Presupuesto y Riqueza Nacional de la República Dominicana

Artículo de Opinión

 Dioris ContrerasProf. Dioris Contreras*

El Consejo de Ministros, junto al presidente de la República Dominicana, licenciado Danilo Medina Sánchez, aprobaron la propuesta presupuestaria para el año fiscal 2015, enviada al congreso para su análisis correspondiente.

Según presenta el informe mostrado en el periódico Listín Diario del 26 de septiembre del presente año, el presupuesto recomendado por el ejecutivo, es por un monto de RD$ 630,934 millones de pesos, de los cuales se estima que 455,433 millones procederían de los recaudos del gobierno y 175,500 millones por financiamiento.
Esta propuesta presupuestaria invita reflexionar en dos puntos significativos: Primero, el crecimiento económico del país ha sido en un promedio de 6 a 7% en una década y en segundo lugar, la distribución de la riqueza nacional.

Si el país ha crecido considerablemente y de forma sostenida ¿Por qué este crecimiento no se ha reflejado en la sociedad dominicana? Así lo señala el informe publicado el 1 de octubre del presente año por el Banco Mundial.

El mismo informe indica que el 46% de la sociedad dominicana que vive en las zonas rurales, están bajo el nivel pobreza y el 30% de los jóvenes se encuentran desempleados; comparando el desfase de un crecimiento económico, no reflejado en la sociedad dominicana.

Al analizar el presupuesto destinado para el 2015, con la aparente riqueza que tenemos, se puede evaluar el grado de frustración de algunos representantes de las instituciones de servicio a los ciudadanos.

Tal es el caso del Presidente de la Suprema Corte de Justicia Honorable Mariano Germán, quien indicó que no seguirá “mendigando presupuesto para el Poder Judicial, señalando que en esas condiciones no le pueden exigir una justicia de calidad”, (fuente Listín diario digital 29-9-2014).

Ante esta situación, algunos representantes de la sociedad civil consideran un posible colapso del sistema de justicia, lo que abonaría a la corrupción, impunidad y desigualdad social.

De igual modo, otras instituciones lanzaron sus reclamos ante el pobre presupuesto asignado a sus respectivos organismos, lo que puede llevar a un deficiente servicio a los ciudadanos. La Junta Central Electoral, Rehabilitación Vocacional y los Fiscales también lanzaron su voz de alerta, en el caso de los fiscales, indican que el presupuesto para su institución no cumple ni siquiera con él lo establecido con la Ley. Junto a estas instituciones el movimiento Justicia fiscal dice que con el presupuesto del 2015, se estanca el gasto social.

Con un presupuesto que no contempla aumento salarial, un costo de vida muy alto, sueldos de miserias, partida justa para que las instituciones puedan brindar un servicio de calidad, debemos preguntarnos:

¿Dónde está la riqueza de nuestro país?, ¿Por qué tiene la población que pagar un precio alto de impuestos? ¿Por qué los servicios públicos son peores cada día? Y ¿por qué debemos de poner en riesgo la estabilidad de justicia e incrementar la inseguridad ciudadana? Y finalmente, si aspiramos a una sociedad de primera ¿Por qué nuestras instituciones tienen un presupuesto de quinta?

Si no se hace una justa distribución de la riqueza dominicana a través de sus instituciones, estaremos condenados a seguir ampliando la brecha de desigualdad social entre los ricos y los pobres y se continuará deteriorando la calidad de vida de nuestra sociedad dentro y fuera de nuestro país.
Reflexionemos todos para hacer un cambio real a favor de las presentes y futuras generaciones.

*El autor es doctor en Filosofía y Letras con especialidad en Historia de América.

www.diasporadominicana.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *