Dominicanos Filadelfia y Wilmington veneran a Nuestra Señora de la Altagracia

 
VIRGE DE LA ALTAGRACIAPor Polón Vásquez
 
FILADELFIA, PA—Las comunidades dominicanas residentes en Filadelfia y Wilmington, Delaware veneraron y pidieron milagros a su patrona espiritual Nuestra Señora de la Altagracia durante misas llevadas a cabo el fin de semana en iglesias católicas de estas poblaciones.
La Iglesia Visitation de Filadelfia lució abarrotada de feligreses y líderes comunitarios de origen quisqueyanos residentes en esta localidad, mientras que la Iglesia San Pablo de Wilmington reunió en su interior a más de mil devotos católicos que veneraron y solicitaron favores a la Virgen.
El Sacerdote Juan Olenick, Cura Párroco de Visitation, durante su homilía hizo un ferviente llamado a los dominicanos para que mantengan viva la fe cristiana porque ésta forma parte de su legado cultural traído desde su país a Filadelfia.
Luego de finalizar la Santa Misa del domingo 18 de enero en honor a la Virgen de la Altagracia, los dominicanos y demás hispanos se concentraron en el Centro Comunitario Cardinal Bevilacqua degustaron diversos platos de comidas latinas, confraternizaron y escucharon la melodiosa música cristiana en vivo a cargo del cantante Elvis Batista.
Mayra Dorvil líder religiosa en Filadelfia dijo que las personas que asistieron al banquete disfrutaron un menú variado, abundante y las comidas, agua y bebidas gaseosas que quedaron fueron distribuidas en hogares de indigentes que viven cerca de la Iglesia Visitation.
La Parroquia Visitation está localizada en el 300 E. de Lehigh avenida al norte de Filadelfia, espacio geográfico donde residen y trabajan, la mayoría de los dominicanos.
La misa dedicada a la Altagracia y banquete culinario ofrecido a los feligreses fue organizado por el Comité Altagraciano que encabezan Milagros Mejía, Carlita López, Pedro Regalado, Polón Vásquez, Emilio Martínez, José Joaquín Mota y Yudi Presidente de la Legión de María una organización caritativa de aquí.
Además, Dante Sánchez, Charle Mendoza, José Galán, Awilda Rondón, Germania Santos, Mayra Dorvil, Tony Rondón, Connie Galan, Wilberto Hernández, María García, Carmen Rodríguez, Marina Decena y Minerva Melgem.
Mientras que en la Iglesia San Pablo de la calle 4 en Wilmington, Delaware, la misa fue oficiada por Robert Pérez, un joven sacerdote que vino desde Santo Domingo y Michael Perea y Patrick Foutts, Cura Párroco y Vicario allí respectivamente.
Al final del oficio religioso, los devotos a la Virgen se congregaron en el Centro Comunitario donde comieron, bailaron bachata, merengue y otros ritmos antillanos. Ana Ventura, Miguel Almonte, Petra Victoria y Nelson Graciano del Comité Altagraciano organizaron el evento religioso-cultural.
Los dominicanos residentes en Filadelfia y Wilmington llevan varios años celebrando la misa en honor a su Patrona Espiritual a la que cada 21 de enero recuerdan con gran devoción.
República Dominicana tiene dos advocaciones marianas; Nuestra Señora de la Mercedes, proclamada en 1616, durante la época de la colonia, y la Virgen de la Altagracia, Protectora y Reina del corazón de los dominicanos.
Ella, como Madre, continúa su misión de mediadora unida inseparablemente a su Hijo. Los hijos de Quisqueya la llaman cariñosamente “Tatica, la de Higuey”.
E
xisten documentos históricos que prueban que en el año de 1502, en la Isla de Santo Domingo, ya se deba culto a la Virgen Santísima bajo la advocación de Nuestra Señora de la Altagracia, cuyo cuadro pintado al óleo fue traído de España por los hermanos Alfonso y Antonio Trejo, que eran del grupo de los primeros pobladores europeos de la Isla.
Al mudarse estos hermanos a la ciudad de Higuey llevaron consigo esta imagen y más tarde la ofrecieron a la parroquia para que todos pudieran venerarla. En el 1572 se terminó el primer santuario altagraciano y en el 1971 se consagró la actual basílica.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *