Bariátrica en adolescentes

BariaticaA consecuencia de una dieta malsana, falta de control en la elección de los alimentos y factores asociados a la genética y sociales, un alto porcentaje de adolescentes en República Dominicana padece de obesidad (acumulación anormal o excesiva de grasa).

Para buscar una solución a esta problemática de salud, desde hace algunos años, y de forma muy tímida, se está practicando a adolescentes la cirugía bariátrica, uno de los procedimientos quirúrgicos más eficaces para tratar la obesidad.

Rafael González, médico cirujano con especialidad bariátrica, dice que existe una experiencia que no supera los cien casos, tomando en cuenta los diversos grupos de cirujanos operantes en el país, que hayan practicado una cirugía a adolescentes.

Los países de mejor experiencia en cirugía bariátrica son España, que comenzó con adolescentes de 14 años en el 2008, y Chile, donde se inició un estudio que incluye a jóvenes de 13 años, informa González.

Los padecimientos de salud que motivan a realizar una cirugía bariátrica a adolescentes son a veces los mismos de un adulto, siendo los más comunes la diabetes, hipertensión arterial y males cardiovasculares. En la mayoría de los adolescentes la dolencia no tiene que ver con lo orgánico, sino con lo exógeno, explica el galeno.

El cirujano de la obesidad y jefe del Servicio de Cirugía del Hospital Marcelino Vélez Santana, asegura que hasta ahora todas las cirugías que ha hecho han sido satisfactorias y no representan ningún riesgo.

“El paciente es el peligro en su propia cirugía, porque cuando no cumple con las recomendaciones médicas hace cosas que ponen en peligro la operacón en lo inmediato. Ejemplo, hay pacientes que a escondidas ingieren alimentos sólidos en vez de líquidos. Esta irresponsabilidad puede provocar que se abra la línea de sutura en el estómago, dando como resultado riesgo de muerte postoperatorio. Quizá en el adolescente, por su poco desarrollo, es posible que se dé este desorden. Por lo demás el riego es el mismo”, explica González.

((Decisión

Desesperación por males de salud
El galeno considera que los adolescentes, aparte de los problemas de salud que les provoca la obesidad, sufren efectos sicológicos que traen como consecuencia otro historial.

El joven es víctima de discriminación en la escuela, en el transporte y en distintas esferas de la sociedad, y eso le provoca una depresión.

Esta se manifi esta de diversas formas, siendo las más comunes el aislamiento y ansiedad, que agravan su estado obeso.

Los padres de adolescentes obesos preocupados por el estado emocional y de salud de sus hijos buscan ayuda médica, y en ésta tienen como opción la cirugía, informa González, quien tiene una vasta experiencia en estos procedimientos que realiza en clínicas privadas y hospitales del país.

Cirugía: Solución extrema y saludable
El doctor Rafael González dice que a su consultorio llegan padres desesperados que ven en la cirugía bariátrica la solución del problema de obesidad de sus hijos adolescentes.

Por lo general cargan a cuestas todo un historial de problemas de salud: diabetes tipo 2, presión alta, problemas articulares, obesidad visceral, apnea del sueño y, sobre todo, baja autoestima.

“Cuando recibo a un paciente adolescente, en su mayoría llegan acompañados de sus padres. Además de los exámenes clínicos que requiere este tipo de procedimientos, es evaluado por un profesional de la sicología”.

El objetivo es conocer su desarrollo mental, sus conocimientos sobre la condición de la cirugía y la actitud con respecto a sus deberes y a las recomendaciones del médico, para que no cometa desórdenes luego de la operación.

Asegura que la situación es tan delicada, que cuando el profesional no hace esto, existe siempre la posibilidad de que el adolescente ponga en riesgo su vida.

González considera que antes de la elección del candidato a cirugía, en busca de solucionar su obesidad, hay que establecer bien su desarrollo sicomotor. Es lo más importante. De ahí depende el éxito postoperatorio.

Lo demás es común a los adultos. Hay que hacer evaluciones por gastroenterología para ver si su estómago está sano, visitas al cardiólogo, al neumólogo para ver sus pulmones y al endocrinólogo para valorar el componente hormonal, un factor importante ya que hay desórdenes que generan obesidad y la cirugía no los resuelve.

Después de la cirugía la familia y el paciente deben estar consciente de que no pueden abusar de los carbohidratos, ni comer grandes cantidades de azúcar. Es la principal causa de reganancia de peso sin importar el procedimiento realizado, asegura el médico.

Testimonio
González, quien ha recibido entrenamiento en cirugía bariátrica en Lyon, Francia, y en cirugía de manga gástrica en el Mercy Hospital de Miami, confiesa que una de sus experiencias más satisfactorias fue cuando operó a una joven de 18 años. Tenía más de 250 libras y 5.4 de estatura. Fue sometida a cirugía de gastrectomía en manga, hace más de tres años.

La joven recuperó su vida, porque después se elevó su autoestima, mejoró su rendimiento en los estudios y hoy se desenvuelve como una joven abogada con un camino de éxito por recorrer.

((Cirugía

Disminución del peso corporal
Rafael González dice que no practica la cirugía bariátrica a jóvenes que tengan adicciones, no importa la sustancia; ni a los que sufren de depresión, ya que cualquier exógeno puede inducir a ideas suicidas, pensamientos presentes en el depresivo; ni a adolescentes con patologías crónicas como, por ejemplo, cáncer.

Fuente: Listín Diario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *