Policía NY recompensará con US500 por denunciar a quienes hagan graffiti. Alto Manhattan está invadido

GRAFFITIPor Ramón Mercedes
 
Nueva York.- La policía de esta ciudad está ofreciendo una recompensa de 500 dólares a todo aquel que denuncie y conlleve al arresto y condena de las personas haciendo graffiti en lugares público, y el vecindario dominicano del Alto Manhattan está invadido. 
 
La uniformada expresa que si alguien ve una o varias personas haciendo graffiti, lo que es considerado como un acto vandálico, debe comunicarse con el oficial de Asuntos Comunitarios del precinto policial más cercano, o llamar al 911, y si conoce que alguien lo ha hecho en el pasado, puede obtener la misma recompensa compartiendo esa información con la institución.
 
En el lenguaje común, el grafiti es el resultado de pintar textos abstractos en las paredes de manera libre, creativa e ilimitada con fines de expresión y divulgación donde su esencia es cambiar y evolucionar buscando ser un atractivo visual y con un alto impacto, como parte de un movimiento urbano revolucionario y rebelde siendo una de las cuatro partes de las ramas del hip hop. Su origen se remonta a las inscripciones que han quedado en paredes desde los tiempos del Imperio romano, especialmente las que son de carácter satírico o crítico.
 
En 1994, se creó en La Gran Manzana la Anti-Task Graffiti Force, (Grupo de Trabajo Anti-Graffiti de la Alcaldía) con el propósito de «informar a las personas sobre el impacto negativo de la actividad, y ese mismo año, también se prohibió la venta de aerosoles a personas menores de 18 años.
 
La ley 10-117 sobre Derecho Penal, estipula que los dueños de negocios y los arrendadores deberán remover el grafito de sus edificios dentro de 60 días de su apariencia, o enfrentar multas de hasta 300 dólares; además establece que ninguna persona podrá escribir, pintar o dibujar cualquier inscripción, figura o marca de cualquier tipo en edificio público o privado u otra estructura la ciudad.
 
Asimismo, el vandalismo en Nueva York se establece en el nivel más bajo, que viene siendo el cuarto grado bajo el Código Penal 145, que cubre daños a la propiedad de hasta US$250, y una violación se castiga como delito menor de clase A, penado con multas y hasta un año de encarcelamiento.
 
El de tercer grado, bajo la sección 145.05, cubre entre US$250 y US$1,500 y se castiga como felonía de clase E, que acarrea también un mínimo de un año de encarcelamiento y multas. Mientras que el de segundo grado, bajo la sección 145.10, cubre daños por encima de los US$1,500, y es una felonía de clase D, penada con hasta cinco años de encarcelamiento y multas.
 
Y el de primer grado es cuando la propiedad ajena es destruida mediante el uso de explosivos bajo la sección 145.12. Se trata de daños a la propiedad ajena en el primer grado bajo la ley, y se castiga como felonía de clase B, con hasta 25 años de encarcelamiento, incluyendo multas.
 
La ley de Nueva York aumenta las sentencias en caso de que el infractor tenga una condena por un delito anterior. Por ejemplo, un delincuente con una condena previa de clase B se enfrentará a 25 años de encarcelamiento bajo el cargo de daños a la propiedad ajena en el primer grado.
 
Es paradójico que una de las ciudades que vio nacer el graffiti como medio de expresión y técnica artística, sea una de las más restrictivas para su creación en la actualidad. El poco presupuesto que existió para erradicarlo durante su proliferación en los años 60 y 70 hizo que el graffiti tomara rápidamente la capital del mundo, a través de sus líneas del metro. En los ochenta, la actividad comenzó a asociarse con pandillas y crimen, y en 1984 se creó el primer programa para su erradicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *