“No cogemos presión de nadie”, dice Milton Ray Guevara

Milton Ray GuevaraEl Tribunal Constitucional desarrolla una política a largo plazo de “cero papel”, para convertirse en un tribunal moderno.

A mí no hay nadie en esta vida que me diga cómo debo votar en una sentencia en ese tribunal
Milton Ray Guevara, presidente del Tribunal Constitucinal.

“La idea es no utilizar papel, totalmente digital”, informó el presidente del TC, Milton Ray Guevara, durante su participación en el Desayuno de Listín Diario.

Ray Guevara dice que ese órgano está en crecimiento, por lo que tiene que proveerse de las herramientas tecnológicas que requiere un tribunal moderno.

El magistrado informó que fue contratada, mediante licitación, una firma para hacer un modelo de gestión del tribunal, que será fortalecido con un sistema de gestión de expedientes. Subrayó que eso permitirá que se pueda ir al local del tribunal con un número de expediente y saber cómo está de forma electrónica.

Puntualizó que el TC se ha formado con un modelo de gestión pública. Indicó que desde el primer día todas las compras se hacen a través de licitación organizada por el PNUD y que el TC solo hace compras menores, siguiendo la ley de compras y contrataciones.

“Si de alguna manera se entiende que el TC es un fiscalizador debe tener la casa de cristal”, apuntó.

Destacó que es la primera institución que en su primer año tenía un plan estratégico, habiendo partido de la nada, porque solo contaban con la Constitución y la ley orgánica.

Dijo que tenían dos caminos: o se pasaban un año creando toda la estructura o empezaban la labor jurisdiccional junto con la creación del TC, escogiendo la segunda opción.

Anunció la creación de una unidad de seguimiento para adoptar las medidas pertinentes para que las decisiones se cumplan, aunque sostuvo que la mayoría han sido acatadas.

Enfatizó que la ley 137-11 dice lo que el TC debe hacer cuando no se cumple una sentencia. Y en ese sentido leyó la parte final del artículo 9 , que le da competencia para conocer de las cuestiones incidentales que surjan ante él y dirimir las dificultades relativas a la ejecución de sus decisiones.

El reglamento aprobado por el TC permite que algunos expedientes sean declarados de urgencia. Ray Guevara puso como ejemplo un recurso sobre el presupuesto de un determinado año, que no puede ser fallado después que pase el periodo de ejecución.

Comentó que muy poca gente se da cuenta del cambio que representa el período después de la Constitución del 2010. Sostuvo que el país debe darse cuenta que hay una nueva vida institucional.

“Eso cambió, el propio Tribunal Constitucional está sometido a la Constitución y las leyes”, apuntó.

Aprobación de presupuestos
Ray Guevara precisó que la Constitución y las leyes establecen un procedimiento para la aprobación de los presupuestos del TC, de la Junta Central Electoral (JCE) y de la Cámara de Cuentas. Especificó que deben ser elaborados por comisiones de esas entidades conjuntamente con el Congreso Nacional y no puede ser variado por el Poder Ejecutivo.

Manifestó que a partir de este año hay que cumplir con ese procedimiento. En el caso del TC, señaló que el artículo 118 de su ley orgánica, 137-11, establece que “el presupuesto lo elabora el tribunal, el Presidente (de la República) tiene que mandarlo, tal como lo manda el tribunal, al Congreso, sin ponerle la mano, y el Congreso es que decide”.

Ray Guevara le encuentra lógica a ese procedimiento. Señala que la Cámara de Cuentas es el órgano de control del Estado, por lo tanto el Poder Ejecutivo no debe decir cuánto recibirá de presupuesto, porque esa entidad podría decir que no puede contratar los inspectores porque no le dan el dinero. Igual dice ocurre con la JCE, que podría decir que no comprará las boletas para realizar las elecciones, porque no hay dinero.

“Y al Tribunal Constitucional se le podría decir: ustedes juzgan la constitucionalidad, pero nosotros no le damos los cuartos”, advirtió.

Sin embargo, dice que no tiene quejas del trato que le ha dado el presidente Danilo Medina al Tribunal Constitucional, tras expresar que las dos veces que han acudido ante él, ha actuado bien.

Al TC le fue aprobado un presupuesto de 850 millones de pesos para ejecutar este año, 50 millones menos que lo solicitado. En el 2014, el monto fue de 681 millones de pesos.

Ray Guevara rehusó opinar sobre la reforma a la Constitución propuesta para establecer la reelección Presidencial, porque es un tema que podría llegar al TC.

Sin embargo, valoró los méritos de la Constitución del 2010, la cual calificó como una mina para el ciudadano y para los poderes públicos desarrollar sus actividades en el marco del respeto a la Constitución, a la ley y al estado de derecho.

Observó que hay una serie de leyes que manda la Constitución que no han sido promulgadas y que considera importantes.

ASPIRA QUE CADA CIUDADANO TENGA UNA CONSTITUCIÓN DE BOLSILLO
Solicitud a Educación El TC insiste en su pedido al Ministerio de Educación para que publique 10 millones de constitución de bolsillo, a fin de que cada ciudadano tenga una. Entiende que Educación cuenta con recursos para esa labor.

Ray Guevara precisó que el TC ya ha repartido 20,000 ejemplares. Reiteró también la necesidad de hacer obligatoria la enseñanza de la Constitución en centros educaivos públicos y privados, como manda la Carta Magna, en el artículo 63 numeral 13.

El departamento de publicaciones del TC fue puesto a disposición del programa de alfabetización del gobierno. Dice que han invertido uno por ciento del presupuesto en formación del personal.

LABOR DE DIFUSIÓN
Ray Guevara expresó que el TC es el único que la Constitución obliga a promover el derecho constitucional. Sostuvo que esto lo llevó a que el año pasado organizaran varios diplomados para abogados y para periodistas, conversatorios en provincias y sesiones para presentar al Pleno en distintas ciudades.

Cuenta con un periódico institucional que publica 30 mil ejemplares y tendrá un programa de televisión en la estatal CERTV.

‘AQUÍ NADIE TIENE MIEDO’
El presidente del Tribunal Constitucional, Milton Ray Guevara, advirtió que no habrá presión, ni fuerza humana capaz de hacer que cambien una decisión o que la adopten para favorecer intereses particulares de la naturaleza que sea.

Sostuvo que las decisiones del TC son fruto de la competencia profesional, de la consciencia individual, de los conocimientos adquiridos a través del tiempo y del sentido de compromiso y de responsabilidad de cada juez y jueza.

“A mí no hay nadie en esta vida que me diga cómo debo votar en una sentencia de este tribunal”, aseguró.

Percibe que el TC recibirá una gran cantidad de casos, por dos razones: primero, porque la mayoría de la gente dice que en el TC se hace justicia, lo cual atribuye a que asume su responsabilidad “llueve, truene o ventee”.

“Nosotros no cogemos corte, ni cogemos presión, eso es así y la gente lo sabe”, afirmó.

La segunda razón que cita es porque muchos abogados quieren convertirlo en una cuarta instancia, lo cual dice respetan. Enfatizó que lo significativo es que ya los ciudadanos “de a pie” se dan cuenta que tienen una oportunidad, lo cual valora como significativo.

El presidente del TC participó en el Desayuno de Listín Diario, encabezado por el director del periódico, Miguel Franjul. Ray Guevara estuvo acompañado del secretario general, Julio José Rojas Báez; la encargada de Publicaciones, Leonor Tejada; el letrado Félix Tena; la jefa de Gabinete, Johanna Monagas, la encargada de Prensa, Rosa Puello, y el encargado de Comunicaciones, Rafael Polanco.

Ray Guevara reveló que les dijo a los magistrados durante una reunión en Unibe, en el 2012, que todos debían estar conscientes de la pesada responsabilidad que tenían bajo sus hombros. Narró que les expuso que en su caso, estaba dispuesto a afrontar todas las consecuencias que se derivasen de sus actuaciones como presidente, porque había pasado por la vida pública con un estilo, una manera de hacer las cosas y una vocación de servicio y entrega al Estado que no tenía otro camino que enfrentar las consecuencias de los actos y las decisiones del tribunal.

“Y les dije: el que tenga miedo que se compre un perro prieto”, rememoró, y a seguidas contó: “y como aquí nadie aquí tiene miedo, aquí nadie se va a comprar un perro prieto”.

Razón a quien la tiene
Rechazó que las decisiones del TC favorezcan al Estado. Sostuvo que el TC es un tribunal ciudadano que no está para darle la razón al ciudadano o al Estado, sino a quien la tiene.

Indicó que en sus tres años de funcionamiento emitió 98 sentencias en contra del Estado, lo que considera es una muestra de que tiene una línea muy clara de ajustarse a su mandato, que es garantizar la supremacía de la Constitución, la defensa del orden constitucional y la protección de los derechos fundamentales. Reconoce que la función de un juez siempre es difícil.

“El justiciable cuando acude a una jurisdicción y le dan la razón dice el tribunal reconoció el derecho que tenía, si no resulta ganancioso dice el tribunal me quitó el derecho que tenía, me quitó la razón”, expresó.

Sostiene que un juez nunca puede esperar agradecimiento, sino cumplir su deber de administrar justicia apegado a la Constitución y la ley. Resaltó que las sentencias del TC no son para que participen en un concurso de popularidad, ni para mortificar o beneficiar a nadie.

98
Es el número de sentencias en contra del Estado dictadas por el TC, por lo cual su presidente rechazó que sus decisiones favorezcan al Estado.

Fallos
El Tribunal Constitucional ha publicado 801 sentencias en sus tres años de gestión, en su primer año 104, en el segundo 290, y en el tercero 407, para un promedio de unas 200 por año.

Quórum
El quórum del TC es de 9 de los 13 miembros y sus decisiones requieren una mayoría calificada de 9. Unos 25 casos no han sido fallados porque no han logrado el quórum requerido.

DICE NO HA HABIDO CHOQUES DE TRENES EN ALTAS CORTES

RELACIONES ARMONIOSAS
Ray Guevara señaló que no se ha producido ningún choque de trenes entre las altas cortes después de la presencia del TC como vaticinaron algunas personas.

Resaltó que con la Suprema Corte de Justicia (SCJ) y el Tribunal Superior Electoral (TSE) hay relaciones armoniosas, las cuales dicen son inmejorables.

“Esto se pintaba como que el Tribunal Superior Electoral iba a tener un cañón, la Suprema misiles y el Tribunal Constitucional una bomba de destrucción masiva, que iba a ser un enfrentamiento”, precisó.

Puntualizó que se han dado cuenta que cada corte, en el ejercicio de sus funciones, lo que tiene que hacer es ajustarse a las reglas de su funcionamiento.

En tanto, observa con preocupación la petición de renuncia al presidente de la SCJ, la recusación a cinco jueces del TSE y la intención de desacreditar a los jueces del TC.

Alertó que si se recusan los cinco jueces, como ocurre ahora con el TSE, se paraliza el tribunal.

Cree que en años electorales los ánimos se exacerban y se culpa a los tribunales de las deficiencias del sistema político. Favoreció la aprobación de una ley de partidos y una de garantías electorales, porque permitiría a los partidos políticos resolver sus asuntos de la mejor manera, con reglas claras, que serán más fácilmente apreciables por los tribunales, si deciden llevar sus conflictos allá.

Expuso que los partidos no pueden echar la culpa a los tribunales de problemas que ellos mismos crean.

Fuente: Listín Diario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *