descargado, pero como es un inmigrante lo esperan, lo apresan y le llaman a inmigración”.

Esa practica está prohibida desde octubre de 2014 en una orden ejecutiva que indica que los policías no pueden actuar como si fueran agentes de inmigración.

TERCER CASO

El tercer caso es el del dominicano Jorge García, quien según testimonio de su esposa puertorriqueña mas de 30 agentes llegaron a su casa buscándolo para arrestarlo, y resultó que era una error.

Dijo que a pesar de ser una mujer con impedimentos no le permitieron ni siquiera vestirse, la insultaron porque parecía dominicana y por practicar una religión de santería.

“Son dos cosas: es un dominicano el que están buscando y entran a la casa sin una orden…es un inmigrante, es un dominicano cualquiera, no contaban que estaba su esposa, la humillan, la insultan… es la esposa de un dominicano, eso no tiene que ver, ese es el punto”, destacó Rodriguez.

Sobre este caso Esteban Reyes indicó que el discrimen es tal que cuando estaban en el tribunal para el fichaje, un policía advierte que deben tener cuidado con “esas mujeres” haciendo alusión a la esposa de Garcia por ser trigueña.

En tanto la reconocida abogada Ada Conde lamentó que una gran parte del sector policial tenga como su norte el discrimen hacia esos ciudadanos en distintos aspectos.

“Lamentablemente por eso es que decimos que es una burla la susodicha reforma de la policía porque con decir que estoy entrenando cadetes no es suficiente; la situación es grave, son los policías que están en las calles, los que están en los cuarteles, los que están interviniendo que tienen las malas mañas, los que son las manzanas podridas que no se están interviniendo”, dijo Conde.

“Ellos diciendo que aquí se esta haciendo algo, y se están gastando millones y millones de dólares en personas que nadie sabe quienes son”, dijo.

Tanto José Rodriguez como Esteban Reyes de los Derechos Humanos acompañados de la abogada Ada Conde adelantaron pedirán terminen los acuerdos con el gobierno federal ya que se violentan todos cuando se levantó la demanda por violación de derechos a los dominicanos.

Aprovecharon y exigieron al presidente dominicano Danilo Medina establecer acuerdos de derechos humanos con el gobierno de Puerto Rico, ya que se aplica tanto dinero y energía a otros asuntos mientras los quisqueyanos son humillados por las autoridades

«Es una burla la susodicha reforma de la Policía. Aquí hay un perfil de la nacionalidad y la mezcla de su color de piel. Con decir que estamos entrenando cadetes no es suficiente. Esos policías son las manzanas podridas de la calle», agregó Conde.

La reforma de la Policía local se puso en marcha tras el acuerdo judicial alcanzado entre el Gobierno y la Justicia federal a raíz de un informe de 2011 de la Unión Americana de Libertades Civiles que denunciaba que entre 2005 y 2010 casi 2.000 agentes de la Policía local cometieron delitos de distinta índole.

Esteban Reyes, José Rodriguez y la abogada Ada Conde acompañados de los denunciantes. Foto www.diaspora dominicana.com
Esteban Reyes, José Rodriguez y la abogada Ada Conde acompañados de los denunciantes. Foto www.diaspora dominicana.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *