Es hora de actuar

 Freddy P. Galarza
Freddy P. Galarza

Freddy P. Galarza

La población de Barahona viene reclamando para que se actué contra la terrible ola delicuencial que en los últimos meses a puesto a temblar al más valiente de aquella región, en un total desafío a las autoridades que deben mantener la protección de los ciudadanos.

La inseguridad con que se vive en la comunidad toca las puertas de todos los sectores sociales que ven en ese flagelo una constante amenaza contra los ciudadanos, sin importar si es rico, acomodado, o pobre.

Las voces de instituciones sociales, culturales, educativas y prestigiosos ciudadanos de esa comunidad se han hecho sentir exigiendo un alto a las actividades de grupos reconocidos de delincuentes que se han apoderados de los barrios de Barahona.

Bandas integradas por personeros cuyos cabecillas las propias autoridades policiales conocen y que la gente de los barrios teme denunciarlas para evitar ser agredidas al no sentirse protegidas.

Resulta preocupante a todo ese panorama de inseguridad ciudadana que los propios afectados, la población de Barahona y sus instituciones organizadas no actúen en una sola dirección para enfrentar en el marco de las leyes y la constitución las actividades de esas bandas que mantienen en zozobra a una ciudad que merece tranquilidad.

La gente debe tomar acciones para conservar su propia vida como respuestas a la inoperancia de las autoridades, organizándose en cada barrio en las instituciones comunitarias existentes o creando otras, con fines de protestar en masas para empujar a las autoridades a que cumplan con su deber de proteger al ciudadano.

Podemos estar de acuerdo en que el incremento de los actos delincuenciales, llámese sicariato, el micronarcotráfico, atracos a mano armada, lo causa en parte el desempleo y la falta de oportunidades de nuestra juventud, esto no debe ser justificación para ser indiferente ante una realidad y ver caer al vecino, amigo o un familiar, víctima de esos bandoleros .

Es hora de actuar hacia una misma dirección. Que la teoría sea parte de la práctica y que todos aquellos que están preocupados por la situación se pongan de acuerdo en acciones conjuntas, apoyándose siempre en la participación de la gente para demostrarles a esos delincuentes que la unión hace la fuerza y que las autoridades hagan su papel de mantener la seguridad de sus residentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *