«El inocente color violeta de los 50 pesos»

¡Con pique….y sin pique!

 Periodista Marc Santana.
Periodista Marc Santana.

Como todos ya sabemos, recientemente el Banco Central dio a conocer la nueva familia de billetes 2014 emitida por esa entidad financiera, con papeletas de 50, 100, 200, 500, 1,000 y 2,000 pesos, las que supuestamente, poseen componentes de seguridad al nivel de los más altos estándares internacionales, además de haber sido confeccionadas con tonalidades mejoradas, para presuntamente evitar confusiones.

Las nuevas papeletas, que por cierto, tienen un ligero parecido al Euro, fueron confeccionadas por la compañía fabricante de papel moneda, De la Rue International Limited, de Inglaterra, según las informaciones dadas por el propio Gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Alvizu.

Papeleta de 50 pesos Los nuevos billetes, que ya están circulando a nivel nacional, tienen la particularidad de que fueron acuñados con la imagen de la Rosa de Bayahibe, la cual fue declarada como nueva flor nacional a partir de la Ley 146-11, y otra novedad en ellos, es que tienen acentuados la marca para que las personas no videntes puedan reconocerlos con facilidad, algo que es bien significativo y de gran valor para ese amplio segmento de la población.

 Ciertamente, los billetes están muy lindos, uno se siente muy bien al tenerlos y da como la sensación de que suman más de lo que realmente valen, pero lamentablemente no es así,  ya que nuestra moneda nacional está totalmente devaluada para nosotros los pobres, porque cada vez compramos menos con los pesitos que con sacrificio ganamos.

 El billete de 100 pesos es de color naranja, el de 200 es color rosa viejo, el de 500 es azul turquesa, el de 1,000 es rojo y el de 2,000 es azul, pero algo que me ha llamado poderosamente la atención es que la papeleta de 50 pesos es de color violeta, según Valdez Alvizu, pero habría que estar ciego para no darse cuenta que ese billete tiene un matiz muy sospechosamente parecido al morado, color que identifica al partido de gobierno.

 A propósito, y a manera de un dato interesante, les cuento, que los gobernantes de los pueblos prerromanos celtas que habitaban la península Ibérica desde finales de la Edad del Hierro en el siglo XIII a. C., y luego los emperadores romanos, se destacaron por utilizar una gran variedad de símbolos en la acuñación de las monedas, que eran el instrumento económico de esas épocas.

 Ellos utilizaban su poder para difundir una imagen oficial en la que siempre se destacaba su propia figura a los fines de hacerse propaganda para perpetuarse. Es decir que la moneda, además de que era un instrumento económico que facilitaba los intercambios comerciales, también era utilizada como una forma de hacer política financiera y sobre todo un medio de propaganda política.

 Lo que quiere decir que las imágenes en las monedas no eran ni son inocentes, puesto que transmiten ideas de utilidad social, pero además reflejan la ideología de los pueblos, así como doctrinas y valores de los sistemas políticos.

 Puesto que tanto las monedas como las papeletas tienen dos caras, además de mostrar la autoridad emisora en el anverso, se les añade estratégicamente en el reverso otras representaciones complementarias, ya sea símbolos e imágenes, y en el caso particular de los billetes, vemos como ahora se utilizan tonalidades en la impresión, capaces de enviar mensajes subliminales.

 Los estrategas del PLD y del gobierno han tomado todo eso muy en cuenta y resulta que han decidido acuñar la papeleta de 50 pesos con una tonalidad violeta, supuestamente para evitar confusiones, pero que desde nuestro punto de vista no es inocente, porque según los expertos, el violeta y el morado son colores de la misma gama, y ese es el color principal que identifica al partido de  gobierno, algo que lógicamente, y para fines de campaña, resultará un instrumento económico de propaganda de grandes dimensiones.

 Muchos se preguntaran por qué se escogió la de menor valor. Eso fue estratégico, ya que en los centros de votación esa será la papeleta del menudeo, pero también de la propaganda, es la que se repartirá por pilas para comprarse el cafecito, el yaniqueque, el pastelito y el juguito para el desayuno; con ella los votantes y los que allí laborarán también compraran la botellita de agua, sus cigarrillos, el agua de coco, entre otras cositas.

 Y como ustedes y yo sabemos que el voto también se compra, pues es seguro que con 10 papeletas de 50, que suman 500 pesos, es posible que se pueda influenciar la intensión del voto, independientemente, del efecto que podría provocar el poder subliminal del color que dicho billete tiene.

 Aquí les va otro dato interesante. Hace dos mil años el pensador chino Confucio desarrolló una teoría basada en la idea de que cada color produce una reacción dándose o no dándose cuenta. Por eso yo admiro a los líderes y estrategas del PLD, porque son muy buenos en términos de marketing y medios de propaganda, lo que los ha hecho permanecer en el poder por 16 años y quien sabe cuántos más.

 El color violeta en los nuevos billetes de 50 pesos no es inocente ni fue seleccionado al azar, y a quienes se les ocurrió tal idea saben bien la reacción que provocará en términos de propaganda y estimulación psíquica en los votantes para las venideras elecciones presidenciales del 2016.

 Lo que habría que ver es si esa maniobra es legítima o si va en perjuicio de los demás partidos que competirán en esa contienda. Ahí les dejo esa chinita para que la degusten bien!

 Autor: Marc Santana

El autor es Periodista

santana.marcelino@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *